Catalunya suspende el pasaporte COVID en bares por el colapso para descargarlo

La web del Govern para descargar el certificado, colapsada

El departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya ha decidido suspender desde este viernes al mediodía y al menos hasta el lunes la obligación de presentar el pasaporte COVID para entrar en bares, restaurantes, gimnasios y residencias debido a la saturación de la web para descargarlo.

La gran demanda del pasaporte en las últimas horas ha bloqueado la web La Meva Salut y ha hecho que muchos ciudadanos no puedan obtener el certificado, que seguirá siendo obligatorio para entrar en el ocio nocturno como hasta ahora.

El conseller de Salud, Josep Maria Argimon, ha explicado que el lunes se volverá a revisar la situación para decidir cuándo se vuelve a implantar el pasaporte COVID. El departamento ha reconocido la saturación informática del portal y la app de La Meva Salut, pero ha indicado que se han descargado hasta 707.000 certificados en los últimos cuatro días.

En la mañana de este viernes la lista de espera digital para descargar el pasaporte COVID era de decenas de miles de personas, lo que en la práctica ha provocado que, pese a ser obligatorio, muchos establecimientos no pidieran el documento ya que los clientes no habían podido obtenerlo.

"La herramienta funciona, no ha sido precipitado ampliar el uso del certificado, pero sí debemos analizar qué ha pasado desde anoche hasta hoy con este tráfico intenso", ha afirmado Argimon. El conseller ha pedido "paciencia" a los ciudadanos y que aprovechen el fin de semana para descargarse el documento.

Argimon ha instado a la población a no acudir a los Centros de Atención Primaria (CAP), donde esta mañana ya había colas para pedir el certificado en papel, ni llamar al 061. Y ha indicado a las personas mayores que pidan ayuda a sus familiares más jóvenes para descargar el pasaporte COVID. Una vez descargado, el conseller ha insistido en guardarlo en el móvil para no tener que bajarlo cada vez que se necesite.

En relación a las quejas del sector de la restauración por tener que controlar los pasaportes y no dejar pasar a los clientes no aptos, Argimon ha apelado a la responsabilidad ciudadana porque "no se puede poner policía" en todas partes.

Argimon ha señalado que el pasaporte COVID está funcionando con éxito en lugares como Francia y Dinamarca, donde se ha logrado el objetivo de aumentar las vacunaciones y ha defendido la medida como una "capa más" de protección entre vacunados y no vacunados que será útil en el control de la pandemia.

Si bien ha admitido que comprobar con la web 'Verifica COVID-19' si el cliente lleva un certificado sin haber sido manipulado es "un poco más de trabajo", Argimon ha relativizado los controles recordando que la pandemia ha comporto "más trabajo" a mucha gente, empezando por los sanitarios de ejemplo.

El certificado COVID incluye un código QR, que es el que, según los planes iniciales del Govern, debía exhibirse para poder entrar en gimnasios y para visitar a ancianos en residencias, y también para poder comer o beber en interiores de bares y restaurantes a partir de este viernes, después de que la Generalitat haya obtenido el aval de la Justicia para extender su uso, hasta ahora limitado a las discotecas. El plan se ha ido al traste por culpa de la saturación informática.

El documento digital acredita tener la pauta vacunal completa, haber pasado la enfermedad en el último medio año o haber dado negativo en una prueba PCR en las 72 horas anteriores (o 48 horas si se trata de un test de antígenos), y será obligatorio para todos los mayores de 12 años para entrar en los citados establecimientos, salvo en sus terrazas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats