eldiario.es

9

ARAGÓN

La falta de financiación europea retrasa la puesta en funcionamiento de los autobuses de hidrógeno en Huesca

Los dos vehículos, que se utilizaron en la Expo 2008 de Zaragoza, se quedan a la espera de que se desarrolle el proyecto entre España, Francia y Andorra con vistas ya a la siguiente legislatura

La oposición critica la “falta de voluntad” en el equipo municipal que encabeza el socialista Luis Felipe para desarrollar y mejorar el transporte urbano en la capital

Son autobuses impulsados por hidrógeno que se usaron en la Expo de Zaragoza 2008

Son autobuses impulsados por hidrógeno que se usaron en la Expo de Zaragoza 2008

Otro proyecto en Huesca que frustra la falta de financiación europea. Los dos autobuses impulsados por hidrógeno de la Expo Zaragoza 2008, cedidos al Ayuntamiento, tendrán que esperar al menos a la próxima legislatura. El motivo, un desarrollo incompleto del programa que iba a involucrar a España, Francia y Andorra. A falta de que se reconduzca el proyecto, algo que en ningún caso sucederá antes de las elecciones municipales de 2019, la oposición critica al equipo de gobierno por no dar los pasos necesarios para reforzar el transporte público.

Se trata de dos unidades del modelo Gulliver de la empresa italiana Tecnobus, originalmente eléctricos, muy silenciosos y modificados a pila de combustible con hidrógeno por la empresa canadiense Hidrogenics. Cuentan con veinte plazas y una plataforma baja y la iniciativa contemplaba su uso adaptado.

El acuerdo para su empleo se enmarcaba en la iniciativa ‘H2PiyR’, dotada con 3,9 millones de euros e incluida en el programa europeo de cooperación transfronteriza Poctefa 2014-2020. Tenía como objetivo desarrollar un corredor transfronterizo de estaciones de repostaje para vehículos de hidrógeno que conectase España, Francia y Andorra con el centro y norte de Europa, y el Gobierno de Aragón había cedido al Ayuntamiento estos vehículos de manera gratuita a través de la sociedad pública Expo Zaragoza Empresarial.

El nexo de unión entre ambas instituciones es la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno, ubicada en el Parque Tecnológico Walqa y de cuyo patronato forman parte entre otros la DGA y el Consistorio. Se enfoca hacia proyectos de almacenamiento y gestión de la producción de energías renovables. Los dos autobuses habían quedado en desuso tras la muestra internacional del agua de 2008 y no era previsible su explotación por la sociedad pública Expo para su actividad en el Parque Empresarial Dinamiza, mientras que el Ayuntamiento de Huesca ha impulsado un plan de movilidad urbana sostenible.

En la trayectoria de la Fundación resaltan hitos como la celebración el pasado año en Aragón del Congreso Mundial de la Energía del Hidrógeno, la reunión que la Asociación Europea de Regiones y Municipalidades para la Electro-Movilidad, Hidrógeno y Pilas de Combustible celebró en Huesca o la adhesión de la Comunidad Autónoma en Bruselas a la iniciativa de la Comisión Europea de Regiones y Municipalidades para la promoción de las tecnologías del hidrógeno.

Paradójicamente, del 17 al 20 de octubre tendrá lugar en la capital oscense el Congreso Iberoamericano de Hidrógeno y Pilas de Combustible que organiza la Asociación Española de Pilas de Combustible en colaboración con el Gobierno de Aragón, el Parque Tecnológico Walqa y la Fundación del Hidrógeno. Entre sus objetivos figura que Huesca “vuelva a ser un escaparate internacional del desarrollo científico y tecnológico mediante el debate de nuevas ideas, la presentación de prototipos e innovadores sistemas de generación de energía”.

Las críticas del Partido Popular en torno a los autobuses de hidrógeno se han enfocado en la petición de explicaciones a la concejala de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Teresa Sas, y a denunciar las aportaciones económicas del Ayuntamiento de Huesca al Poctefa sin que se hayan dado resultados inmediatos.

Por su parte, CHA lamenta “que después de tanto tiempo el alcalde de Huesca descarte este servicio por la pérdida de financiación europea achacable a otros socios, suena a excusas de mal gestor, ya que si hubiera voluntad se podría impulsar con fondos propios, apoyándose técnicamente en la Fundación Hidrógeno y en su estación de servicio de hidrógeno ubicada en Walqa, y es que tenemos los autobuses, tenemos la estación de servicio de hidrógeno, ¿qué más le falta a Luis Felipe?”.

Según el coordinador de CHA en Huesca, David Félez, “el problema es tener unos gestores que con su falta de voluntad demuestran no creer en la necesidad de un transporte público de máxima calidad en nuestra ciudad, ni en la apuesta y mejora del proceso de peatonalización, ni en la bicicleta como medio de transporte, en resumen, no creen en una movilidad del siglo XXI”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha