Mosquetón Phantom HMS de DMM

Mosquetón Phantom HMS de DMM

Por Campobase

0

La firma DMM, de origen “Moorhouse Engeneering”, y fundada en 1981 en Bethesda, Reino Unido, concretamente en el norte de Gales, es una marca de referencia de la que nos declaramos “fans” incondicionales en Campobase. DMM es una compañía, sin duda alguna, referencia en el sector con más de 150 trabajadores en su sede de Llanberis.

Su política de innovación constante hace de DMM una marca con una personalidad muy marcada que la diferencia del resto como hemos destacado en alguna otra prueba. Desde DMM recalcan: “Siempre hemos pensado que no es suficiente con mantenerse y copiar; necesitábamos liderar nuestro campo de operaciones, y a lo largo de los años lo hemos hecho desde nuestra base en el norte de Gales. Tenemos una fuerza de trabajo muy bien preparada, y lo que es mejor, leal y comprometida con el proyecto, y hemos acumulado una gran cantidad de conocimiento y experiencia a lo largo de los años, lo que nos permite ser una marca líder en nuestro campo en todo el mundo.” Sin duda, toda una declaración de intenciones.

En cuanto al mosquetón que analizamos en esta ocasión para esta prueba, el Phantom HMS, éstas son sus especificaciones técnicas de fábrica:

- Resistencias L/T/A: 25 kN, 9 kN, 7 kN.

- Tipo de seguro: manual Screwgate.

- Apertura de gatillo: 20 mm.

- Peso: 56 gramos.

- Homologaciones: EN 12275:2013 (B, H, T), EN 362:2004 (T).

Resistencia

Como nos tiene acostumbrados DMM ha desarrollado un mosquetón de seguridad de diseño fino y refinado. Las resistencias que nos ofrece el Phantom HMS son:

- 2.500 kg en resistencia longitudinal, excepcional para un mosquetón de estas dimensiones y peso.

- 900kg en resistencia del eje menor, o sea, transversal. Igualmente sorprendente para este tipo de mosquetón.

- 700 kg con el gatillo abierto. Cosa difícil en un mosquetón de seguridad.

Homologaciones

En el apartado de homologaciones, el Phantom HMS tiene dos tipos de certificados como conector deportivo Básico (B) y HMS (H).

Seguro y gatillo

El Phanton lo encontramos con diversos tipos de cierre. Nosotros hemos probado los dos, el modelo Screwgate, el clásico de seguro de rosca manual, muy suave de giro y muy polivalente, tanto para escalada como alpinismo, ya que no se quedará bloqueado con facilidad; y el modelo Twist Lock, de cierre automático que reune todas las características del anterior pero con cierre automático.

Para el manejo con guantes no va nada mal, pero es cierto que al ser un mosquetón de dimensiones reducidas, no es su fuerte.

El gatillo, recio y robusto, se cierra con una fuerza considerable que nos avisa de que está en su sitio al dejarlo cerrar.

Diseño y ergonomía

Sin duda, un diseño contenido, con unas dimensiones y un peso espectacular en relación a su resistencia. Con unas medidas de 71x96 mm., y 56 gramos, no hay mucho más que decir. Cabe bien en la palma de una mano pequeña-media, y se maneja perfectamente sin escaparse ni estando húmedo.

La estructura de “pera” es de tipo clásico, muy bien diseñado para evitar giros cuando está trabajando. La parte de “rozamiento” está ligeramente curvada para evitar en gran medida cargas triaxiales, tendiendo a ir las cargas hacia el centro del mismo.

Nada más cogerlo, y dándole uso en el medio natural, comprobamos que está diseñado, desde nuestro punto de vista, con la idea de usarse sobre todo en escalada deportiva, “guiado profesional” y escalada clásica.

La apertura, con 20mm., se queda un poco justo a la hora de introducir determinadas cuerdas si van anudadas en doble, o con guante grueso y doble cuerda.

Durante su uso

A continuación hacemos un pequeño resumen de lo apuntado anteriormente:

- El manejo con guantes va justo por tamaño porque lo vemos más direccionado a la roca. DMM tiene otro tipo de mosquetones más orientados a utilizarse con guantes.

- Perfecto para manejarlo con una mano.

- Con el peso y dimensiones podemos llevar unos cuantos sin problema.

- Apertura normal, pero nudos muy complicados y con doble cuerda se complica.

- Gran zona de rozamiento que lo hace perfecto para el uso del nudo dinámico, en el que se debe poder abarcar una gran superficie. Los nudos se centran a la perfección.

Peso y durabilidad

Con solo 56 gramos podemos decir que el Phantom HMS está entre los mosquetones más ligeros dentro de los HMS del mercado y, si a eso unimos sus datos de resistencia, hacen de él un caballo ganador.

En cuanto a su durabilidad, por ahora, y tras varios miles de metros de uso en escalada de largos, deportiva, rápeles, etc., no tiene apenas marcas de cuerda ni roce. Si lo cuidamos un poco puede ser eterno.

Por lo tanto, y a nuestro juicio, el Phantom HMS es un mosquetón espectacular. Como hemos apuntado con anterioridad la relación peso/tamaño con prestaciones es inmejorable. Un mosquetón ideal para escalada en roca y maniobras absolutamente imprescindible para los escaladores de pared que necesiten resultados con poco peso y volumen.

Etiquetas
Publicado el
7 de octubre de 2021 - 10:37 h

Descubre nuestras apps

stats