Opinión y blogs

eldiario.es

El macho sanguinario

Los Borbones fueron a San Sebastián a defender la violencia, a aplaudir la tortura, a celebrar un martirio que les brindó el matador Ponce con palabras tan falaces y sonrojantes como "defender la democracia y la libertad".

¿Cómo puede sorprender la violencia del macho si el que es elevado a la categoría de héroe es el macho violento?

58 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El matador Ponce se inclina ante los Borbones. Foto: EFE

El matador Ponce se inclina ante los Borbones. Foto: EFE

Vergüenza debería dar a Juan Carlos de Borbón haber reaparecido en San Sebastián para apoyar la primera corrida de toros que, gracias al españolismo vasco del PNV, se celebró en esa ciudad tras dos años sin tortura pública de animales. Aunque solo fuera vergüenza torera. Que, claro, no existe. Estómago agradecido, primero se pegó unas comilonas en los restaurantes de Subijana y de Arzak. Vergüenza también debería darle a Elena de Borbón seguir el rastro ensangrentado de su padre y obligar a sus hijos, menores, a presenciar y aplaudir ese martirio. Es pedir peras al olmo, claro.

De poco ha servido al lobby taurópata tirar de los cuatro Borbones y del despótico uso pepero de la televisión pública: la retransmisión por TVE del crimen  alcanzó su mínimo histórico de audiencia. No hay nada que hacer y lo saben: la tauromaquia tiene los días contados, como demuestra la tendencia social y política de los tiempos, que da mayoritariamente la espalda a esa violencia. A cualquiera con dos dedos de frente también le habría dado vergüenza tener que recurrir a un monarca que se vio obligado a salir por patas de elefante para no verse salpicado (más) por la corrupción familiar y así tratar de salvar los muebles de palacio. Y del suntuoso  pabellón de caza que se costeó con dinero público. Pero el lobby taurino está desesperado y tira de lo que sabe y puede: ese clasismo a través del que ven privilegio donde ya no hay más que bochorno.

Hace unos días el mundo clamó de indignación porque un repugnante sacamuelas yanqui había asesinado a Cecil, un viejo león protegido en Zimbabue. Había matado muchos otros animales antes y se deduce que habría matado muchos otros después, si Cecil no hubiera servido para desenmascararlo. Al Juan Carlos de Borbón que asesina animales lo desenmascaró un elefante despatarrado contra un árbol, al que previamente tan distinguido hombre había tenido el cuajo, el gusto, de disparar a matar. Si no se hubiera hecho pública la foto que mostraba tal vileza, habría seguido matando elefantes. Al hacerse pública, tuvo que pedir aquel perdón que no creímos y empezar a bajar con muletas del pedestal de un trono que no merece nadie, y menos alguien que hace cosas así. Como el sacamuelas yanqui, Juan Carlos de Borbón se había cargado antes a muchos animales (no solo elefantes: también, por ejemplo,  osos borrachos que le ponían delante para satisfacer su ansia de sangre). Se deduce que habría seguido haciéndolo. ¿Lo ha hecho? ¿Ha vuelto a matar: corzos, gamos, jabalíes, conejos, perdices…? ¿No lo sabemos porque no son elefantes ni leones?

La cuestión es que los Borbones fueron a San Sebastián a defender la violencia, a aplaudir la tortura, a celebrar un martirio que les brindó el matador Ponce con palabras tan falaces y sonrojantes como " defender la democracia y la libertad". Una violencia de machos que acribillan hasta la muerte a un animal. La misma violencia de machos que van a los pueblos a divertirse con un toro acosado y perseguido, y acaban desangrados por la defensa propia de ese herbívoro que sería pacífico si no lo hubieran llevado hasta ahí. Ya son seis los hombres muertos en lo que va de verano. Machos víctimas de esa violencia estructural que representa la tauromaquia en todas sus manifestaciones: en la plaza de San Sebastián y en el empedrao de cualquier aldea. Por supuesto, el número de víctimas no humanas de esta machada borbónica es muy superior.

Mientras tanto, a punto estamos de perder la cuenta de las mujeres asesinadas por machos violentos en lo que va de verano. Bien podría haber reaparecido el Borbón en cualquiera de esos terribles funerales o en cualquiera de esos medios que han voceado su defensa de las corridas de toros, para defender de la violencia machista al país que le permitió el trono, para defender a las mujeres del que aún parece su reino frente al terrorismo del que son víctimas. Qué ocasión para demostrar que tiene un ápice de respeto por la nación que le ha dado todo y aún no le ha hecho pagar por nada. Qué ocasión para mostrar preocupación por un asunto para el que ya se exige un pacto de Estado. No, Juan Carlos de Borbón no dice ni mu sobre las mujeres asesinadas porque un ex rey (¿ex?) no se mete en nada que no sea un restaurante con varias estrellas Michelín. ¿Por qué se mete entonces a proclamar que " la fiesta de los toros es un activo de España que tenemos que apoyar"?

Mi respuesta es clara: toda esa sangre procede de un machismo estructural que considera a los animales como cosas con las que divertirse y a las mujeres como cosas de su propiedad. Una misma estructura que, legitimando la violencia contra los animales, sienta las bases sobre las que la violencia llega a alcanzar a las mujeres. Numerosos  estudios policiales y psiquiátricos demuestran que la violencia interpersonal comienza en la mayoría de los casos ejerciéndose contra los animales. De tal modo que la llamada fiesta nacional no es sino la promoción sistémica de una violencia a la que se añade la presunta valentía del macho matador, que en los festejos populares son emulados por machitos o machotes que vuelcan su violencia en toros, novillos, vaquillas y becerros.

Están muriendo mujeres cada día a manos de un machismo que se fomenta así desde las más altas instituciones. ¿O es que sorprende tanta muerte después de elevar a seña de identidad nacional a esas otras víctimas aterrorizadas y torturadas, cuya agonía se retransmite por televisión y es aplaudida por reyes e infantas? ¿Cómo puede sorprender la violencia del macho si el que es elevado a la categoría de héroe es el macho violento? A través del Comité de Derechos del Niño, la ONU ha advertido a los países taurófilos de la necesidad de apartar a los menores de "la violencia de la tauromaquia". Considera la ONU que los menores sometidos a esa violencia ven mancillados sus derechos y corren el riesgo de sufrir sus efectos: como señalan los expertos, el mayor de ellos es el de reproducirla. Pero los Borbones apoyan esa violencia de la mano de sus propios hijos. Se pasan la ONU por el forro de la cazadora, como tantas otras cosas. Incluida, por cierto, una línea de sucesión que no privilegie al macho.

Por fortuna, sin embargo, así como se va acabando el tiempo de los tronos, se les acaba el tiempo a los taurópatas. Erradicando su sociopatía, avanzaremos hacia una sociedad menos violenta, cuyo paradigma sea prestar cuidados para defender la vida y no infligir dolor para causar la muerte. Un sociedad cuya estructura, para sentar sus bases, empiece por abominar del macho sanguinario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha