eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Liberalismo del siglo XXI: ¿Qué partidos políticos, candidatos y candidatas son más liberales?

Un liberal contemporáneo debería acabar con los privilegios de las corporaciones que imponen intereses particulares a costa de los de la mayoría

El TTIP, por ejemplo, no es nada liberal puesto que atenta directamente contra las libertades ciudadanas más básicas

Quizás estemos apoyando medidas “liberales” que van contra nuestras libertades y las de la mayoría

- PUBLICIDAD -
Viñeta. AUTOR: Poyatos

Viñeta. AUTOR: Poyatos

Estoy muy cansado de leer y escuchar todos los días, en diferentes medios, a tertulianos y tertulianas que utilizan constantemente conceptos, ideas y mensajes difusos, demagógicos y cargados de deliberada ingenuidad. De todas las afirmaciones que escucho hay unas que considero extremadamente dañinas, corrosivas y manipuladoras: “El mercado es el mecanismo más eficiente para la igualdad”, “la privatización de servicios públicos es necesaria”, “liberalizar y desregularizar sectores económicos es lo más eficaz”, “el papel del Estado debe ser mínimo”, “la gestión privada es más eficiente que la pública”, “bajar impuestos es positivo”… Por desgracia esos eslóganes se repiten una y otra vez desde laboratorios de ideas ( think tanks), organizaciones y personas que se autodenominan de ideología liberal.

Trasladar las ideas liberales a la actualidad requiere necesariamente de un análisis temporal y crítico de los sucesos acaecidos durante los últimos tres siglos. El pensamiento liberal se sitúa en otro contexto histórico y se origina con unas pretensiones más bien contrarias a las que se desprenden del tipo de recomendaciones expuestas anteriormente. No podemos hacer un ejercicio de amnesia histórica.

Las ideas liberales surgieron a finales del Siglo XVIII, en sociedades feudales con monarquías absolutistas. Recordemos el caso de la revolución francesa (1789) o de las Cortes de Cádiz en España (1812). Las revoluciones liberales lucharon por limitar el poder de una Corona, a veces colonizadora, que hacía y deshacía a su antojo en beneficio de las clases privilegiadas.

Para continuar persiguiendo sus objetivos originales, el liberalismo del siglo XXI debe luchar contra todo tipo absolutismos, Estatales y de Mercado. En la actualidad hay nuevos señores y señoras feudales, nuevas “coronas” que han ido amasando privilegios y poder a través de sistemas de expropiación del común institucionalizados y “legales”. 1 Por desgracia una gran parte de los “liberales” actuales únicamente arremeten contra lo público olvidando que también es despotismo que banca, eléctricas o grandes multinacionales impongan reglas de juego en beneficio propio.

Un liberal contemporáneo debería acabar con los privilegios de las corporaciones que imponen intereses particulares a costa de los de la mayoría. Los liberales actuales, antes de limitar los abusos estatales, deberían luchar por acabar con los del sector privado, promoviendo medidas tales como la expropiación de viviendas utilizadas para la especulación, la eliminación de los oligopolios (por desgracia, tipo de mercado al que paulatinamente nos enfrentamos en casi todos los bienes y servicios), controlar la acumulación y las grandes fortunas, y un largo etcétera de medidas que ayuden realmente a salvaguardar las libertades individuales de toda la ciudadanía.

El liberalismo original permitió el surgimiento de las primeras democracias. Un verdadero liberalismo del siglo XXI puede permitir recuperar las perdidas democráticas que hemos sufrido y avanzar hacia sistemas más depurados y representativos donde la ciudadanía pueda expandir libertades en todas las dimensiones de la vida. El liberalismo del siglo XXI no puede olvidar lo que John Stuart Mill reclamaba allá por el 1859, que la libertad de un individuo acaba donde empieza la de los demás: es legítimo entrometernos con pleno derecho en la libertad de otros por nuestra propia protección, porque nos perjudique o porque produzca daño ajeno ( Sobre la libertad , 1859)”.

Desde este prisma, ¿quién es más liberal entre los diversos partidos y candidatos? ¿Qué va más acorde con el liberalismo: apoyar el Acuerdo Transatlántico de “Libre” Comercio e Inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea (ATCI, más conocido por sus siglas en inglés como TTIP) o no hacerlo?

En mi opinión, el TTIP, por ejemplo, no es nada liberal puesto que atenta directamente contra las libertades ciudadanas más básicas y las superpone a las de una minoría extractiva e ilegítima. El TTIP homogeneizará a la baja o eliminará derechos laborales, políticos, económicos y sociales. Que una multinacional pueda vender libremente alimentos transgénicos hasta ahora limitados, denunciar ante un tribunal arbitrario las “ventajas” de un servicio público o contaminar con mayor facilidad, afectará muy negativamente a las libertades de la ciudadanía.

Ese es, por ejemplo, un importante criterio para encuadrar las posturas políticas como más o menos liberales. Creo que los resultados pueden ser totalmente contrarios a los clichés dominantes.

Lo mejor para no perdernos en debates estériles sobre etiquetas es redirigir la discusión hacia los contenidos y las propuestas. Por desgracia, muy comúnmente se utiliza uno u otro lenguaje para desviar la atención y encubrir conflictos de intereses. Debemos ir más allá de eslóganes panfletarios para llenar de contenido las palabras y analizar rigurosamente las consecuencias reales de las políticas propuestas. De no ser así quizás estemos apoyando medidas “liberales” que van contra nuestras libertades y las de la mayoría.

Es necesario desenmascarar a falsos y falsas liberales que descontextualizan ideas para fines concretos. Ha llegado el momento de debatir en profundidad y crear un lenguaje claro e integrador que nos lleve a una discusión creativa. Me consta que en algunos foros ya se está haciendo, ¿por qué no sumarnos a todos los niveles?

1 Daron Acemoglu y Joan Robinson han denominado a estos nuevos actores “élites extractivas” (2012, Por qué fracasan los países , Ed. Deusto).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha