eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Y cuando despertamos Donald Trump ya estaba allí

La política neoliberal que ha dado la espalda a la gente y empobrecido a la clase trabajadora pierde fuelle en las urnas.

Ante eso, la ciudadanía busca alternativas útiles y honestas, pero si no las hay, si no las encuentra, el rumbo puede girar a la extrema derecha, como en EEUU.

Hay una urgencia que debe ser contemplada. Para que cuando despertemos no sea tarde; para que los Trump de turno que ya están en Europa no crezcan.

52 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Trump y Clinton piden el voto hasta el último minuto

Donald Trump. EFE

Los estadounidenses han entregado la Casa Blanca a Donald Trump, un candidato imprevisible, de discurso fascista, machista, con ideas y propuestas xenófobas en las que criminaliza a los nuevos inmigrantes, identificándolos con "bandas, droga y violencia" y con un carácter inestable y narcicista.

¿Cómo ha podido pasar?, se preguntan en la sede del Partido Demócrata, en la prensa, en los mercados, hoy con caídas en la Bolsa. Donald Trump es un síntoma claro de los tiempos que vivimos, con ciudadanos cada vez más decepcionados con las políticas que se les aplican, con sectores que sienten rechazo hacia las elites, con un aumento de la desigualdad y de la pobreza que ha generado desafección y hartazgo en importantes porcentajes de la población. El Brexit fue buen ejemplo de ello.

También en Estados Unidos, el país del primer mundo con más pobres, donde millones de personas han sufrido el aumento de la precariedad laboral, mucha gente ha percibido la insensibilidad de políticas que llevan años dando la espalda a los intereses de la ciudadanía y trabajando solo para las minorías privilegiadas. Que hoy Trump sea presidente es consecuencia de ello.

El Partido Demócrata no pudo o no quiso entender esto y apostó por lo de siempre, sin entender que no estábamos en el momento de siempre. En Estados Unidos personas de procedencias muy diversas me han repetido a menudo en estos meses que a Hillary Clinton "la conoce demasiado bien todo el mundo". Ser mujer era probablemente la mayor baza electoral de la candidata demócrata, pero ante la retina y la memoria de los estadounidenses representaba claramente al establishment político millonario aferrado a la vieja política y empeñado en el continuismo.

De hecho, fue Bill Clinton, con el apoyo público de Hillary, quien desmanteló buena parte del sistema de ayudas -el conocido como welfare- para las personas más desfavorecidas del país. Dicha asistencia cubría en 1995 a 14 millones de personas; hoy solo llega a 4,2 millones.

El momento político estadounidense decía a gritos que sus ciudadanos querían elegir como presidente a alguien lejos de las esferas del poder de Washington, capaz de reconducir el descontento hacia posturas netamente demócratas en las que los intereses de la mayoría social fueran el centro de la toma de decisiones. Por eso Bernie Sanders era el candidato idóneo para el Partido Demócrata.

Pero el aparato del partido no comprendió el momento y siguió apostando por Hillary Clinton. Sanders perdió las primarias y el resultado arrojó un escenario poco alentador para esa población que buscaba votar por un cambio real, por algo diferente, por una alternativa que no representara más de lo mismo. Muchos se quedaron en casa, prefiriendo no votar, atrapados por la desafección.

El Partido Republicano siguió una senda diferente, a pesar de la resistencia de un sector importante del aparato. Hubo una batalla entre élites, con personajes como Bush contrarios a Trump. Pero éste fue ganando en todas las votaciones y finalmente, en vez de tener un candidato clásico como Cruz, salió elegido un empresario millonario excéntico y ególatra que, paradójicamente, se presentaba como un outsider a pesar de formar parte del corazón mismo del sistema. Su disfraz le ha funcionado.

Tomemos buena nota de ello, porque aquí en Europa tenemos a políticos de tendencias fascistas dispuestos a encajarse disfraces similares. (Ojo en 2017 a las elecciones en Alemania, Austria, Francia o Países Bajos). La política neoliberal que ha dado la espalda a la gente, que ha empobrecido a la clase trabajadora y desmantelado una estructura de modelo de sociedad pierde fuelle en las urnas. Ante eso, la ciudadanía busca alternativas útiles y honestas, pero si no las hay, si no las encuentra, el rumbo del barco girará hacia la extrema derecha y el fascismo como representación de "lo diferente", de "lo nuevo".

No solo ha ocurrido en Estados Unidos. Está pasando ya en Europa, donde han crecido los discursos xenófobos sin que, por cierto, ni medios ni ciertos políticos ni mercados pongan el grito en el cielo (ni con eso, ni con el maltrato a los refugiados). Quienes desde el poder esperan que el curso de la política prosiga ajeno a la realidad, como si la gente no sufriera el aumento de la desigualdad y la falta de oportunidades, siguen sin comprender nada.

Es cada vez más urgente la construcción de una alternativa al fascismo. Y esta no pasa ni por trampantojos electorales ni por las representaciones políticas responsables de habernos traído hasta este punto. La alternativa tiene que contemplar los intereses de la gente, la igualdad, la justicia social, la honestidad. Para que cuando despertemos no sea tarde; para que los Donald Trump de turno no estén ya aquí. Es mucho lo que nos estamos jugando.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha