La portada de mañana
Acceder
La falta de anticipación en las residencias permite que la COVID golpee de nuevo al colectivo más débil
La ley del teletrabajo avanza con el visto bueno de los empresarios
Coches y lanchas de lujo: la ostentación en TikTok del hijo de Obiang

Bloqueos de carreteras en ciudades fronterizas de México para evitar la entrada de estadounidenses por miedo a la COVID-19

Arizona se encamina a ser el nuevo foco de COVID-19 en la costa oeste de EE.UU.

David Agren

0

Durante su primera campaña presidencial, Donald Trump prometió construir “un muro grande y hermoso” en la frontera de Estados Unidos con México, y aseguró que con ello se frenaría la entrada de migrantes y también de drogas y enfermedades. Sin embargo, con los casos de coronavirus aumentando en ambos lados de la frontera, las localidades del norte de México han solicitado a las autoridades que limiten el movimiento transfronterizo, esta vez para evitar que los turistas y viajeros estadounidenses traigan el virus con ellos.

Miles de migrantes, atrapados por la pandemia entre el muro de Trump y el crimen organizado

Durante el pasado fin de semana, los habitantes de Sonoyta, en la frontera con Arizona, utilizaron sus propios vehículos para bloquear la carretera que lleva a Puerto Peñasco, una localidad costera en el Mar de Cortés y popular entre los turistas estadounidenses. Tienen intención de volverlo a hacer esta semana. “Invitamos a los turistas de Estados Unidos a quedarse en casa”, ha señalado el alcalde de Sonoyta, José Ramos Arzate, en un comunicado. “Los habitantes de Sonoyta lo hemos acordado así para salvaguardar la salud de nuestra comunidad, en un contexto de aumento de casos de COVID-19 en el estado vecino de Arizona”.

Los casos de coronavirus han proliferado en varias localidades fronterizas de Estados Unidos, incluyendo ciudades de Arizona y Texas, estados que han protagonizado intentos fallidos en su desescalada. Pese a que la información oficial evidencia que han aumentado los casos en Estados Unidos, Trump ha intentado culpar a México y ha afirmado, erróneamente, que Tijuana registra una elevada cifra de contagios.

El pasado miércoles, Trump y su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se reunieron en la Casa Blanca. El encuentro tuvo como objetivo celebrar la reciente entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (United States-Mexico-Canada Agreement, USMCA). El presidente de México celebró su amistad con el estadounidense en una primera reunión sin menciones a la migración.

Al igual que Trump, López Obrador ha ignorado los consejos sobre el uso de mascarillas y ha minimizado el coronavirus. También al igual que Estados Unidos, México no ha implementado un programa de pruebas generalizado, lo que ha provocado especulaciones sobre que los casos positivos notificados están por debajo de la realidad. El propio López Obrador se ha hecho su primera prueba de COVID-19 esta semana, en medio de los preparativos para su visita a los Estados Unidos.

Pero en los estados fronterizos de México aumenta la percepción de que la constante llegada de turistas estadounidenses y el tráfico transfronterizo obstaculiza los esfuerzos para frenar la pandemia, y han pedido al gobierno mexicano que imponga restricciones. “Es vital que se impulsen las medidas necesarias para proteger la salud de los habitantes de Sonora. Y una de las medidas tiene que ser reducir la cifra de personas que cruzan la frontera procedentes de Estados Unidos”, indicó el responsable de salud de Sonora, Enrique Clausen, a principios de este mes.

Durante el fin de semana del 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, Sonora estableció puntos de control para filtrar a las personas que entraban desde Estados Unidos, rechazando a los turistas y a otras personas cuyos viajes no se consideraban "viajes esenciales". Se hizo una excepción en el cruce fronterizo más cercano a Puerto Peñasco, lo que provocó que los residentes a lo largo de la ruta bloquearan la carretera cerca de la frontera, según informaron los medios de comunicación de Arizona.

Otros estados mexicanos también han habilitado puntos de control sanitario. Un "filtro sanitario" en Mexicali causó retrasos de más de ocho horas a los estadounidenses que querían cruzar desde Calexico, California, y que tuvieron que soportar temperaturas de hasta 40º. Los medios de comunicación locales han informado de que las autoridades incautaron más de 2.000 latas de cerveza, ya que en ciertas partes de México se ha impuesto la "ley seca" durante la pandemia.

El embajador de EEUU en México, Christopher Landau, ha instado a los estadounidenses a quedarse en su país. En un mensaje con motivo del Día de la Independencia señaló: "En las últimas semanas, diariamente cientos de miles de personas han cruzado la frontera y el 90% son ciudadanos de EEUU o titulares de tarjetas verdes. Si este tráfico no disminuye, habrá un aumento, no una disminución, de las restricciones de viaje".

Anteriormente, Landau había instado a las autoridades mexicanas a acelerar la apertura de las maquilas en la región fronteriza, afirmando que las cadenas de suministro no podían detenerse indefinidamente. El gobierno de Estados Unidos también ha enviado migrantes de regreso a México, incluyendo a personas con COVID-19. La frontera entre EEUU y México permanecerá cerrada, excepto en el caso de "intercambios y viajes esenciales", hasta el 21 de julio.

Traducido por Emma Reverter.

Etiquetas
Publicado el
10 de julio de 2020 - 22:09 h

Descubre nuestras apps

stats