eldiario.es

9
Menú

El presupuesto de À Punt: 11 millones distancian a socialistas y Compromís

La directora general de la televisión valenciana y Compromís reclaman que la financiación llegue al mínimo de 66 millones, el 0'3% que dice la ley de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació

El PSPV-PSOE y Podemos son más reticentes al aumento si no se traduce en un aumento de la programación

- PUBLICIDAD -
Empar Marco, directora general de Àpunt, comparece en las Corts

Empar Marco, directora general de Àpunt, comparece en las Corts

El pasado 25 de septiembre, en su última comparecencia en las Corts Valencianes, la directora general de À Punt Mèdia ya avanzó que pediría un presupuesto superior. En ese momento, Empar Marco apuntaba que la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC) recibía el mínimo previsto en la ley respecto al presupuesto total, un 0'3%, y reclamaba un incremento hasta el 0,5%, unos 70 millones de euros en total.

Con las actuales cuentas del Consell, que mantienen la dotación de 55 millones para la CVMC, la cuantía no llega al porcentaje previsto. El mínimo, según la norma, serían 66 millones. Además, otra ley complica que À Punt pueda cuadrar sus cuentas: una enmienda de Ciudadanos que prevé que el gasto de la CVMC en personal no sobrepase un tercio del presupuesto, cosa que ya ha sucedido, con 22 millones de euros este año.

En este escenario, en el que ni el jefe del Consell, Ximo Puig, ni el conseller de Hacienda, Vicent Soler, ambos socialistas, tienen intención de aumentar la partida para la televisión pública, el balón pasa a las Corts. Socialistas y valencianistas abren la puerta a frenar la norma del techo de gasto que propuso Ciudadanos, a través de un apartado de la Ley de Acompañamiento, que establecería una moratoria o la dejaría sin efectos.

Compromís, la única formación que defiende en el Parlamento valenciano la subida del presupuesto de À Punt, desliza que se podrían producir despidos si no llega un 'extra' para personal y utiliza este argumento para presionar. En un país que no ha superado una crisis económica, es una acción que nadie quiere ejercer. Menos aún, si los despidos se producen desde el sector público. El síndic de la formación valencianista, Fran Ferri, volvió a reclamar el martes el aumento, esta vez aduciendo que el  presupuesto de la CVMC debe ajustarse a la ley que contemplaba un mínimo, aprobado por la mayoría de la Cámara, sin votos en contra. 

Los socialistas, en línea con lo manifestado por Ximo Puig, rechazan que se planteen despidos -"no nos gustaría que despidieran a nadie", dicen-, pero prefieren la fórmula de la moratoria en lugar de la inyección presupuestaria. Su argumento dice que no se debe tomar como base el presupuesto de la Generalitat, sino el gasto real, un cálculo con el que las cuentas de À Punt sí entran en la horquilla acordada. No obstante, el portavoz de los socialistas, Manolo Mata, no cerraba la puerta al aumento que pide Marco.

En la pareja del Gobierno, ninguno quiere que esta cuestión se convierta en una batalla, ni presentar enmiendas a las cuentas de 2019 que no sean conjuntas. Mientras, desde Podemos prefieren no pronunciarse hasta que lo hagan la directora general de À Punt, Empar Marco, y el presidente del Consell Rector, Enrique Soriano, aunque algunos sectores prefieren que no se aumente el presupuesto si no es para nuevos programas. PP y Ciudadanos rechazan tajantemente el aumento y ya han advertido de que con sus votos no cuenten.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha