El enfado de los vecinos del pueblo forestal de Orea por el traslado del retén: “Vale ya de despilfarro público”

Monte en Orea (Guadalajara)

“Soy Avelino, un jubilado con muchos años. Aunque no sea nacido en Orea, todos mis ancestros son oreanos, y desde que tengo uso de razón me siento muy vinculado a estas tierras. Mi familia se preocupó de que las conociera y me contagió su amor por ellas.

Actualmente y desde que cumplí con mis obligaciones laborales, año 2007, soy residente en este maravilloso pueblo. Aquí paso junto con mi esposa, la mayor parte del año gozando de su saludable entorno. Casi todos los días salimos al monte, nos aficionamos a la micología, cuando no hay setas bien, si no …, disfrutamos de sus vistas.

Desgraciadamente cada año que pasa el monte lo encontramos más deteriorado. Echo de menos esas patrullas forestales, que han existido siempre, y que se han dedicado a desbrozar, mantener los cortafuegos, limpiar estepas, conservar caminos, etc (…)

Ahora me entero que quieren llevarse la base del retén y patrulla a otro lugar (…)

La realidad es que en Orea hay una base ya funcionando. Os invito a conocerla. Vale ya de despilfarro público. Pedimos que se invierta el dinero en mantener nuestros montes que es lo único que nos queda” (…)

Este es un extracto de la carta que un vecino de la pequeña localidad de Orea, en pleno Parque Natural del Alto Tajo de Guadalajara, ha publicado en una conocida plataforma de recogida de firmas que pide “salvar los montes de Orea”.

¿Cuál es la historia de esta petición? El pasado 28 de octubre la Empresa Pública Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (GEACAM) publicaba la convocatoria de la licitación pública para contratar las obras de una base de retén en el término municipal de Alcoroches, un pueblo vecino de Orea.

La Junta va a gastar algo más de 319.000 euros. Será financiado al 75% de su coste, por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), otro 7,5% será financiado con fondos de la Administración General del Estado (AGE) y el 17,5% restante del coste, correrá a cargo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El anuncio no ha sentado bien en el pueblo. Los vecinos no entienden que “teniendo en Orea una base digna, que cubre todas sus necesidades de vida, y formación (del retén), quieran trasladarla a otro sitio”.

De momento han recogido más de 500 firmas pidiendo la paralización del “despropósito” y la protección de los montes del municipio.

La protesta cuenta con el apoyo del Ayuntamiento. Su alcaldesa, Marta Corella, explica a elDiarioclm.es que “la gente ya estaba enfadada por la situación de nuestros montes y de los caminos. Tuvimos que sacrificar el presupuesto que nos daban para arreglar un kilómetro de uno de los caminos que más transita la gente para destinarlo al que conduce al punto de carga de la motobomba porque no se podía acceder y la Junta no lo arreglaba”.

Ahora, la puntilla es la construcción de un nuevo centro para el retén después de que el Ayuntamiento habilitase un espacio en su término municipal que mantiene sin ayuda del Gobierno regional.

La base actual cuenta con una sala de formación para un centenar de personas, sala de estar-comedor para 40 personas, con cocina, dos aseos con ducha, uno de ellos adaptado, sala de ordenadores y taquillas. También dispone de dos cocheras municipales. Hace apenas un año el Ayuntamiento invirtió más de 3.000 euros para poner una puerta nueva y acondicionar el interior.

“El municipio de Orea lleva más de 60 años manteniendo todas las instalaciones usadas por el retén y los servicios forestales, sin recibir nada a cambio. Manteniendo instalaciones, pagando luz, agua, calefacción…”, dice Avelino en su carta.

La alcaldesa reconoce que “es verdad que la Junta no nos dijo que lo hiciéramos, pero tampoco lo contrario”, comenta la alcaldesa.

“La decepción entre los vecinos”, dice Marta Corella, comenzó cuando en 2017 un informe de la entonces Delegación Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta

Entre otras cosas, explica, se alegaba la existencia de “más conatos de incendio en otras zonas más agrícolas, sobre todo en momentos de cosecha obviando que nuestra zona, que es de alta montaña, tiene muchos episodios de tormentas secas a las que hay que sumar la sequía y el cambio climático”.

Lamenta que tampoco se tuvieran en cuenta aspectos como la falta de cobertura o de torres de vigilancia en la elección. “Estaba basado en un mapa obsoleto y sin considerar indicadores para calcular el índice de riesgo de incendios como la orografía, el ingente aumento de biomasa en la zona, el coeficiente de masa forestal ni la peligrosidad que entraña el uso humano”.

Marta Corella es ingeniera forestal y cuenta que también le sorprendió el hecho de que el informe no reflejase las infraestructuras ya existentes, como la que Orea mantiene y paga. “El informe se guardó en un cajón y cuando llegó el nuevo delegado de la actual Consejería de Desarrollo Sostenible se lo pusieron encima de la mesa y lo firmó”.

El Ayuntamiento presentó entonces un contrainforme. “Dijimos que ya había una base en Orea y que es el lugar idóneo. Ellos piensan que el pueblo está muy esquinado…¡Pero es que llevarlo a Alcoroches no mejora la situación!”.

