La portada de mañana
Acceder
La tensión sobre Ucrania se desboca y alimenta una escalada militar
Cuando Hitler y Franco fracasaron en su intento de cazar al primer lehendakari
Opinión - 'La grandilocuencia en política', por Esther Palomera

Un menor detenido en las protestas contra la sentencia del procés se querella contra la Policía Nacional por maltrato

Momento de la detención del menor en Vía Laietana

Fue una de las imágenes virales de las protestas contra la sentencia del procés. El pasado 18 de octubre, tras varios momentos de tensión entre manifestantes y agentes de la Policía Nacional en Vía Laietana, los antidisturbios deciden avanzar para dispersar a los centenares de jóvenes que previamente habían lanzado varios objetos al cordón policial. Es entonces cuando los agentes detienen a un joven de 16 años, Guillem. El menor ha denunciado este martes a ocho agentes de la Policía Nacional por maltratos en su arresto, en lo que supone la primera denuncia contra los cuerpos policiales de uno de los más de 200 detenidos durante las protestas contra la sentencia del procés.

En la querella, a la que ha tenido acceso este diario, el menor denuncia golpes durante su detención, que fue captada por varios medios de comunicación. En concreto, relata el escrito, un agente acabó "completamente tumbado" encima del menor "apretando la rodilla" contra su espalda mientras le alzaba el brazo izquierdo. A juicio de la defensa del menor, que ejerce Alerta Solidària, se trata de una "técnica de reducción gratuita, desproporcionada y en ningún caso justificada".

La reducción del menor, remarca la querella, se realizó con un "uso desproporcionado de la fuerza" por parte de los agentes, que solo buscaba "humillar y vejar" a Guillem. Una vez en el edificio de la Jefatura de Policía, un agente, continúa la querella, "abofeteó" en la nuca al menor "y lo hizo sentarse de rodillas mirando a la pared". "'¡Qué te calles la boca, niñato!", le habría gritado otro antidisturbios.

Los comentarios humillantes de los agentes hacia el menor, según su denuncia, no terminaron ahí. Cuando todavía permanecía de rodillas, el menor sostiene que intentó mirar lo que ocurría a su alrededor, tras lo que recibió una bofetada y un "como vuelvas a mirar hacia los lados te arranco la cabeza" de un agente. Ya en la comisaría de La Verneda, el menor denuncia que siguió recibiendo mensajes "vejatorios" contra su persona como "'mira el puto independentista de mierda'" antes de ser trasladado a un ambulatorio por parte de los agentes. El menor asegura que la visita médica se realizó "con presencia policial".

En conjunto, la abogada del menor, Norma Pedemonte, sostiene que los hechos descritos en la querella pueden constituir un delito de torturas, otro contra la integridad moral y otro leve de lesiones. El menor permanece en libertad tras comparecer ante el juez y la Fiscalía de menores y está investigado por atentado a los agentes de autoridad y desórdenes públicos.

Desde que empezaron las protestas contra el fallo del Supremo, seis de las 28 personas en prisión provisional ya han quedado en libertad. Además, hay otros dos arrestados en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) y un menor en un centro de menores.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats