Catalunya calcula que necesitará 9.000 profesores más el próximo curso para dar clase con seguridad

Colegio antes de la pandemia

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Mertixell Budó, ha situado en 9.000 la cifra de profesores y maestros que necesitará Catalunya para poder empezar el próximo curso escolar con ratios de alumnos más reducidas y garantizar así la seguridad en las aulas mientras no se encuentra una vacuna contra el coronavirus. La plantilla actual es de unos 75.000 docentes. 

El president de la Generalitat, Quim Torra, avanzó este miércoles que el Govern estudia contratar a "miles de profesores" para que el próximo curso escolar se pueda iniciar con "todos los alumnos" y con todas las medidas de seguridad ante la pandemia de coronavirus. Torra destacó que, si en plena emergencia sanitaria hubo que “triplicar las UCI”, de cara al curso 2020-2021 que arranca en septiembre habría que “triplicar las aulas”.

Preguntada en una entrevista en 'El Punt Avui' por cuántos docentes se tendrán que contratar, Budó ha explicado que todavía se está estudiando pero que en la última reunión de Govern el conseller de Educación, Josep Bargalló, "habló de unos 9.000 docentes". Budó también ha sostenido que la Generalitat no convocará oposiciones de momento para contratar a los nuevos docentes, sino que probablemente saldrán de las listas que ya dispone Educación para gestionar bajas o sustituciones. 

Para cubrir el gasto que supondrá la contratación de profesores, Budó ha reclamado al Gobierno central una "inyección de liquidez" a la Generalitat así como la flexibilización del objetivo de déficit. "Si la escuela no puede comenzar el curso en septiembre con la misma normalidad que el pasado curso, que todo indica que será así, necesitaremos un refuerzo de miles y miles de docentes para dar respuesta a las necesidades de los alumnos y sus familias", ha aseverado Budó. 

Además de aumentar la plantilla de docentes para poder atender a menos alumnos en cada aula, la Generalitat también busca nuevos espacios para dar clase en septiembre como centros cívicos, bibliotecas o locales que dependan de los ayuntamientos. 

Todo ello en un contexto de enfrentamiento entre el principal sindicato de la educación pública catalana, la USTEC, con el departamento de Educación a cuenta de la vuelta a las aulas, que se completará este lunes en Barcelona por su entrada a fase 2. La central ha impugnado ante el TSJ catalán la reapertura de centros y ha pedido a los jueces que los cierren. 

Etiquetas
Publicado el
6 de junio de 2020 - 11:20 h

Descubre nuestras apps

stats