La portada de mañana
Acceder
El PP se juega 35 años de poder en Castilla y León
Los pequeños ganaderos que quieren regenerar la tierra contra la crisis climática
'Las mentiras de Casado sobre la carne, el paro y el turismo', por Ignacio Escolar

Una ola de apoyo a los refugiados recorre las calles de Madrid: “Europa, abre nuestras puertas”

Cabecera de la manifestación celebrada hoy en Madrid para dar la bienvenida a los refugiados. Foto: Alberto Ortiz

Una decena de personas, con los cuerpos cubiertos con bolsas negras de basura, se acuestan contra el suelo mientras otro grupo, con caretas cubriendo sus rostros, pisan los cuerpos tumbados con desprecio. Representan a la canciller alemana, Angela Merkel, al líder británico David Cameron o al dirigente sirio Bassar al-Assad, entre otros. Una voz, de fondo, pide un minuto de silencio: "Para todos los que soñaron con construir un camino sin miedo, con recuperar la sonrisa, y no lo consiguieron". Con esta performance ha concluido este sábado la multitudinaria manifestación para dar la bienvenida a los refugiados que llegarán a España ante el nuevo acuerdo del Gobierno y, de paso, para lanzar una crítica al Ejecutivo español y a las insituciones europeas por su falta de solidaridad hacia quienes intentan solicitar protección internacional en las fronteras de la UE.

El Gobierno no aceptará la cifra total de refugiados que le pidió Bruselas

El Gobierno no aceptará la cifra total de refugiados que le pidió Bruselas

La marcha, convocada por colectivos como la Parroquia San Carlos Borromeo y otras plataformas cívicas, ha comenzado esta tarde, cerca de las 18:30, en la madrileña Puerta de Atocha. Una multitud de miles de personas ha recorrido la calle de Atocha hasta la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores coreando lemas como "Puentes, no muros" o "Yo Soy Refugiado".

Ya en la sede del Ministerio y bajo el lema de la pancarta principal "Por una política europea responsable, bienvenidos refugiados", la activista y miembro del colectivo Ca-minaNdo Fronteras, Helena Maleno, ha leído el manifiesto central del acto, en el que los organizadores han exigido que se revisen los tratados de asilo internacionales así como que el Ejecutivo apruebe una partida presupuestaria extraordinaria para dar cobertura a las necesidades de los 17.680 solicitantes de asilo que tiene asignados España según el reparto que ha gestionado Bruselas.

Con un ambiente tranquilo pero sobrio, los asistentes a la manifestación de esta tarde recalcaban que con la asistencia a la marcha lo principal es mostrar la solidaridad con los pueblos que sufren unas situaciones de conflicto tan cruentas que se están viendo obligados a llamar a las puertas de Europa. Mohamed Salid Alilech, presidente de la Asociación de Jóvenes Musulmanes de España, expresaba este sábado su apoyo a todos los refugiados que están llegando a las fronteras europeas. "Pedimos un grito de solidaridad que recorra todos los rincones de Europa", imploraba el joven activista, cuya asociación ha iniciado una campaña de especial apoyo a los refugiados sirios.

Omar -"aunque mis amigos me llaman Ramón", bromea- es senegalés y lleva 10 años en España. Camina al lado de un compañero suyo, que se acerca al megáfono de los organizadores para corear alguno de los lemas de la manifestación. "Yo quiero, igual que todos nosotros, poderme mover libremente por todo el planeta", pide este joven, que considera que los gobiernos de España y Europa se han comportado de forma mezquina en su trato a los inmigrantes y refugiados. "Somos víctimas de un sistema político y económico. Yo le daría una nota negativa [a la UE], porque si hubieran querido, habrían puesto fin a este problema desde el principio", lamenta Omar.

Se sumerge de nuevo entre una multitud que porta pancartas y banderas de todos los colores mientras alguien entona desde la megafonía "ni más muertes, ni fronteras". Helena Maleno lleva años viendo como el Mediterráneo y las vallas de Ceuta y Melillan segan las vidas de inmigrantes que tratan de entrar a España por la frontera sur. Reflexiona sobre la ola de solidaridad que se ha desplegado este sábado en Madrid y en diferentes puntos de Europa y apunta que la sociedad va por delante de los dirigentes porque no tiene las manos manchadas. "No estamos manchados de sangre, ellos sí", recrimina Maleno en declaraciones a este diario, al tiempo que recuerda que las vallas en la frontera entre España y Marruecos las colocó por primera vez un gobierno socialista. "Estamos visibilizando que no queremos más muertes, que no queremos más sangre", sentencia.

El grito en apoyo a los refugiados se ha extendido este fin de semana por todo Europa. Esta mañana más de 30.000 personas abarrotaban el centro de Copenhague y en Londres, según recoge Europa Press, activistas, políticos y músicos han unido su voz en Hyde Park Corner para pedir al primer ministro, David Cameron, que acoja a un mayor número de refugiados. La Haya, en Países Bajos, Estocolmo, Padborg (lugar de entrada de refugiados en la frontera alemana), Polonia, la República Checa o Sydney han sido también escenarios durante el día de hoy de apoyo a los refugiados que buscan la protección de los estados.

Presencia del Ayuntamiento de Madrid y de formaciones políticas

Sindicatos, como CCOO y UGT y numerosos partidos entre los que destacan PSOE, IU, UPyD, Podemos, Equo-Compromís y Geroa Bai se han unido también a las manfiestaciones que se han celebrado en las diferentes ciudades de España. En la capital, el concejal de Ahora Madrid, Mauricio Valiente, ha querido mostrar también su apoyo a los refugiados en representación del Ayuntamiento madrileño.

"Es evidente que se ha reaccionado tarde y mal", ha criticado Valiente, quien ha pedido a los responsables europeos "coherencia" en la gestión del fenómeno de los refugiados. Para el político, lo que se está reclamando en las calles tiene que verse plasmado en políticas y medidas concretas, que se unan a las muestras de solidaridad de las organizaciones y de la sociedad civil.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats