El plan de los CDR detenidos para "tomar y defender" el Parlament: pisos francos y ayuda del Govern

Los agentes de la Guardia Civil durante los registros a los CDR.

Los miembros de los CDR detenidos y encarcelados por la Audiencia Nacional planearon la "toma y defensa" del Parlament en lo que denominaron como "día D". La idea era encerrarse durante una semana en la cámara catalana y para ello planearon el alquiler de pisos franco, elaboraron un plan para neutralizar a los Mossos y diseñaron un dispositivo para poder comunicarse con el exterior. Todo ello contaría con ayuda del Govern, según comentaron en las conversaciones telefónicas que grabó la Guardia Civil.

Los CDR detenidos hablaban de "blindar comunicaciones" entre Gandalf y Lisa, en referencia a Torra y Puigdemont

Los CDR detenidos hablaban de "blindar comunicaciones" entre Gandalf y Lisa, en referencia a Torra y Puigdemont

Esas grabaciones y los informes de los investigadores sobre el plan para asaltar el Parlament constan en el sumario del caso, al que ha tenido acceso eldiario.es. Algunos de los detenidos mantuvieron conversaciones en las que hablaban de este plan y uno de ellos lo confesó durante su declaración. Los CDR implicados en este plan fueron detenidos a finales de septiembre y permanecen en prisión provisional.

En el sumario de la causa, cuyo secreto se ha levantado ahora, hay un informe de la sección de información de la Guardia Civil en el que se relata algunos de los detalles de ese plan. El documento fue enviado al titular del juzgado número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que instruye el caso.

La Guardia Civil relata que dos de los detenidos -Xavier Buigas y Ferrán Jolis- hablaron en octubre de 2018 sobre que un grupo secreto denominado "CNI Catalán" se había puesto en contacto con ellos para que aportasen la infraestructura logística necesaria para ocupar el Parlament de Cataluña y "defenderlo posteriormente". Los agentes aseguran que los miembros de los CDR, que se autodenominaban Equipo de Respuesta Táctica (ERT), asumieron ese encargo.

Buigas aseguró que su plan era entrar en el Parlament por la puerta principal "ya que se les facilitaría el acceso desde el interior". Con la ayuda de ese "CNI Catalán" alquilarían inmuebles y locales "que les proporcionen seguridad y el establecimiento de bases de 'intendencia'".

Los CDR planearon también montar una red de comunicaciones segura, de los que se encargaría Jolis, "a efectos de que confeccione una red securizada e indetectable que permita las comunicaciones entre el interior y exterior del Parlament". Hablaron también de poner en marcha una red de internet utilizando los puntos Wifi de establecimientos cercanos.

Entre los dos pisos franco con los que pensaban contar y las antenas de larga distancia para la red de comunicaciones, calcularon que se iban a gastar unos 6.000 euros. En una de las conversaciones hablan sobre la financiación y aseguran que hay dinero de sobra.

Un operativo como "Dios manda" y ayuda del Govern

En el sumario consta la transcripción de una de esas conversaciones entre Jolís y Buigas. Este último le cuenta ese encargo del CNI Catalán: "Pues nos han pedido si podíamos preparar una entrada al Parlament, para defender el Parlament. No para meter "follón", sino para ir a defenderlo. Pero una cosa en serio, quiere decir: gente dentro, gente fuera, gente en unos pisos, gente en unos locales, gente. Intendencias y todas esas cosas". Jolís contesta: "Vale, montar el operativo como Dios manda, ¿no?".

Hablan en ese punto de alquilar dos pisos francos y de la necesidad de preparar una infraestructura de intendencia para quienes vayan a participar, y que para eso se necesita dinero: "Si tienen que haber dos pisos con gente, esta gente tendrá que almorzar, cenar y dormir. Tampoco hace falta el Ritz pero si necesitamos unos mínimos".

En otro punto de la conversación hablan de cómo entrarán. "Entramos por la puerta principal, a lo grande. ¿Por qué? Porque se queda con gente de dentro. Porque todo esto es una cosa que va ligada con gente de dentro. Lo que vamos a hacer allí es defender el Parlament de una posible entrada...", cuenta Buigas, cuando Jolís le interrumpe. "¿Cuándo dices gente de dentro, me refiero al Govern, ¿verdad?", pregunta, a lo que Buigas contesta "Sí, claro. Y tanto".

La Guardia Civil les siguió los pasos a ambos y a otro integrante del plan, Jordi Ros. Así, los agentes detectaron que el pasado 11 de septiembre hubo un intento de asaltar el Parlament, aunque sin la preparación de la que habían hablado los otros dos miembros de los CDR. Ros admitió ese intento pero asegura que no participó porque "no era el momento".

"Bridas a modo de esposas" para los Mossos

Eso sí, Ros y otro implicado, Alexis Codina, analizaron las tácticas de los Mossos y de los agentes de paisano que custodian la cámara catalana y elaboraron una estrategia. Su plan consistía en "ir derribando Mossos de d'Esquadra, reduciéndolos, y poniéndoles unas bridas a modo de esposas". Que además, era importante "ir a por el jefe" del dispositivo para descabezar el dispositivo de los policías, sostiene la Guardia Civil en un informe, en el que añade que esa confesión fue corroborada por las escuchas que habían realizado.

En su declaración ante el juez, Jolís admitió que dos de los detenidos le tantearon para pedirle ayuda para asaltar el Parlament, pero que no llegó a colaborar en la acción. Según indicó, los planes "venían de arriba, de Presidència, de Torra y no sé de qué movimiento". "Desde dentro les dejarían entrar y se quedarían ahí", indicó. El plan del grupo de CDR, según Jolís, pasaba por quedarse dentro de la Cámara "y tener las comunicaciones aseguradas", de ahí que le pidieran que "montara unas antenas en unos pisos que tenían que alquilar".

Publicado el
6 de noviembre de 2019 - 21:35 h

Descubre nuestras apps

stats