El SESCAM otorgó una puntuación discreta a la oferta técnica para el Complejo Hospitalario

Obras del Hospital universitario de Toledo. Foto oficial.

El 22 de octubre pasado la Mesa de Contratación del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) dio inicio a la valoración de la única oferta presentada para concluir la obra del nuevo Hospital de Toledo y la gestión de los servicios de dicho centro y de otros siete del área sanitaria de Toledo.

El 6 de noviembre la Mesa pidió informes técnicos complementarios. La complejidad del Pliego y de la documentación requerida no impidió que el órgano de contratación calificase el 25 de noviembre la oferta, apenas un mes después de conocida. Ese mismo día se abrió el sobre con la oferta económica presentada por el único licitador, la UTE formada por Acciona, OHL y una filial de ACS, que resultó apenas un 5% inferior al tipo, 47,98 millones de euros anuales que deberá pagar la administración al adjudicatario.

Tres semanas después, sin embargo, el contenido detallado de dicha oferta sigue sin publicarse formalmente en el Perfil de Contratante de la Junta, requisito imprescindible y previo a la adjudicación, por lo que, aunque el camino parece despejado tras la desestimación de algunos recursos judiciales planteados desde la anterior dirección facultativa del Hospital (el estudio de arquitectura Sánchez-Horneros, los sindicatos CCOO y UGT, o el PSOE) no parece probable que las obras se reanuden hasta bien entrado el año próximo, en plena “precampaña” electoral.

Respecto de la valoración de la oferta arquitectónica de finalización de la construcción, dotación de equipamiento y explotación de servicios del nuevo hospital y de otros siete centros, llama la atención la baja puntuación otorgada por la Mesa para tratarse de un único licitador que además tenía información de primera mano, al menos en el aspecto constructivo, al participar en la UTE que ahora licita un anterior adjudicatario (Acciona) que intervino en la construcción del Hospital de Toledo hasta su paralización unilateral por el Gobierno de Cospedal hace ahora tres años.

Los apartados que se valoraron son:

1.- Propuesta arquitectónica y funcional, valorando su incidencia en la calidad asistencial y sus costes asistenciales y la propuesta de instalaciones con atención al ahorro energético. Se puntúa con 60,1 puntos sobre 100, siendo el subapartado de la incidencia en los costes asistenciales el peor valorado, que es el que determina, según el Pliego de Condiciones, “el impacto del diseño (arquitectónico y funcional) en los costes”.

2.- Propuesta técnica de construcción y de equipamiento: se puntúa con 60,5 sobre 72.

3.- Propuesta de prestación de servicios no clínicos: recibe 129,53 puntos sobre 188 posibles (69%).

4.- Finalmente la propuesta de explotaciones comerciales en los centros sanitarios que se incluyen en el Complejo (ocho centros asistenciales en total) recibe 20,20 puntos sobre 40, es decir, un 50,5%, una de las peor puntuadas.

En total se le asignan 270,33 puntos sobre un máximo de 400 (un 67,58%), aunque solo obtiene un 12,63% más del mínimo que habría dejado fuera la oferta y que se estableció según Pliego en 240. Poco más del mínimo (270'33, siendo el mínimo 240 y el máximo 400) en una oferta que al carecer de competencia podía ofrecer unos servicios mínimos y ser aceptada aún así.

Etiquetas
Publicado el
17 de diciembre de 2014 - 14:10 h

Descubre nuestras apps

stats