La portada de mañana
Acceder
El Gobierno descarta cambios en las leyes de salud pública
El resultado del 12J enciende las alarmas en Unidas Podemos
Conjugar el verbo dimitir, por Esther Palomera

Cómo evitar irritaciones por el uso de la mascarilla

Mascarilla higienica

El Ministerio de Sanidad obliga desde el 21 de mayo a usar las mascarillas en espacios cerrados, en el transporte público y en la calle si no se puede garantizar la distancia de seguridad de dos metros (en espacios abiertos con cierta acumulación de gente). La medida responde a los posibles efectos que pueda tener la desescalada.

Esto significa, por tanto, que nuestra piel estará más tiempo en contacto con esta medida protectora. ¿Puede tener esto un daño colateral en nuestra piel? Según un estudio publicado en Journal of the American Academy of Dermatology, se ha detectado en el colectivo sanitario (médicos y enfermeras) un aumento de las lesiones en la piel provocadas por las medidas protectoras para frenar la infección.

Aunque es cierto que el tiempo que pasan estos profesionales con la mascarilla puesta es mucho mayor que el que pueda pasar una persona que no trabaja en el ámbito sanitario, deben tomarse medidas para que nuestra piel se mantenga sana porque su uso puede ser molesto, especialmente si se sufre alguna alteración en la piel que pueda agravarse con este uso.

Qué daños puede tener la mascarilla en nuestra piel

Una mascarilla, para que pueda llevar a cabo su función, debe ajustarse bien a la cara, sobre todo en la parte de alrededor de la nariz para garantizar que ofrecen la máxima protección (te contamos cuáles son los diferentes tipos de mascarillas aquí). Cuando se mezcla la humedad del aliento, el calor y el estrés se genera un ambiente caliente y húmedo debajo de la máscara que, en ocasiones, puede provocar problemas y molestias en la piel.

Y es que la fricción y el roce de la mascarilla con la piel y el sudor atrapados debajo pueden hacer que la barrera cutánea se rompa porque se crea un microclima estanco. Varios estudios hablan de la aparición de afecciones dermatológcias por el uso de equipo de protección personal y de una higiene personal excesiva en sanitarios y en personas que tienen alguna patología o problemas previos, como alergia o dermatitis seborreica, una afección ligada también al estrés.

Se han descrito, por ejemplo, lesiones por presión, dermatitis de contacto, picazón, urticaria por presión y complicaciones de otras enfermedades cutáneas ya existentes como acné, sobre todo en la barbilla y la nariz. Y es que, cada vez que se deteriora la barrera cutánea, puede aparecer irritación, enrojecimiento y marcas, no solo en la cara sino también detrás de las orejas, una parte donde también se produce roce por el contacto con las gomas o las cintas que las sujetan.

Cómo solucionar los problemas de las mascarillas

En vista de que parece que tendremos que ir acostumbrándonos a utilizar las mascarillas en nuestro día a día durante un tiempo para prevenir contagios, es importante que tengamos en cuenta algunos remedios. Porque tendremos que mimar nuestra piel más que nunca y darle los cuidados que necesita. La Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) recomienda lavarse bien la cara con un jabón neutro y aplicar crema hidratante sin fragancia en las zonas de mayor contacto y un protector cutáneo aproximadamente una hora antes de ponerse la mascarilla.

De esta manera, disminuye la fricción entre la piel y la máscara; cuando la cara se desgasta por la fricción, la capa superior de la piel libera agua y, por tanto, la piel pierde su humedad natural y se convierte en una barrera protectora menos efectiva contra la máscara. Empieza entonces por secarse, agrietarse y, al final, inflamarse.

Además de la hidratación, es importante el uso, antes de ponernos la mascarilla, de jabones indicados para pieles intolerantes de pH neutro o incluso sin jabón y secar sin frotar, dando pequeños golpecitos suaves. Puede aplicarse también algún producto que actúe de barrera con la piel, como vaselina, sobre todo en las zonas más prominentes como el taquique nasal y los pómulos.

En caso de que tengamos algún tipo de alergia o alguna lesión previa, debemos proteger esta zona con una crema barrera y taparla con un apósito. De esta manera estará protegida de la fricción de la mascarilla. Es recomendable no maquillarse en la zona que queda tapada bajo la mascarilla porque la piel no puede "respirar" bien. Si lo hacemos, es importante evitar el maquillaje en las zonas que quedan cubiertas (cualquier sustancia que pueda ser irritante o que obstruya los poros debe evitarse bajo de la piel cubierta).

Mientras llevamos la mascarilla también debemos prestar atención a las señales que nos envía la piel. Es muy importante mantenerla limpia debajo de la mascarilla en todo momento y, en el caso de que se tenga que utilizar durante mucho rato, es recomendable aligerar la presión cada dos horas. Para que las gomas no rocen la parte trasera de las orejas todo el rato, podemos fabricar una especie de tira que una las dos gomas por detrás de la cabeza, lo que evitaría que estas se apoyen directamente en las orejas.

Cuidados necesarios cuando nos sacamos la mascarilla

De nuevo, hidratar la piel es clave, lavándola bien con un limpiador con un pH equilibrado que elimine restos de suciedad pero que también sea suave. Por tanto, no debe tener fragancia para no debe irritar la piel. Un limpiador facial fuerte puede afectar y alterar la capa externa de la piel y aumentar el riesgo de sequedad e inflamación. Si, tras usar la mascarilla, aparece irritación o eccemas, pueden usarse cremas antiinflamatorias por la noche, como corticoides tópicos, durante unos 5-7 días.

Si se utiliza una mascarilla de tela debe prestarse atención al tipo de tejido porque esto puede marcar una gran diferencia entre tener problemas en la piel o no. Si una persona es propensa a tener acné, es preferible evitar las telas de poliéster, nylon o rayón, porque tienden a atrapar el sudor debajo y, por tanto, aumenta el riesgo de irritación. Puede usarse una capa interna hecha de material absorbente como el algodón, que ayuda a eliminar un poco el sudor y es menos probable que provoque brotes.

La capa externa de la mascarilla puede ser de un tejido más grueso para proporcionar más protección contra microbios, mientras que la capa interna, la que está en contacto con la piel, debe ser más suave, natural y transpirable, 100% algodón, como el de una camiseta o de unas sábanas. Las mascarillas de tela son reutilizables, por tanto, entre uso y uso deben lavarse con agua caliente después de usar; es importante evitar el uso de detergentes con fragancias y aditivos que puedan irritar la piel. Lo mejor es disponer de más de una mascarilla para rotarlas.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2020 - 22:40 h

Descubre nuestras apps

stats