Así se está vacunando en Castilla-La Mancha a la espera de la llegada de dosis masivas en abril

Vacunación a una trabajadora del servicio de Ayuda a Domicilio en Toledo

Desde que Araceli Rosario Hidalgo, en la residencia de mayores 'Los Olmos' de Guadalajara, recibiera la primera vacuna contra la COVID-19 en España el pasado 27 de diciembre, en Castilla-La Mancha se han inoculado un total de 146.212 dosis de los tres fármacos que se han recibido hasta el momento en el país: Pfizer, Moderna y AstraZeneca.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad este martes, se trata del 85,5% del total de las dosis que han llegado a esta Comunidad Autónoma -170.975-. Así, en apenas 60 días, un total de 63.205 castellanomanchegos han recibido ya la pauta completa de las dosis que requiere cada una de las tres vacunas que se han inyectado.

Castilla-La Mancha tiene asignadas, con una periodicidad semanal y durante doce semanas, un total de 219.375 dosis de Pfizer, 28.700 dosis de Moderna y 76.460 dosis de AstraZeneca, cada una de ellas gestionadas con su plataforma logística.

El objetivo, según trasladó el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, es que a finales del mes de abril todas las personas mayores de 70 años, junto a aquellas con patologías previas, estén vacunadas frente a la COVID.

Castilla-La Mancha todavía no ha decidido dónde hará las vacunaciones masivas

Por su parte, la pretensión del Gobierno central es el de inmunizar al 70% de la población para el verano mediante vacunaciones masivas para las que el Gobierno regional ha recibido ya el ofrecimiento de distintos espacios, entre los que destacan el del Arzobispado de Toledo que sugiere utilizar la catedral de la ciudad o la oferta del rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Julián Garde, para usar sus campus en cuatro de las cinco provincias de la región.

Todavía no hay una decisión oficial sobre cómo se abordará la vacunación masiva cuando haya vacunas suficientes, confirman fuentes de la Consejería de Sanidad.

En la región ya se ha concluido la vacunación a los profesionales sanitarios de primera línea, residentes y trabajadores de residencias de ancianos (salvo en las que hay contagios) y se ha iniciado la segunda ronda de dosis a sanitarios de segunda línea, según fuentes de Sanidad.

Además, la semana pasada se empezó con los mayores de 90, grandes dependientes y viviendas tuteladas. "La vacunación va a buen ritmo, ojalá llegaran más vacunas", apuntaba en este sentido la portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, que subraya que en Castilla-La Mancha ya se ha vacunado al 85% de las personas mayores de 95 años.

En este sentido, afirma que la estrategia está siendo "coherente y está dando buen resultado", pues apenas 26 residencias presentan actualmente algún positivo y se reduce el número de residencias y personas mayores. "Todo eso se debe a la vacunación y a que hemos sido muy prudentes a la hora de abrir las residencias", agregaba Fernández.

Precisamente, este lunes comenzaban a administrarse también las dosis a los mayores de 80 años, el siguiente grupo de la primera fase tras los centros socio-sanitarios y el personal sanitario, entre otros.

También, este martes, se comenzaba a vacunar a los profesionales del servicio de Ayuda a Domicilio de los diferentes ayuntamientos de la región. Este colectivo está recibiendo el suero de AstraZeneca, una vacuna por la que la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad actualizó su estrategia para adaptarla a las limitaciones de la vacuna ante el vacío empírico sobre su eficacia en mayores de 65 años. Así, este fármaco se administrará al grupo de profesionales 3B, es decir a fisioterapeutas, logopedas, trabajadores sociales (socio-sanitarios de segunda línea), según Sanidad y después, cuando haya suficientes vacunas a policías o docentes. Mientras tanto, y si hay dosis sobrantes entre el personal socio-sanitario que recibe la AstraZeneca se irá administrando a población general entre 45 y 55 años, que será la principal receptora de esta vacuna.

Primeras dosis de AstraZeneca a profesionales del servicio de Ayuda a Domicilio

Como ejemplos de este proceso, en la ciudad de Toledo la Consejería de Sanidad muestra cómo ha arrancado la inoculación de esta vacuna en el Centro de Salud de Palomarejos con trabajadores del servicio de Ayuda a Domicilio. "Teníamos muchas ganas de empezar con la vacuna de AstraZeneca", señalaba Miriam Ureña, enfermera de este centro de salud en el que calculaban que en el primer día se vacunarían unos 200 pacientes. Por el momento, asegura que "todos los trabajadores que están vacunando lo están recibiendo bastante bien, muy contentos".

Así lo confirmaba Ana Belén González, una de las trabajadores de este servicio que ha recibido la dosis de AstraZeneca, quien destaca que "animaría a todo el mundo a vacunarse". "Es super importante, si no nos vacunamos no vamos a terminar con esta situación. Animo a toda la población a que se ponga la vacuna", agregaba la paciente, a quien avisaron el pasado viernes que esta semana tendría su cita para poder recibir el suero, la cual le confirmaban el mismo lunes. La siguiente dosis de esta vacuna, tal y como recalcaba la enfermera, se producirá tres meses después, a las 12 semanas de haberse inoculado la primera.

También han recibido esta vacuna las cuatro trabajadoras que realizan en Yunquera de Henares (Guadalajara) las labores de ayuda a domicilio a personas mayores y personas con dependencia ya han sido vacunadas contra el coronavirus. "Gracias a ello, podrán afrontar su trabajo diario con mayor seguridad tanto para ellas como para los usuarios, minimizando los riesgos de contagio a personas vulnerables", recalcaban desde el Ayuntamiento de este municipio.

Vacunación para grandes dependientes

Por su parte, también desde el Centro de Salud de Buenavista de Toledo han relatado cómo se está llevando el proceso de vacunación con grandes dependientes en Castilla-La Mancha.

Según explica José Antonio Moral y Marisa García del Cid, enfermeros en este centro de salud, en la capital regional recorrían este martes el área de Buenavista acudiendo a aquellos domicilios en los que residen personas mayores de 80 años con movilidad reducida para inocularles la vacuna, mientras continúan haciendo lo propio en los centros de salud con quienes sí pueden desplazarse hasta allí.

"La gente tenía muchas ganas de iniciar la vacunación. Se ponen muy contentos, estaban deseosos de que llegara este momento. Lo que habría que advertir es que ahora debemos tener la precaución de que hasta que no se consiga una inmunidad de rebaño intentemos continuar con las precauciones", manifestaba Moral, mientras que García del Cid resaltaba que los usuarios y usuarias están "muy contentos" y reciben la vacunación "con alegría y con muchas ganas".

"Se pretende que en pocos días la mayor población de mayores de 80 años esté ya vacunada" en la región, señalan.

Etiquetas
Publicado el
23 de febrero de 2021 - 19:50 h

Descubre nuestras apps

stats