Nerja se compromete a tramitar el proyecto de campo de golf junto a los acantilados de Maro

Vega y Playa de Maro, con la Torre de Maro al fondo | Plataforma Otro Maro es posible

El Pleno del ayuntamiento de Nerja ha aprobado este jueves el convenio que recoge el plan para construir 680 viviendas, un hotel y un campo de golf en unas tierras agrícolas junto a los acantilados de Maro, un paraje protegido. Los concejales de PP, Ciudadanos y Vox han votado a favor del acuerdo entre el consistorio y la sociedad patrimonial de la familia Larios (SALSL), propietaria de los terrenos. PSOE, Adelante y el concejal no adscrito han votado en contra, y han reclamado que el convenio, modificado sustancialmente en las últimas fechas, se someta nuevamente a información pública o que se convoque una consulta popular.

El campo de golf de los acantilados de Maro podría comprometer la candidatura de la Cueva de Nerja como patrimonio de la humanidad

El campo de golf de los acantilados de Maro podría comprometer la candidatura de la Cueva de Nerja como patrimonio de la humanidad

El convenio recoge el compromiso del ayuntamiento, gobernado por el PP, y SALSL para desarrollar un complejo turístico en 2,5 millones de metros cuadrados que esta última posee en Maro, 560.000 de los cuales estarían destinados a viviendas y el hotel, y 1,3 millones al campo de golf. Obliga al ayuntamiento a tramitar, “prestando todo su apoyo, hasta su aprobación definitiva”, los proyectos que presente SALSL, y las modificaciones necesarias en su PGOU (fundamentalmente, reclasificar el suelo no urbanizable) “con la mayor celeridad posible”. La promotora debe presentar todos estos proyectos que conforman el complejo turístico en el plazo de 90 días desde que el convenio sea firme.

Pese a los compromisos que asume el consistorio, Nieves Atencia, concejala de Urbanismo, ha insistido en minimizar la relevancia del convenio: “No estamos aprobando ningún proyecto, ni recalificando suelo. Es un convenio de declaración de voluntades. El dueño del suelo quiere garantizarse que cuando presente el proyecto se le dé trámite, independientemente de que después sea viable o no”. Luego ha añadido que el compromiso es solo de tramitación. “A lo mejor no se puede hacer”, ha dicho la concejala promotora del proyecto.

La oposición en el Pleno, así como la de ciudadanos y organizaciones integradas en la plataforma Otro Maro y Otra Nerja es Posible, rechazan de plano el “espacio de excelencia turística” que promete el proyecto. Más de 9000 personas y 38 organizaciones firmaron un escrito de oposición al proyecto, alertando de que podría incluso comprometer una eventual candidatura a patrimonio de la Humanidad de la Cueva de Nerja, situada en el mismo entorno.

Un proyecto en el programa del PP

El convenio es el primer paso de un proceso que el PP y la propietaria de los suelos parecen decididos a culminar. La implantación de un campo de golf es una vieja aspiración del alcalde José Alberto Armijo, y el desarrollo de un complejo turístico en Maro está, como ha recordado Atencia, en el programa electoral del PP. También la familia Larios, propietaria histórica de millones de metros cuadrados en La Axarquía, baraja desde hace décadas la posibilidad de sustituir las explotaciones agrícolas a manos de los colonos de Maro por un proyecto turístico como este.

El convenio recibió 61 alegaciones en el trámite de información pública. Tras ese trámite se ha eliminado la compensación de la deuda que el ayuntamiento mantiene con SALSL. La oposición cree que esto justifica que se someta nuevamente a información pública.

Eva Arrabal, portavoz del PSOE, cree que el proyecto no tiene encaje en la planificación urbanística de Nerja. José Juan Aído, de Adelante, ha reclamado una consulta popular, y José García Beltrán (no adscrito) ha pedido consenso: “Estamos hablando del futuro de Nerja para las nuevas generaciones”.

La compleja situación legal de la promotora

El proyecto tendrá que superar ahora los obstáculos urbanísticos de la planificación municipal, lo que no parece complicado por el compromiso del ayuntamiento, así como la protección patrimonial y ambiental autonómica.

Además, sobre el proyecto planea también la duda por la compleja situación legal de la propia empresa promotora. Mazacruz, la sociedad matriz de SALSL, es desde hace casi veinte años objeto de una batalla jurídica entre Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios Altuna, primer hijo del fallecido Marqués de Larios, y su viuda Bárbara Kalachnikoff y sus dos hijas, Bárbara y Cristina.

Ambas partes se disputan la herencia en un encarnizado proceso judicial cuyo último episodio ha sembrado dudas sobre la capacidad de Carlos, hasta ahora consejero delegado de SALSL, para representar a la sociedad. Una sentencia del Tribunal Constitucional reconoció el pasado febrero los derechos de las herederas sobre la mitad de Mazacruz, en la que se incluyeron todas las propiedades del marqués. La oposición ha pedido que el ayuntamiento estudie jurídicamente la situación, alertando del riesgo de que un asunto privado acabe impactando de lleno en un proyecto determinante para el futuro de Maro. 

Etiquetas
Publicado el
29 de abril de 2021 - 20:21 h

Descubre nuestras apps

stats