eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Francisco Navarro: "Algunos emprendedores del medio rural se desaniman por la elevada carga burocrática"

Andalucía cuenta con 52 zonas rurales Leader, que abarcan el 90% del territorio andaluz y en las que vive el 40% de la población andaluza

"Lo bueno del enfoque Leader es que sus técnicos de acción local realizan una labor de asesoramiento y acompañamiento bastante buena", dice el profesor de la UGR

- PUBLICIDAD -
Francisco Navarro

"El enfoque Leader es el hermano pobre de las políticas que inciden en el medio rural, el que maneja menos dinero" dentro de las políticas de desarrollo rural de la Unión Europea. Francisco Navarro es uno de los coordinadores del curso  'Desarrollo y cambio rural en la Unión Europea. Leader 2007-2013' cuya finalidad, según explica, es "reflexionar sobre la aplicación de los programas de desarrollo rural, en concreto del enfoque Leader, en los espacios rurales, así como sus efectos a largo plazo y qué elementos positivos o negativos están generando". 

En cualquier caso, y una vez finalizado el periodo de programación 2007-2013 de este enfoque, que consiste en ceder la iniciativa de planificación a comunidades locales de cada territorio que se organizan en Grupos de Acción Local, en este curso se han interesado técnicos que trabajan en desarrollo rural, gerentes, funcionarios de la Consejería de Agricultura o estudiantes universitarios, según comenta el profesor de la Universidad de Granada.

Una de las cuestiones que se han abordado en primer lugar ha sido la comparación de resultados obtenidos con otros territorios españoles, como Extrenadura y Castilla La Mancha, y europeos como en dos regiones del sur de Italia. Andalucía cuenta con 52 zonas rurales Leader, que abarcan el 90% del territorio andaluz y en las que vive el 40% de la población andaluza, según datos de la Consejería de Agricultura."Entre los efectos territoriales está el hecho de que Leader trata de ayudar a las subvenciones, pero se otorgan a quien puede ayudarse a sí mismo, es decir, a quien invierte, a aquellos que se implican previamente al proyecto con su propio dinero", indica Navarro.

"Eso tiene unos efectos positivos en cuanto a que logran una dinamización pero también efectos perversos como el hecho de no encontrar emprendedores en todos los lugares capaces de plantear una inversión previa. Hay espacios rurales más deprimidos que otros, generando desigualdades territoriales importantes. Las cabeceras comarcales siguen creciendo pero el mundo rural profundo está ausente, sin proyectos Leader de este tipo", explica el profesor.

También se está abordando durante el curso el perfil de los emprendedores que afrontan este tipo de inversiones, además de ayuntamientos o asociaciones, apreciando que "jóvenes y mujeres son los menos, lamentablemente", además de que "no se prima como debiera este tipo de ayudas". "Eso que nos venden tanto de que se apoya a estos colectivos, en la práctica no lo es tanto", apunta Navarro.

Sobrevivir en época de crisis

Con el enfoque Leader, en general, "la capacidad de generar cambios importantes es muy reducida". Preguntado por la facilidad o dificultad de aquellos que quieren emprender con un proyecto en el medio rural andaluz a nivel general, el profesor dice que "algunos emprendedores se cansan, se desaniman, con la elevada carga burocrática, o porque reciben la subvención bastante más tarde, pero a la larga es una contribución económica que les viene bien y, si están comprometidos, la llevan adelante". Según el profesor de la UGR, "lo bueno del enfoque Leader es que sus técnicos de acción local realizan una labor de asesoramiento y acompañamiento bastante buena".

En cuanto a las posibilidades de emprendimiento en los últimos años en este ámbitos, Navarro señala que "la existencia de gente solvente económicamente en el medio rural andaluz en los años de crisis ha sido reducida y el riesgo que se asumía era el mínimo. Muchas veces se trataba de sobrevivir".

"Ahora estamos investigando la pervivencia de estas empresas respecto a otros periodos. Hubo empresas que se crearon bajo este enfoque en la década de los 90 siguen activas y nos hemos llevado sorpresas agradables en cuanto a que, por ejemplo, en La Alpujarra granadina, el 66% de las empresas de turismo rural que nacieron entonces continúan activas en parte gracias a esta iniciativa Leader, que supuso un empujón más y que habla bien de ella", comenta.

El codirector del curso hablará este jueves sobre 'Los "otros" proyectos que no tuvieron financiación europea'. A ese respecto comenta que "hay muchos que se quedan en el camino, se caen, no se llevan a cabo o se ejecutan con otras ayudas o sin ayuda. Queremos analizar quiénes están detrás de esos proyectos caidos, dónde se localizan, cuál es el perfil del empresario". "A veces se caen por excesiva documentación que se requiere, por la inviabilidad económica del proyecto, etc. y queremos buscar los motivos porque, conociéndolos, se puedan encontrar soluciones a los emprendedores que no llevan a cabo nuevos proyectos. Suelen ser personas que viven en los medios rurales más profundos. Algo no se está haciendo bien a ese respecto y queremos mejorarlo".

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha