eldiario.es

9

Pedro Sánchez llama a la movilización el 28A para evitar "un retroceso de 40 años" con el ascenso de las derechas

El presidente del Gobierno y líder del PSOE compara al independentismo y a la derecha "que quiere Cataluña y España para ellos solos y nosotros las queremos para todos", ha dicho durante un mitin ante más de mil militantes en Sevilla

Josep Borrell, cabeza de lista a las europeas, se estrena en precampaña: "La extrema derecha estaba escondida en España y ha encontrado la forma de aparecer con un lenguaje parecido al de Queipo de Llano y Millán Astray"

Susana Díaz, en su sexto mitin de precampaña con Sánchez, vuelve a usar su derrota en las andaluzas como acicate para evitar que gobierne "el trifachito". "Estamos sufriendo en el Parlamento de Andalucía. Nos llaman buscahuesos", dijo

43 Comentarios

Pedro Sánchez, Susana Díaz, Josep Borrell y Juan Espadas en el mitin de este sábado en Sevilla.

Pedro Sánchez, Susana Díaz, Josep Borrell y Juan Espadas en el mitin de este sábado en Sevilla.

El PSOE ha hecho converger este sábado en la capital andaluza las tres campañas electorales que afrontan en los próximos dos meses: generales, europeas y municipales. El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, el número uno al Parlamento europeo, Josep Borrell y el anfitrión, alcalde de Sevilla y aspirante a la reelección, Juan Espadas. "Tres campañas en una" concentradas en la provincia con más afiliados del PSOE de España, la capital más grande que gobiernan los socialistas, y donde arrancará oficialmente la campaña electoral del presidente del Gobierno el próximo jueves en Dos Hermanas, un lugar emblemático para el socialismo y, singularmente, para el candidato, que inició allí su particular reconquista para volver a liderar el PSOE frente a la férrea oposición interna de Susana Díaz.

"Las próximas elecciones son existenciales. Dibujan un escenario de sí o no entre caminos radicalmente distintos y uno de ellos es muy peligroso", dijo Borrell en su primer acto de campaña como candidato a las europeas del 26 de mayo. El ministro de Exteriores hablaba de Europa, pero también de España y, en cierto modo, de Andalucía. "Había presumido con mis compañeros europeos de que en España no teníamos extrema derecha y ahora resulta que sí, que estaba escondida y ha encontrado la forma de aparecer con un lenguaje parecido al de Queipo de Llano y Millán Astray", dijo, citando a los dos militares fascistas de Franco.

Sus palabras, en la única región donde Vox se ha erigido como fuerza clave para el nuevo Gobierno de PP y Ciudadanos, desató el aplauso del millar de militantes y simpatizantes socialistas convocados este sábado en un pabellón del Palacio de Congresos de Sevilla. Muchos alcaldes entre el público, ex consejeros de la Junta y miembros del Partido Socialista francés y alemán, que acompañaban a Borrell.

Pedro Sánchez ha puesto el énfasis en la movilización. "Si no queremos involución, movilización", ha insistido, reclamando tensión en la militancia, pero también pidiendo la confianza a quienes no han votado antes al PSOE para evitar "un retroceso de 40 años". Sánchez recuperar apoyos de la izquierda dormida, la que se quedó en casa en las andaluzas, pero también apela al votante de centro, desencantado con Ciudadanos. El presidente del Gobierno ha pedido más tiempo y más apoyos para consolidar su “agenda social”. “Este país necesita un Gobierno centrado en resolver sus problemas y atender sus urgencias. Con 84 diputados hemos puesto a España rumbo a la justicia social y la convivencia en tan solo diez meses, ¿os imagináis qué podríamos hacer con una mayoría parlamentaria?", ha advertido el madrileño, para dejar claro que "el único proyecto cabal es el del PSOE, visto lo que dice y hacen las derechas".

Sánchez volvió a prometer una reforma de la Constitución para blindar las pensiones, hizo un repaso por los últimos decretos sociales aprobados por su Gobierno, el plan de lucha contra el desempleo, contra la pobreza, la reversión de los recortes educativos, la subida de los sueldos y la universalización de la sanidad. "Los socialistas hacemos más amable la vida de la gente. Aspiramos a representar a la buena gente que no roba, que no espía, que no crispa. Así se construye país", ha dicho, tras prometer que gobernará "contra la corrupción y la desigualdad, y por la convivencia".

Cataluña en campaña

Sin embargo, gran parte de su mitin lo monopolizó el problema independentismo catalán. Cataluña fue el leit motiv de la campaña de PP, Ciudadanos y Vox en las andaluzas, y ahora el PSOE quiere entrar de lleno en ese debate. "La independencia no es posible en Cataluña por una sencilla razón, porque la mayoría de los catalanes no lo quiere. Queremos para Cataluña lo mismo que para España: justicia social, convivencia y acabar con la corrupción. Al independentismo y a la derecha les pasa que quieren tanto a Cataluña y a España que las quieren para ellos solos y nosotros las queremos para todos", ha dicho.

El presidente no ha entrado en las críticas de PP y Cs que le han acusado de pactar con "los que quieren romper España", por haber sacado adelante sus decretos ley gracias al apoyo de PNV y EH Bildu. Lo nacionalistas vascos respaldaron el decreto que regula el mercado de la vivienda y el alquiler, entre otros, a pesar de sus recelos iniciales, tras recibir del Gobierno el compromiso de desatascar las transferencias de financiación pendientes al País Vasco. 

Sánchez ha sido muy duro con los partidos catalanistas, pero también con el PP, al que ha reprochado su "falta de lealtad con el Estado". El presidente ha reivindicado el diálogo para solventar el problema con Cataluña. "Hemos tendido la mano a todas las formaciones políticas, siempre dentro de la Constitución y de la legalidad estatutaria", ha subrayado. El líder socialista ha recordado que el PSOE cumple ahora 140 años. "Vamos a darnos un gran regalo y ganar las generales, las municipales y las europeas", dijo.

Éste es el sexto mitin de Sánchez y Susana Díaz juntos en Andalucía desde que arrancó la precampaña. Antes han compartido escenario en Granada, Málaga, Jaén, Córdoba, Huelva y ahora Sevilla. Pese a sus diferencias, se han conjurado para tensionar a las bases y agitar a la movilización para superar "a las tres derechas". Más tiempo juntos en las últimas tres semanas que en la última campaña de las andaluzas, en las que el PSOE perdió el Gobierno regional por primera vez en 36 años. "Sevilla es el tronco del PSOE, el corazón que bombea socialismo a toda España, una provincia donde jamás perdimos ni en los peores momentos del partido", ha vuelto a recordar la ex presidenta de la Junta y secretaria general del partido en Andalucía. 

Díaz ha cambiado radicalmente la pulsión electoral, de la campaña altiplana de las andaluzas al nervio actual. "Si vosotros queréis volveré a ser la presidenta de Andalucía", a voz en grito. En su discurso anima a votar en tres elecciones convocadas y en una cuarta que, en teoría, tardará aún otros cuatro años. La expresidenta andaluza hace campaña por Sánchez y por los alcaldes socialistas usando su derrota como acicate para votar, para evitar que "el trifachito" gobierne en España y en municipios. "Estamos sufriendo en el Parlamento de Andalucía. Nos llaman buscahuesos. Los socialistas andaluces estamos orgullosos de ser buscahuesos, de buscar justicia, dignidad, reparación y memoria histórica para las víctimas del franquismo", dice la sevillana.

Borrell cambió el registro de Díaz al tomar la palabra, tanto en el tono como en el contenido. “Susana no te había escuchado nunca en un mitin, hay que ver el nervio que tienes, lo dices todo de corrido y sin apuntes”, dijo el dirigente catalán. El ministro de Exterior empezó hablando del problema catalán y enlazó la “intolerancia independentista” con el rechazo al inmigrante de líderes europeos de extrema derecha, como el italiano Matteo Salvini o el húngaro Viktor Orban. “Todos tenemos a un inmigrante dentro, alguna vez en el pasado todos lo hemos sido”, ha dicho. El dirigente catalán ha hablado de “defender la verdad” como un “principio” de los socialistas para combatir las noticias falsas, la distorsión de la realidad que está alimentando los populismos europeos.

Amenazaba lluvia este sábado en Sevilla y el PSOE cambió a última hora el lugar previsto para el último mitin de precampaña de Pedro Sánchez. En vez de hacerlo en la céntrica plaza de las Setas, los socialistas han elegido un pabellón pequeño del Palacio de Exposiciones y Congresos en el que no cabían más de un millar de militantes y simpatizantes. Un acto modesto en la provincia con más afiliados al PSOE de España, epicentro del músculo socialista, y motor del partido. Esta vez no hubo autobuses fletados de los los municipios de la provincia para visibilidar movilización de militantes y músculo orgánico. "Eso lo reservamos para la apertura de campaña en Dos Hermanas", dicen fuentes del PSOE andaluz. Del cartel de intervinientes en el acto, elegido por la dirección federal, se cayeron finalmente la número uno al Congreso por Sevilla, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la líder del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, que acudieron como oyentes en primera fila. Esta tarde, Sánchez y Díaz seguirán en ruta en un nuevo mitin en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha