El nuevo sistema de alquiler de bicicletas de Málaga operará por ahora en un limbo jurídico

Nuevas bicicletas de alquiler

Tras el fin del modelo de sistema público de bicis de alquiler, el nuevo sistema privado puesto en marcha por el Ayuntamiento de Málaga va a operar a partir de ahora con “autorizaciones en precario” a las empresas que muestren su interés en alquilar sus bicicletas. No habrá concesión demanial, ni contrato, al menos hasta que se convoque un nuevo concurso, con requisitos y condiciones que aún se desconocen, aún no se sabe cuándo. Así lo explica José del Río, concejal de movilidad, a elDiario.es Andalucía, después de la polémica generada por la liquidación del sistema público con “premeditación y alevosía”, según el presidente de la principal asociación de usuarios de bicicleta de la ciudad.

Del Río cree que el viejo sistema había quedado “obsoleto”. “No tenía ayuda a la pedalada, no había posibilidad de modificar o mejorar, o poner una app para dar mejor servicio”, detalla. Con el nuevo sistema que pretende consolidar a partir del año que viene, basado en la presencia de varias empresas privadas de alquiler de bici eléctrica, Málaga se acercaría al modelo de “Madrid, París o Barcelona”, según Del Río.

El concejal argumenta que era “imposible” renovar la concesión del servicio público de alquiler, vinculada a la publicidad y el mantenimiento de las marquesinas. “Hemos decidido separarlos totalmente. La EMT va a llevar la conservación y mantenimiento de las marquesinas, y nosotros [el área de movilidad] sacamos en precario una autorización para que empresas privadas monten el sistema de alquiler compartido”.

El concejal asegura que esto ocurrirá solo durante un tiempo, pero no pone fecha de finalización a este modelo transitorio. Lo que sí está claro es que el modelo definitivo se parecerá mucho a lo que empezó a funcionar este lunes (empresas privadas ocupando el espacio público para ofrecer sus vehículos) que al sistema público ya extinto. Será un modelo privado, muy alejado de las pretensiones de Ruedas Redondas, que aspiraba a un sistema enteramente público gestionado por la Empresa Municipal de Transportes. Entre tanto, habrá en la calle “400 o 500 bicicletas” de alquiler privado operando bajo un régimen jurídico dudoso: “En precario”.

¿Limitación de precios? “No podemos ir contra la libre competencia”

Según el concejal, el pliego incorporará algunos matices que hagan más atractivo y asequible el alquiler de bicicleta. “Quien sea usuario de la EMT tendrá bonificación municipal para poder sacar el bono mensual de alquiler de bicicleta”, promete Del Río, que asegura que también se estudia un convenio con Metro de Málaga. Todo, en aras de la “intermodalidad”, dice.

El sistema privado supuestamente transitorio llama la atención por su (hasta ahora) alto coste, en comparación con el hasta ahora vigente. 0,29 céntimos por minuto cuesta alquilar una bicicleta eléctrica Dott (por ahora, la única presente en Málaga), por 1,66 que costaba alquilar una bici pública una vez transcurrida la primera media hora, que era gratis. Un incremento que, según Ruedas Redondas, ahuyentará a muchos usuarios esporádicos.

¿Los pliegos incluirán la obligación de fijar un precio máximo, como ocurre con otras concesiones municipales? “Valoraremos el precio en su momento, también viendo el número de bicicletas y el servicio que se ofrecen y lo que legalmente se nos permite. Pero no podemos poner algo que va contra la libre competencia”, anticipa el concejal.

La vieja concesión, extinguida el pasado 21 de noviembre, había generado problemas judiciales al ayuntamiento. De 50000 usuarios registrados en su momento de apogeo había pasado a 2000. Todo debido al “servicio que se daba”, según Del Río, que remarca que era difícil y pesado utilizarlas. Las bicicletas, a veces vandalizadas, no se reponían. Poco a poco, fue menguando la flota. De las 600 iniciales se devolverán “casi 400”, según Del Río, (el ayuntamiento indicó en una nota que se devolverían 285) “en perfecto estado de revista”. Otro motivo de la progresiva merma de la flota es que esta se fue adaptando a una demanda cada vez menor. Especialmente, tras la pandemia, cuando se cerró durante tres meses el sistema.

Este mismo problema de vandalismo ocurrió también en 2016 y 2017 con una flota de bicicletas privadas que desembarcó en Málaga. En 2018 habían desaparecido. Según recuerda José Luis Martín (presidente de Ruedas Redondas), hubo empresas que prefirieron entregar las bicicletas a devolver la fianza a sus usuarios. 

Etiquetas
Publicado el
23 de noviembre de 2021 - 20:40 h

Descubre nuestras apps

stats