eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Opinión

Theresa May es quien tiene que explicar los recortes en el cuerpo de policía

Después del ataque en el Puente de Londres, los conservadores deben responder con un compromiso claro de revertir los recortes que ellos han impuesto a nuestros cuerpos de seguridad

- PUBLICIDAD -
May anuncia duras medidas contra el terrorismo a cuatro días de los comicios

May anuncia duras medidas contra el terrorismo a cuatro días de los comicios EFE

Theresa May tomó una fría y calculada decisión de violar el acuerdo de suspender la campaña política después del espeluznante ataque terrorista que se produjo en el Puente de Londres. De pie en las escaleras de Downing Street y justo detrás del escudo de armas oficial del primer ministro, pudo limitarse simplemente a condenar la atrocidad, y a hacer un llamamiento por la resiliencia y la solidaridad. Y eso fue lo que hizo en la primera mitad de su discurso. Pero en la segunda parte de su intervención adelantó algunas propuestas políticas, dejando caer que "hay demasiada tolerancia" hacia el extremismo y diciendo tajante: "Ya está bien".

Curiosamente, la frase 'Ya está bien' se podía leer en las pancartas de las manifestaciones en las que los policías protestaban contra  unos recortes impuestos por la propia May, que ha sido ministra de Interior seis de los últimos siete años. En 2015 –cuando defendió una nueva ronda de recortes a la policía– May criticó ferozmente a la  Federación de la Policía por el alarmismo que generaron a causa de los recortes.

Escuchad la opinión fulminante de Peter Kirkham, un antiguo alto cargo de la policía metropolitana que no es precisamente de izquierdas. "El servicio de policía está en crisis por culpa de los recortes", dijo a Sky News este domingo. Dijo también que en ningún caso habían aparecido los oficiales extra que se prometieron: solo actuaron los policías extra que cancelaron sus días de libranza, que hicieron horas extra o vinieron de otras áreas. Pero Kirkham fue más lejos: el gobierno estaba "mintiendo" al afirmar que había más oficiales de policía armados en las calles.

Esta mañana, los conservadores colocaron a la desafortunada Karen Bradley, que deambuló a través de una serie de torpes entrevistas. Una y otra vez, Piers Morgan puso entre las cuerdas a la ministra de Cultura en Good Morning Britain para confirmar que el número de oficiales de policía había disminuido: ella se negó a contestar. Así que como ella se niega a decir la verdad, vamos a ser claros: las cifras que maneja el Ministerio del Interior dejan claro que el número de agentes armados autorizados ha disminuido de 6.976 en marzo de 2010 a 5.639 en marzo del año pasado.

Esta mañana, la comisaria de la policía Metropolitana Cressida Dick fue duramente cuestionada en torno a este asunto. Ella está en una posición muy complicada para hacer declaraciones en plena campaña electoral. Aun así, fue clara. La policía necesita más recursos.

Hay más preguntas que requieren respuestas. Se ha informado de que las autoridades ya habían recibido dos avisos sobre uno de los terroristas que, al parecer, intentaba reclutar a niños para las filas del Estado Islámico. Incluso un amigo suyo lo denunció después de que se hubiese radicalizado. Según parece, aparecía en un vídeo junto a predicadores extremistas. Ahora, la táctica de May es criticar al MI5 en la prensa,  exigiendo que se "mantengan al día" con el desarrollo de la amenaza terrorista. Pero díganme, ¿quién ha sido la responsable del MI5 desde el año 2010? Debido a su rol como ministra de Interior, esta mañana Steve Hilton –antiguo director de estrategia de Cameron– ha pedido que May dimita.

May habla de demasiada tolerancia con el extremismo. De acuerdo, primera ministra, hablemos. ¿Qué pasa con las informaciones de la semana pasada sobre una investigación gubernamental sobre financiación extranjera y apoyo a grupos extremistas? Al parecer, el informe se centra en la dictadura saudí y se suponía que tenía que haber sido publicado hace un año. ¿Por qué no ha sido publicado? Quizá porque compromete a un régimen feroz armado hasta los dientes de la mano del gobierno británico –una dictadura  corta cabezas con la que May se ha comprometido a estrechar aún más los lazos.

Anoche, Jeremy Corbyn exigió la inmediata publicación de estas informaciones, así como la revisión de nuestra relación con el asqueroso régimen de Riad que exporta extremismo. Hizo hincapié en que los laboristas revertirían los recortes que se han producido en las filas de la policías y aseguró que tenían los poderes que se necesitan para detener a aquellos que buscan mutilar y matar. Ahora les toca a los tories responder con el mismo compromiso de revertir todos los recortes que han impuesto a nuestras fuerzas policiales en los últimos años.

Theresa May es la primera ministra. Theresa May ha sido la ministra de Interior en los últimos siete años. Y –con un Reino Unido que sufre ahora la peor ola de atrocidades terroristas– es Theresa May quien tiene serias preguntas que responder.

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha