eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Javier Couso (IU) y dos eurodiputadas del grupo Verde y Liberal se reúnen con Al Asad en Siria

Couso, vicepresidente de la comisión de Exteriores de la Cámara, y las eurodiputadas Tatjana Zdanoka (Green/EFA) y Yana Toom (ALDE) redactarán un informe de la visita

El representante de IU ha instado a la UE a “ejercer un papel constructivo, respetuoso y que no represente sólo a una parte” para poner fin a la guerra en Siria

La visita de Couso ha generado un intenso debate en Twitter, duras críticas y también apoyos

30 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Reunión de Javier Couso y una delegación del Parlamento Europeo con el presidente sirio, Bashar Al Asad.

Reunión de Javier Couso y una delegación del Parlamento Europeo con el presidente sirio, Bashar Al Asad.

Javier Couso (IU), vicepresidente de la comisión de Exteriores del Parlamento Europeo, y las eurodiputadas Tatjana Zdanoka (de Letonia, Green/EFA) y la estona Yana Toom (ALDE) se ha reunido este domingo con el presidente sirio, Bashar Al Asadl en Damasco (Siria). El grupo redactará un informe y está gestionando una reunión más adelante con la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini para informar de su visita.

Couso ha instado a la Unión Europea a “ejercer un papel constructivo, respetuoso y que no represente sólo a una parte” para poner fin a la guerra en Siria.

"Es una iniciativa personal de varios diputados de diferentes grupos, había gentes de todos, pero se cambió de fecha por diferentes procesos electorales", explica a eldiario.es, "y varios se cayeron, incluido el español Javier Nart [eurodiputado de Ciudadanos]".

Couso ha explicado que se trata de "una iniciativa para abrir vías para la resolución del conflicto, ya que la UE las ha cerrado todas. Nos guste o no, Siria está representada en la ONU: la paz no se negocia con los amigos, sino con las personas con las que se discrepa. La UE y el Parlamento han de tener una labor constructiva y no de parte. Más aún cuando estamos viendo que la oposición democrática está reducida, y sobre todo dominan grupos terroristas como Daesh, Al Qaeda, y otros que responden a intereses de fuera, como países del Golfo".

"La idea", explica Couso, "es que la UE tenga esa capacidad y empecemos a aprender de los errores. Todo empezó en el reordenamiento alucinado por los cuatro de las Azores, la nefasta intervención en Libia y Siria. Derrocar gobiernos no es el camino. Nos opondremos, se explique como se explique. El rol de la UE no es aplicar sanciones que afectan a los pueblos como lo comprobamos en Irak, y lo estamos comprobando con el pueblo sirio. La UE tiene abiertos canales con lo que llaman oposición y no hay otras vías".

Couso insiste en que "hay que seguir intentándolo, el ejemplo lo hemos tenido en La Habana, con el proceso de paz de Colombia. Hay que pacificar Oriente Medio, la mayor crisis de refugiados y un campo de entrenamientos de los terroristas".

Su visita ha recibido severas críticas en Twitter: "Según los últimos estudios, Twitter representa como mucho al 13% de la población, y han sido sobre todo de la comunidad de los periodistas. Hay libertad para criticar todas las visitas, claro, y también criticaban a los Jesús Eguiguren y a los Gerry Adams, a los hacedores de paz que intentan sentar a los que se odian. No me importa, las personas que me acompañaron teníamos una voluntad de paz".

¿Qué pueden hacer tres eurodiputados cuando ni siquiera el Parlamento Europeo tiene grandes competencias? "La  señora Parks era una sola persona cuando se sentó en un asiento para blancos en un autobús en 1955. El Parlamento Europeo tiene poca capacidad, pero la alta representante [Mogherini] la tiene aunque no la ejerce. No tiene capacidad porque no quiere, pero sí la tiene para aplicar sanciones contra Rusia y otros lugares de forma unilteral. Todos los esfuerzon van haciendo movimiento. Es lo que pensamos que se debe hacer en una situación donde no hay solución militar. ¿Vamos a seguir así, matanza tras matanza?"

Tanto Naciones Unidas como Amnistía Internacional han denunciado la violación de derechos humanos en Siria tanto por la parte gubernamental como por la de la insurgencia. ¿Por qué no estaba en la agenda de la visita hablar de ello? "No tenemos esa función", responde Couso: "Íbamos en una misión facilitadora. No nos corresponde a nosotros eso. El Gobierno sirio está representado en la ONU, según la legalidad internacional. En el informe Chilcot, que hemos leído ahora, de las cuatro personas que iniciaron la guerra al menos tres deberían estar juzgadas. Se utilizan los derechos humanos para juzgar a los enemigos y no los amigos, sólo se juzga a los que pierden. Nadie está pidiendo juzgar a la jefatura militar de Arabia Saudí por las bombas racimo lanzadas sobre Yemen. Es maniqueo. Si hay que hablar de derechos humanos, habrá que hablarlo como en El Salvador o como en el IRA, con una mesa de la verdad".

La entrevista con Asad ha recibido muchas reacciones en Twitter. Algunas, como la del filósofo Santiago Alba Rico (ex candidato al Senado por Ávila de Podemos), han sido particularmente duras, entrando en lo personal:

Otras reacciones, en cambio, han sido de apoyo, como la del activista Manu Pineda:

La activista hispanosiria Leila Nachawati también ha reaccionado en contra del viaje de Couso.

Destrucción

La riqueza, las infraestructuras y las instituciones sirias han sido "casi destruidas" por el "impacto catastrófico" de casi cinco años de conflicto, según ha señalado un nuevo informe. Según el Centro Sirio de Investigación Política (SCPR), 470.000 personas han muerto directa o indirectamente por la guerra, una cifra mucho más alta que las 250.000 de las que hablaba Naciones Unidas hasta que dejó de recopilar estadísticas hace 18 meses.

En total, el 11,5% de la población del país ha sido asesinada o herida desde que irrumpió la crisis en marzo de 2011, de acuerdo con las estimaciones del informe. El número de heridos se eleva a 1,9 millones. La esperanza de vida ha caído de los 70 años en 2010 a los 55,4 en 2015. Las pérdidas económicas totales se estiman en 255.000 millones de dólares (unos 225.000 millones de euros).

De las 470.000 muertes contabilizadas por el SCPR, unas 400.000 se debieron directamente a la violencia, mientras que las 70.000 restantes murieron por la falta de servicios sanitarios, medicinas –especialmente para enfermedades crónicas–, alimentos, agua potable, higiene y viviendas adecuadas, especialmente para los desplazados en zonas de conflicto.

Las conversaciones en Ginebra entre el enviado especial de la ONU, Staffan Mistura, los representantes del gobierno del presidente sirio Bachar el Asad y los grupos rebeldes que quieren derrocarlo, tenían previsto abordar la  difícil situación de los civiles víctimas de la guerra, pero no avanzan.

Naciones Unidas ha indicado que el régimen sirio no permite que se proporcione ayuda humanitaria en aquellas zonas sitiadas por las fuerzas de la oposición, en un contexto en el que es cada vez más evidente que las autoridades de Damasco se niegan a negociar "una transición política"; este es para De Mistura la raíz del problema. Los representantes del gobierno han señalado que el futuro de Asad está fuera de toda negociación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha