eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Manuela Carmena deja en suspenso la Operación Chamartín hasta después de las elecciones

La alcaldesa de Madrid no tiene prisa en tomar una decisión hasta saber quién ocupará el Ministerio de Fomento

El plan, que prevé construir 17.000 viviendas, está pendiente de que se apruebe en el Pleno municipal tras quedar incompleto en la época de Ana Botella

- PUBLICIDAD -
Vista general del Distrito Castellana Norte /DCN.

Vista general del Distrito Castellana Norte /DCN.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (Ahora Madrid), deja en suspenso la Operación Chamartín. Al menos hasta después de las elecciones generales cuando vea qué opción política forma el nuevo Gobierno central. Carmena se ha preguntado este martes sobre las prisas por aprobar este plan que prevé ampliar tres kilómetros el Paseo de la Castellana, al norte de la ciudad, y construir unas 17.000 viviendas. "Prudencia" ha repetido la alcaldesa, según Europa Press, a la espera de comprobar el nuevo encargado del Ministerio de Fomento en 2016. 

Manuela Carmena está evaluando, asegura, qué partes del proyecto son interesantes y cuáles no. Ya había dicho que pensaba que esa cantidad de viviendas no eran "necesarias", en estos momentos . Después se vio con el presidente de Distrito Castellana Norte, Antonio Béjar. "Ha sido una primera toma de contacto", comentó. La Operación Chamartín vive así un nuevo retraso después de que la anterior jefa del Ejecutivo Local, Ana Botella (PP), no pudiera sacar adelante el planeamiento: cubrió todas las etapas excepto la última, la aprobación definitiva en el Pleno municipal. No llegó a tiempo antes de las elecciones del pasado mayo ya que únicamente le quedó un pleno hábil antes de los comicios y no llevó la propuesta.

La razón esgrimida por el equipo municipal de Madrid se basa en que uno de los principales agentes de toda la operación es Fomento mediante las empresas Renfe y Adif. La remodelación de la estación ferroviaria de Chamartín y la venta de los suelos públicos, que les proporcionarían unos 1.200 millones de euros, están en el corazón de toda la operación a cargo del consorcio DCN –en manos de BBVA junto a la constructora San José–. 

El proyecto lleva 20 años coleando. Tras aprobarse definitivamente en una versión anterior, la Operación Chamartín se encontró de bruces con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que en 2013 estimó que el plan incumplía la ley del Suelo regional. El texto impide, de forma genérica, construir más allá de tres alturas. Un muro infranqueable para hacer rentable Chamartín ya que proyecta torres de pisos de mucho más elevadas. Sin embargo, a pesar de recurrir, los promotores y el Gobierno de la Comunidad de Madrid, dirigido entonces por Ignacio González (PP), hallaron una solución: modificar la ley y pemitir esas construcciones por estar diseñadas antes de que se redactara aquella ley regional.

La cuestión es que ese nuevo plan, basado en la ley modificada, no tuvo tiempo de obtener todos los vistos buenos (pasó por la Comisión de Urbanismo pero no por el Pleno). Al llegar Carmena a la alcaldía, se ralentizó el proceso. El 24 de junio la alcaldesa se reunió con los responsables de la operación. Dos meses después, el proyecto continuará parado. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha