eldiario.es

9

Toledo elimina símbolos franquistas mientras otros ayuntamientos se resisten a cumplir la ley

El Ayuntamiento de Reillo en Cuenca ha vuelto a instaurar la placa de la calle Generalísimo, retirada en 2008.

En Toledo, calles que recuerdan al franquismo han sido cambiadas por nombres como Nelson Mandela y Rosa Parks.

Placa en Reillo

Son todavía muchos los ayuntamientos que se resisten a aplicar Ley 52/2007, popularmente conocida como de “Memoria Histórica”, que en su artículo15 establece que las administraciones públicas “tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.

Aunque lo normal es que la resistencia se limite a la pasividad, hay casos de “rebeldía” activa, como el que ha denunciado el Psoe de la provincia de Cuenca en el municipio de Reíllo, donde el gobierno del Partido Popular en su Ayuntamiento ha decidido cambiar las placas de la calle José Mondéjar, para volver a poner las de calle Generalísimo, denominación que había tenido hasta que el Pleno de la anterior Corporación en enero de 2008, gobernando el Psoe, decidió aplicar la Ley de Memoria Histórica y dedicar la vía a un exalcalde de la localidad, José Martínez Mondéjar, muy recordado por sus logros.

Otro ejemplo más usual lo tenemos en otra localidad conquense, la de Motilla del Palancar, donde según el círculo de “Podemos Manchuela” persisten dieciocho placas de Falange, un monumento a los caídos del bando fascista, una cruz ensalzando la figura de Primo de Rivera, calles a ministros franquistas que firmaron sentencias de muerte, o los nombres de alcaldes que quisieron dividir el cementerio para avergonzar a los familiares de los muertos del bando republicano.

Cambio de placas en Toledo

Un caso radicalmente opuesto es el de la capital de la Comunidad, Toledo, donde la anterior Corporación gobernada por el Psoe e IU reemplazó los nombres de dos calles y desplazó cinco placas con referencias franquistas situadas en vías públicas, quizá no con la celeridad que demandaba Izquierda Unida. Ya en la actual Corporación el gobierno del Psoe, con la permanente exigencia de IU ahora en la oposición, ha concluido la sustitución de las últimas denominaciones de nueve calles con reminiscencias franquistas que persistían en el conocido barrio de Palomarejos o Corea (edificado en los años de esa Guerra por la Obra sindical del Hogar). Las últimas placas se han retirado hace pocos días reemplazándolas por nombres de premios nobel, literatos, o mujeres relevantes. El caso que tuvo más relevancia fue el del fallecido Nelson Mandela a quien un Pleno celebrado el 18 de julio de 2013 acordó dedicar la calle que conmemoraba la fecha del golpe de estado de Franco, curiosamente la misma del nacimiento de Mandela, aunque no logró la unanimidad por votar en contra el Partido Popular.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha