La portada de mañana
Acceder
El PP intenta enterrar la investigación judicial de las primarias de Mañueco
Los cuatro nuevos debates que plantea ómicron frente a la pandemia
OPINIÓN | ¡Paguen más!, por Esther Palomera

Alicante, 1939, la guerra ha terminado: un libro recupera los testimonios de la derrota republicana y el inicio del terror franquista

Panorámica actual del campo de concentración de Albatera, símbolo de la represión franquista de posguerra.

El capitán del barco Stanbrook, Archibald Dickson, anotó en su diario las terribles escenas de la evacuación de los republicanos atrapados en el puerto de Alicante al final de la Guerra Civil. "Es prácticamente imposible dar una descripción adecuada del aspecto que mi barco presentaba cuando todos los refugiados estuvieron a bordo, y lo más aproximado que puedo decir es que parecía uno de esos vapores turísticos del río Támesis en un día festivo, sólo que mucho peor", escribe el heroico capitán desde Orán a principios de abril de 1939.

Sus recuerdos, junto a una treintena de testimonios directos, figuran en el estupendo libro La guerra ha terminado. Alicante, 1939 encargado por la Generalitat Valenciana a la editorial Media Vaca. La publicación, presentada esta semana por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se enmarca en la celebración de Alicante 2019, capital de la memoria organizada por el gobierno autonómico para rememorar los terribles sucesos de marzo y abril de 1939 que precedieron la posguerra franquista.

Begoña Lobo, coeditora de Media Vaca, señala en la casa y sede de la editorial que comparte con Vicente Ferrer en València la frondosa biblioteca de donde han salido gran parte de los testimonios que componen el libro, con una cuidada edición (marca de la casa). "Una cosa es el trabajo de los historiadores y otra la voz de los protagonistas, que es un interés nuestro de hace muchos años", cuenta la editora en una entrevista con eldiario.es. "El trabajo de leer libros y de investigar es fundamental", dice Ferrer a su lado.

La obra incluye los más notables testimonios de la aciaga e inútil huida de miles de republicanos acechados por la inminente entrada en la ciudad de las tropas franquistas. "Pasando de un nombre a otro, y de un libro a otro, hemos reunido una treintena de testimonios de informantes situados en el lado de los vencidos (es decir, en el de los que no escriben la historia) que son testigos directos de unos sucesos que cuentan en primera persona, bien para denunciarlos, bien para mantenerlos vivos o para expulsarlos definitivamente de sus recuerdos", escriben los editores en un prólogo.

El libro de gran formato cuenta las vivencias de los dirigentes republicanos que partieron al exilio desde Alicante (los militares Ignacio Hidalgo de Cisneros y Antonio Cordón, el camarada italiano Palmiro Togliatti, La Pasionaria Dolores Ibárruri e Irene Falcón o el ministro Julio Álvarez del Vayo, entre otros), además de textos de periodistas como Eduardo de Guzmán y Víctor Alba, del escritor Jorge Campos o del historiador Manuel Tuñón De Lara, entre muchos otros. "Resulta sorprendente comprobar cuánta gente escribió o contó sus vivencias en Alicante en esos días de marzo y abril de 1939", dicen los editores de La guerra ha terminado.

Afortunadamente, otros testimonios menos conocidos pero igualmente relevantes figuran en el libro. Algunos de ellos, como el de la joven socialista Angelita Rodríguez (Almagro, Ciudad Real, 1916 - Alicante, 1999), resultan evocativos de ese ambiente maxaubiano de la derrota. La mujer, junto a miles de republicanos desesperados y aterrorizados, presenció la entrada de los fascistas italianos y de los falangistas españoles en la ciudad. Mientras recibían los insultos de los recién llegados, "ocurrió algo (...), se hizo un silencio sepulcral". "Tan solo se escuchaban los insultos... Y el silencio. Creo que el corazón de aquellas veinticinco mil personas se paralizó", escribe.

Las fotografías del divulgador José María Azkárraga retratan los principales lugares —el puerto de Alicante, el campo de los Almendros y el de Albatera o el cuartel de Benalúa— que presenciaron el aciago destino de los republicanos que quedaron atrapados y que fueron conducidos a los campos de concentración, a las cárceles o al pelotón de fusilamiento ("Estos que ves, españoles rotos, derrotados, hacinados, heridos, soñolientos, medio muertos, esperanzados todavía en escapar, son, no lo olvides, lo mejor del mundo", dice uno de los personajes de Max Aub en su novela Campo de los almendros).

Media Vaca, una muy singular editorial independiente especializada en ilustración que ha obtenido los más importantes premios (como el Bologna Ragazzi Award de la Feria del Libro para Niños de la ciudad italiana, que han recibido en cuatro ocasiones o, en España, el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial), ya había publicado libros ilustrados de Manuel Azaña o los Crímenes ejemplares de Max Aub. "Rescatar lo oculto es parte del trabajo de cualquier editor, es nuestra responsabilidad", afirma Vicente Ferrer ante una taza de té.

Los libros de la editorial Media Vaca, un proyecto sin parangón nacido hace más de dos décadas, conllevan una media de siete años de preparación. En el caso de La guerra ha terminado, un encargo de la Generalitat Valenciana, Vicente Ferrer y Begoña Lobo han recuperado los libros sobre la Guerra Civil y el terror franquista de posguerra que pueblan su excelente biblioteca y han contado con la ayuda de amigos y especialistas para completar la lista.

"El trabajo de documentación es fundamental para nosotros", apunta Ferrer. "Cuando te metes a hacer libros intervienes desde el presente en algo que sucedió hace mucho tiempo y todos esos libros van a estar al lado de otros que estuvieron antes. Se trata de hacer sobrevivir los libros que valen la pena, tenemos esa responsabilidad: dar a conocer lo mejor", apostilla el editor.

La guerra ha terminado, el último tesoro de Media Vaca, es una buena muestra de ello.

Etiquetas
Publicado el
1 de febrero de 2020 - 22:23 h

Descubre nuestras apps

stats