Junqueras pide aprovechar la mesa de diálogo con Sánchez pese a ser "un paso incierto"

Junqueras: "Nuestra voluntad de diálogo no se ha roto por estar en la cárcel"

El exvicepresident Oriol Junqueras y otros cinco exconsellers en prisión por sedición han comparecido este martes en el Parlament en la comisión sobre el 155. Más allá de valorar los efectos de la intervención de la Generalitat en los departamentos del Govern, los dirigentes independentistas han aprovechado su presencia en la Cámara para lanzar varios mensajes tras la crisis abierta entre JxCat y ERC por el escaño de Quim Torra. Junqueras ha enarbolado la bandera del diálogo de los republicanos y ha pedido "aprovechar" la mesa entre gobiernos pactada por ERC y el PSOE.

Junqueras y los exconsellers presos regresan al Parlament para comparecer en la comisión del 155

Junqueras y los exconsellers presos regresan al Parlament para comparecer en la comisión del 155

Aunque ha tildado de "incierta" la mesa, Junqueras ha añadido que es "un paso adelante" porque "es la primera vez que se reconoce un conflicto político". "Tenemos que aprovecharlo, estar más que nadie, estar siempre", ha reiterado. En su alegato a favor del diálogo, Junqueras ha asegurado que su "trabajo" es el de hablar "con buen tono y una sonrisa" no solo con los independentistas, también con los que "no comparten legítimamente nuestras ideas", entre ellos el gobierno español.

"Ofrecemos diálogo a todo el mundo y ofrecemos la posibilidad de establecer mesas de diálogo a diestro y siniestro, también con quienes no tienen ganas de hablar", ha insistido, y ha defendido que es su "obligación y devoción" hablar en sede parlamentaria.

Las palabras de Junqueras han llegado solo unas horas antes de que se conociera que, finalmente, Sánchez y Quim Torra se verán el próximo 6 de febrero, en un encuentro en Barcelona que pretende abrir la negociación bilateral. "Cuantas más dificultades pongan, más razón moral y política acumularemos para protagonizar el diálogo y la voluntad de acuerdo con todos", ha remarcado Junqueras en su intervención, en la que ha insistido una vez más que "no hay nadie más independentista" que su partido.

El jefe del Govern ha entrado a la sala acompañado de su sucesor en el cargo, Pere Aragonès, y la plana mayor de ERC, y ha empezado su comparecencia recordando a sus compañeros en el "exilio", entre ellos Marta Rovira y el expresident Carles Puigdemont. Junqueras, condenado a 13 años de cárcel por el Tribunal Supremo, es el primero de los seis exconsellers que desfila por la comisión del 155. Lo harán también Joaquim Forn, Dolors Bassa, Jordi Turull, Josep Rull y Raül Romeva, que vuelven por primera vez a la Cámara catalana desde que entraron en prisión en 2017. Todos ellos han sido recibidos entre aplausos al llegar al recinto.

"Volveremos a ejercer un referéndum"

Junqueras ha combinado su defensa del diálogo con la del legado del 1-O. Y no solo eso, sino que ha proclamado que volverán a celebrar un referéndum. "Es algo normal. Y queremos volverlo a ejercer y volveremos a ejercerlo", ha afirmado, para luego asumir que necesitan para ello "acumular fuerzas, ser más y más fuertes". "Algo que aprendimos en octubre de 2017 es que si fuese cuestión estrictamente de democracia y en los platos de la balanza solo se hubiesen contado votos, es indudable que hubiésemos ganado", ha razonado.

Sobre la aplicación del 155 en octubre de 2017, el exvicepresident lo ha calificado de "aval" de su encarcelamiento, "quizás con la esperanza de quitar del escenario a unos rivales políticos que no podían derrotar en las urnas". "Pensaron que así sí que ganarían, pero tampoco", ha expresado. Según su opinión, la entrada en vigor de este artículo que cesó de pleno al Govern y suspendió en Parlament solo sirvió para paralizar las "políticas sociales" que estaban en marcha.

En la comisión, los exconsellers tienen un primer turno de palabra y después los grupos pueden preguntar, aunque no están todas las formaciones parlamentarias, ya que en esta comisión solo participan generalmente JxCat, ERC, la CUP y los comuns. Sin embargo, esta vez Ciudadanos sí ha decidido acudir.

Cs se va y Junqueras pide que se queden

La portavoz de los naranjas, Lorena Roldán, se ha dirigido a Junqueras para preguntarle "si es capaz de sostener la mirada a los catalanes y decirles que se gastaron el dinero de todos en cometer ilegalidades". "Es una pena que no haya venido aquí a pedir perdón y decir que se equivocaron", le ha reprochado.

Tras su intervención, los miembros de Ciudadanos han abandonado una comisión en la que hasta hoy no habían participado nunca. Antes de que salieran de la sala, Junqueras se ha dirigido a ellos para tratar de que se quedaran. "¡Ahora que habíamos empezado a dialogar! ¡Qué manía en marcharos!", les ha reprochado.

En respuesta a la petición de Ciudadanos, aunque el partido ya no estaba en la sala, Junqueras ha asegurado que no se niega a pedir perdón a la ciudadanía que sufrió durante el procés. "Si algún ciudadano piensa que es necesario sentir que le pido disculpas por alguna sensación que sintió, yo no tengo ningún inconveniente si causé malestar", ha expresado, aunque acto seguido ha añadido: "Pero yo no ordené a nadie pegar palizas a votantes, ni encarcelé a nadie ni tuve la tentación de hacerlo". "Esta diferencia es substancial, radical, decisiva, entre yo y mis compañeros y quienes aplauden nuestra cárcel", ha remarcado.

Turull y Romeva reivindican su gobierno

Además de Junqueras, otros miembros del aquel gobierno que hoy están en la prisión han pasado por la comisión del 155 y han opinado tanto sobre los hechos de octubre de 2017 como de la actual situación. "Yo no he venido aquí para pedir perdón, sino por dar las gracias a todos aquellos que han estado con nosotros", ha asegurado Turull (JxCat), que ha hecho un alegato a favor de la unidad entre los independentistas, un día después del choque entre JxCat y ERC en el Parlament.

Turull además ha aprovechado su intervención para cargar con dureza contra Ciudadanos por haber abandonado la comisión del 155 pese a haberse referido a los líderes independentistas encarcelados que este martes comparecen en el Parlament. "Es una pena que se hayan ido", ha dicho Turull, "son unos maleducados y unos cobardes", ha dicho, recordando después que Lorena Roldán suele referirse a él con calificativos que él no puede contestar porque está encerrado.

También el exconseller de Exteriores Raül Romeva (ERC), ha intervenido en la comisión. "No me arrepiento de nada, de ninguna defensa de los derechos que hice", ha asegurado en un tono similar a los anteriores. "Hace falta reconocerlo todo", ha dicho el exconseller. "Hay que reconocer el dolor de determinada gente que no compartía nuestro proyecto, o no lo entendió o que discrepaba de él", ha apuntado. "Pero es innegable, ha seguido Romeva, "que el 155 provocó un dolor sumado al que ya se había sentido unas semanas antes en forma de porras".

Por esta razón, Romeva ha asegurado que el 155 y la calificado la intervención de la Generalitat fue "no solo un error" sino también "un signo de cobardía política". "Cuando lo que se hace ante una discrepancia política es buscar la desaparición del adversario solo se puede hablar de falta de democracia", ha asegurado el exdiputado de ERC, que ha asegurado que se aplicó este artículo con una "visceralidad vengativa" y que abrió a la puerta a una "represión que aún dura.

El exconseller de Territorio Josep Rull ha confiado en que se abra un escenario de diálogo para buscar una salida al conflicto catalán, y que se pueda canalizar "con más consistencia". "Nos sentaremos en todas las mesas de diálogo, como siempre hemos hecho", ha sostenido en la comisión, donde ha vuelto a apelar a la unidad soberanista: "Juntos hemos sido capaces de hacer cosas extraordinarias, con diálogo y consenso amplísimos".

También ha hecho autocrítica al admitir que hubo "demasiados catalanes" que no sintieron las urnas del 1-O como propias, y que deben reforzar cuestiones como esta para ganar legitimidad democrática. "Hemos aprendido cosas, pero si lo hubiéramos hecho mejor no estaríamos en prisión", ha subrayado Rull, tras defender que hay muchos mecanismos para poner urnas pese a que lo negara el ya expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Bassa pide dejarse de "peleas de postureo"

Por su lado, el exconseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn (JxCat), ha pedido a las formaciones independentistas que “abandonen la estrategia partidista” y recuperen la “unidad” que “hizo posible el 1 de octubre”. Por primera vez desde el 27 de octubre de 2017, Forn ha regresado al Parlament para comparecer en la comisión de investigación sobre la aplicación del artículo 155. El exconseller ha afeado a los partidos la división mostrada durante el lunes en la cámara catalana, una jornada que ha calificado de “triste”. “Ayer no nos gustamos”, ha señalado Forn en unos reproches similares a los que ha lanzado unas horas Turull.

Ante la pregunta de si volvería hacer lo mismo que hizo durante su etapa como conseller, ha respondido que “lo habría hecho distinto” y que durante octubre de 2017 “no se hicieron todas las cosas bien”. Forn ha defendido a los Mossos tanto durante ese periódo como durante los disturbios registrados en octubre de 2019. “Nuestra policía es democrática y comparte estos valores”, ha afirmado.

El exconseller también ha defendido el diálogo “desde unos principios claros” con el Gobierno central. “Es necesario dialogar, es necesario sentarse, pero es necesario saber qué quieres y dónde quieres llegar”, ha afirmado Forn, cuya intervención ha acabado con un sonoro aplauso de buena parte de los diputados presentes en la comisión.

La última exconsellera encarcelada por sedición en comparecer ante el Parlament ha sido la extitular de Trabajo y Asuntos Sociales, Dolors Bassa (ERC). La exconsellera ha mandado un mensaje a los partidos independentistas en medio de la crisis abierta entre JxCat y ERC: ha instado a los independentistas a dejarse de "peleas de postureo" y apostar por el diálogo para "avanzar en el día a día". "Ahora las batallas no hacen falta. Nos hemos ganado el derecho a no desfallecer", ha apostillado apostilla Bassa.

La exconsellera también ha criticado a los partidos que "banalizan la palabra cárcel", y h recordado que la estancia entre rejas ha provocado a los presos independentistas "sufrimiento físico, psicológico y emocional". "La cárcel dista mucho de ser una comunidad saludable", ha agregado.

Respecto al objeto de su comparecencia, Bassa ha denunciado que la aplicación del 155 "paró políticas sociales" como la Renta Garantizada de Ciudadanía aprobada en el Parlament por unanimidad. "Siempre me encontrarán al lado del feminismo y la igualdad, por eso como Govern impulsábamos políticas de igualdad sin adjetivos. Soy feminista y de clase trabajadora para construir una sociedad más justa e igualitaria, y lamentablemente el 155 afectó a esto", ha lamentado.

Etiquetas
Publicado el
28 de enero de 2020 - 09:43 h

Descubre nuestras apps

stats