La Comarca Forestal de Orea, un valor al que no renuncian los vecinos

El municipio de Orea no llega a los 200 habitantes y en su término municipal hay 7.000 hectáreas de bosque. En su zona sur, junto al término municipal de Checa hay más de 15.000 hectáreas.

Avelino, el vecino que escribió la misiva, recuerda que “algunos de los montes de Orea forman parte del Catálogo de Montes de Utilidad Pública, desde su creación a finales del siglo XIX”.

El catálogo se fue ampliando y desde hace más de medio siglo la zona es la comarca forestal de Orea a la que hoy se adscriben los agentes medioambientales. “Siempre hemos vivido con normalidad en el pueblo mantener la zona y las infraestructuras forestales”.

El retén tenía su base original en un secadero de piñas. “En aquel entonces la competencia era del ICONA, dependiente del Ministerio de Agricultura”. Eso cambió cuando en 1984 las competencias se transfirieron a las comunidades autónomas.

Las instalaciones del retén se convirtieron en Centro de Interpretación y entonces el retén pasó al Centro Social de Orea. Después de eso, y por el propio sistema de funcionamiento del operativo, se construyó un refugio en el monte para el retén en el término municipal de Alcoroches. Allí pasaban parte del año y el resto en Orea.

“En 2015 la situación precaria del refugio nos llevó a preparar una base digna al retén. Se lo comunicamos a la Junta”. Ahora la situación volverá a cambiar.

“Ha habido relajación” en las competencias sobre los montes de utilidad pública

“Creo que no se ha entendido que significa tener las competencias en la gestión de los montes de utilidad pública”, critica la alcaldesa, quien matiza que “es algo generalizado en todas las comunidades autónomas”.

Todavía recuerda cómo en 2018 un temporal se llevó por delante más de 20.000 pinos en el término municipal. “La Administración no tiene la culpa de que se caigan los pinos, pero sí tienen responsabilidad y competencias en la restauración del paisaje, en el mantenimiento de caminos… Creo que ha habido relajación”.

Hace ahora un año, tras una reunión entre el Ayuntamiento y la actual Consejería de Desarrollo Sostenible, “se nos comunicó que la decisión era inamovible”, cuenta la alcaldesa.

El retén y la patrulla llevaban ya cuatro años usando el centro de Orea, incluso GEACAM lo aprovechaba para dar cursos de formación. “Me sorprende el empecinamiento de la Junta en este centro que va a tener que mantener. Ahora lo hacemos nosotros. Nunca habíamos pedido nada ni lo vamos a pedir. Estamos perplejos”.

En un Pleno municipal se aprobó personarse en el proyecto como parte interesada. “No contestaron, ni tampoco a través del Portal de Transparencia de la Junta. Pensamos que, con la pandemia, y con la situación económica se pararía para optimizar recursos”.

Eso no ha ocurrido. “Nos citaron para octubre, pero ya se ha publicado la licitación de las obras”. Los vecinos no desisten, el Ayuntamiento tampoco. “Nos podemos a disposición de cualquier movimiento ciudadano para proteger el retén de Orea. Por otro lado, haremos todo lo que esté en nuestra mano como Administración local”.

Marta Corella cree que todavía hay posibilidad de frenar el proceso. “El consejero nos dijo en octubre que habría que reconsiderar el informe si es que faltan todos esos parámetros que he citado. Nos dijeron que nos llamarían para visitar la zona. Hasta ahora no lo han hecho”.

La Fundación Savia dirige una carta a García-Page: “Es una situación de injusticia”

A las críticas por la decisión del Gobierno regional se ha sumado la Fundación Savia que califica de “situación de injusticia” lo que ocurre en esta localidad de Guadalajara y en particular con el ayuntamiento que dirige Marta Corella.

“Marta es un ejemplo de lucha y compromiso con su pueblo y el territorio, que ha sido reconocida recientemente con el Premio Orgullo Rural 2020”, sostienen.

La Fundación se ha dirigido por carta al presidente regional, Emiliano García-Page, instándole “a que intervenga e intermedie para que se produzca a la mayor brevedad posible” una nueva reunión entre la alcaldesa de Orea y el consejero de Desarrollo Sostenible”.

“Hay gente en el medio rural que debe ser respaldada en su gestión. Personas como Marta Corella son fundamentales para trabajar por un medio rural vivo. Es muy importante que, desde su gobierno, máxime en estos momentos, se apueste por la transparencia, la participación, que las personas del medio rural no se sientan excluidos ni apartados”, señala la misiva.

Además, la Fundación Savia aprovecha para recordar al presidente regional que “los fondos europeos están a punto de llegar” y reclaman “aunar esfuerzos para salir de la situación que estamos viviendo. Podría ser una buena oportunidad para revitalizar el medio rural de Castilla-La Mancha”.

También apunta que la comarca de Molina de Aragón, a la que pertenece Orea,  ha reclamado desde hace años que no se disminuya la inversión en la gestión forestal, “es necesario seguir destinando recursos a la masa forestal, un elemento esencial en la comarca. Y dinamizar el medio rural en Castilla La Mancha es sin duda un reto prioritario para todos, la salud del territorio es la nuestra propia”.

Etiquetas
Publicado el
9 de noviembre de 2020 - 19:14 h

Descubre nuestras apps

stats