¿Existe un plan?

Existe un principio en teoría de la comunicación que establece que una mentira repetida cien veces puede llegar a convertirse en verdad. A punto de finalizar el año el Gobierno de España no flaquea en su intento por enunciar y machacar con una serie de mantras que a pesar de ser diametralmente opuestos con la realidad, tiene muy claro que la insistencia sobre los mismos, algún poso dejarán.

En este sentido, el Gobierno de España ya ha dado por sentado que la crisis ha acabado y que desde ya, vamos a despegar como una locomotora. Afirma Rajoy que “lo peor ya ha pasado”.

Pero, ¿podemos afirmar categóricamente que esto es así? ¿Es sensato aventurar que estamos saliendo de la crisis cuando no existen elementos objetivos para afirmarlo? ¿ya hemos olvidado lo traumático que resultó hablar de desaceleración cuando estábamos entrando en la mayor crisis que recordamos?

En mi opinión, la realidad dibuja un escenario bastante menos optimista a las previsiones del Gobierno.

Por lo que respecta al empleo, aunque el Gobierno tome como referencia la estabilización de la caída del desempleo en el último trimestre, lo cierto es que la Seguridad Social no va bien, ya que al finalizar el 2013 vamos a encontrar casi 300.000 personas que han perdido su empleo y han dejado de cotizar. Esto es, que existan menos personas apuntadas en las listas del INEM, no significa que crezca el empleo, significa que crece el desánimo por encontrar un empleo.

Tampoco el déficit público va bien. Los ingresos fiscales están estancados en 2013 y eso supone 4.000 millones de euros menos para las arcas del Estado.

Y frente a este escenario de caída de los ingresos, nos encontramos un dato bastante preocupante, y es que la deuda pública va a acabar el año próximo a un billón de euros, 100.000 millones por encima de 2012.

¿Realmente podemos el Gobierno puede afirmar que lo peor ha pasado?

Un escenario con más desempleados (casi 6.000.000 de personas) no es razonable que se diga que lo peor ha pasado.

Cabría preguntarse si a tenor de estos datos, el Gobierno tiene algún plan, porque en mi opinión los únicos hechos constatados son los de un Presidente ausente que en lugar de dar la cara y plantear propuestas, se esconde del temporal esperando que amaine. Es a lo que parece que ya nos tiene acostumbrados, y que en su estrategia personal, al parecer le ha generado algún que otro éxito. Pero que sin duda es lo que menos necesitamos como país.

Pero a las puertas del 2014 el desconcierto y el desánimo en la población resultan cada vez mayores. Nos encontramos ante un escenario en el que lo económico no apunta precisamente bien. En el que el empobrecimiento de la gran mayoría de las personas está marcando la tónica general. En el que asistimos al mayor retroceso en

derechos civiles y libertades de la historia reciente de este país sin ningún tipo de pudor y con absoluta parsimonia por parte del Gobierno frente a la multitud de movilizaciones por parte de la sociedad (en educación, en sanidad, en atención a la dependencia…)

En conclusión, un contexto que en términos objetivos, por mucho que nos traten de hacer creer no acaba mejor de lo que empezó el año, y muchísimo menos de lo que empezó la legislatura.

Nos vendieron el “ahora empleo” como que la llegada al Gobierno del Partido Popular supondría un acicate para la economía y el empleo, cuando lo bien cierto es que nos encontramos ante un escenario en el que, no sólo la economía no mejora, sino que la brecha social se agranda a marchas forzadas y de manera intencionada entre los pocos que tienen cada vez más y la mayoría que cada vez tiene menos.

Tres preguntas para finalizar: ¿Realmente el Gobierno sabe y tiene un plan para sacarnos de la crisis? De existir ¿A qué intereses responde ese plan?

¡Feliz 2014!

Etiquetas
Publicado el
31 de diciembre de 2013 - 10:35 h

Descubre nuestras apps

stats