eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Dos izquierdas y cada una por su lado

En España hay y habrá dos izquierdas. El interés de la mayoría de ciudadanos que hoy parecen representar en conjunto es que se entiendan. Pero no está dicho que eso vaya a ocurrir

67 Comentarios

- PUBLICIDAD -

El PP ha perdido las elecciones autonómicas y municipales. Pero, ¿qué partido las ha ganado? Sin que ninguno de ellos responda tajantemente a esa pregunta, el PSOE y Podemos consideran que los resultados les confieren el protagonismo del futuro político, lo cual viene a decir que creen que son los vencedores cuando menos “morales”. Los socialistas dicen que ellos han de liderar el cambio. Pablo Iglesias asegura que sus objetivos son derrotar al PP y sustituirlo en La Moncloa. En este momento, y la cosa durará aún unas semanas, ambos trabajan para pactar los gobiernos municipales y autonómicos. Pero cuando ese proceso acabe, la confrontación PSOE-Podemos de cara a las generales ocupará el centro del espacio y del debate político. Y no se sabe cómo puede terminar.

Todo indica que el PP será derrotado en noviembre/diciembre. Parece imposible que el partido de Rajoy se rehaga. Lo contrario, que ahonde su caída, es mucho más probable. En sólo seis meses no puede renovar su personal directivo ni modificar su propuesta política. El PP está abocado a la pérdida del poder y Ciudadanos no va a tener la fuerza política para impedir ese designio. (Sus resultados en el 24-M no han sido excelentes, aunque pueden mejorar en las generales). Ni tampoco el mínimo interés en hacerlo. Porque el partido de Albert Rivera está obligado a pensar a medio y largo plazo. Y si el PP cae y, además, entra en una crisis interna, el futuro de Ciudadanos podría ser espléndido.

La pelota está, por tanto, en el terreno de la izquierda. Porque el PSOE está en la izquierda, aunque tantas veces cueste asumirlo. ¿En qué otra parte colocarlo y más cuando buena parte de sus votantes creen, sin ningún género de dudas, que pertenecen a ese territorio? El problema es que su concepción de las tareas de la izquierda, su modelo político, tienen muy poco que ver con el de Podemos, más allá de las declaraciones de principios. O, dicho de otra manera, que en España hay dos izquierdas. Y que, además, ambas se disputan el protagonismo. Lo cual, por cierto, no es la primera vez que ocurre en nuestra historia.

El partido de Pedro Sánchez no puede pretender imponerse a Podemos y someterlo a su lógica. El eslogan del “liderazgo del cambio” es irreal, demagógico y, además, inútil, aunque sirva a los intereses electorales de los socialistas. Porque Podemos es una realidad política incontestable. Y no sólo por la posiciones que ha conquistado en las municipales y autonómicas –Madrid, Zaragoza, Barcelona, Cádiz y unas cuantas ciudades más en las primeras, un 14 % de los votos en las segundas-, sino por la firme voluntad de seguir hacia delante que tienen la mayoría de sus votantes y militantes, que son muchos y están repartidos por la toda la geografía española.

El sentimiento anti-PSOE es muy fuerte en ese ambiente. Casi tanto como su rechazo al PP y a la derecha. Aunque los votos a Podemos proceden también de IU, de la abstención, incluso del PP, no pocos -¿hasta los 700.000 que ha perdido el PSOE?- vienen de las filas socialistas. Con la excepción de la comunidad madrileña, el partido de Pedro Sánchez ha caído en todas las autonomías y en todas las ciudades en las que se presentaba una de las candidaturas denominadas de unidad popular. Esas pérdidas han ido mayoritariamente a Podemos. Pero lo que es más importante de cara al futuro, es que, además de los votos que le puedan seguir viniendo de IU y de la abstención de izquierdas, el que Podemos pueda superar el 14 % en las generales depende de seguir creciendo a costa del electorado socialista. Y las esperanzas de los socialistas se cifran tanto en atraerse votos del PP como en arrancárselos a Podemos.

En estos momentos, ambos partidos negocian cómo ocupar el poder que ha perdido el partido de Rajoy. A la vista de los resultados electorales, las salidas parecen bastante claras. El problema está en los contenidos de esos pactos. No es una cuestión baladí, porque en ese capítulo tanto el PSOE como Podemos, pero especialmente este último, se juegan su credibilidad. Las advertencias, no precisamente muy leales, de Susana Díaz a Pedro Sánchez, indican las inquietudes que al respecto bullen en el Partido Socialista.

No se puede prever cómo van a terminar esas conversaciones. Pero lo normal es que haya acuerdos. Al PSOE le interesan por encima de todo. Y no parece que Podemos vaya a sacar gran beneficio de romper la baraja en esta fase del proceso. Ambos partidos cuentan con que el nuevo poder institucional que para cada uno de ellos se derivaría de unos pactos reforzará sus posibilidades electorales en las generales. ¿Pero hasta donde está dispuesto el PSOE a hacer concesiones no sólo programáticas sino de orientación política a Podemos? ¿Y al revés?

Esas incógnitas son hoy muy serias, pero podrían quedar aparcadas con acuerdos en aspectos puntuales que permitirían a unos y a otros salir del paso sin cegarse futuros desarrollos. O conflictos. Pero no podrán soslayarse si, dentro de seis meses, tienen que hablar del gobierno de la nación. Entonces el acuerdo será mucho más difícil. Quién sabe si imposible.

Porque el PSOE de Pedro Sánchez ha cambiado un tanto su discurso desde que, hace unos meses, aceptaba ser un partido del establishment. Y durante la campaña de las generales seguirá entonando el de la lucha contra la discriminación social, los recortes y en favor de los derechos de las clases bajas y medias. Pero no cabe esperar que entre en rumbo de colisión con el colectivo empresarial, con el mundo del dinero, y con Bruselas. Y, por su parte, Podemos no va a renunciar a sus principios programáticos, que llevan justamente a eso.

En España hay y habrá dos izquierdas. El interés de la mayoría de ciudadanos que hoy parecen representar en conjunto es que se entiendan. Pero no está dicho que eso vaya a ocurrir. Por eso hay alguna gente en el PSOE  que cree que lo mejor que podría pasar es que Ciudadanos obtuviera en las generales los escaños suficientes para acordar el gobierno con este partido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha