Insultos racistas en la final de la Eurocopa contra los jugadores ingleses que fallaron los penaltis

El portero italiano Gianluigi Donnarumma detiene el penalti lanzado por Bukayo Saka, de Inglaterra, dante el partido de la Eurocopa 2020 disputada este domingo entre Italia e Inglaterra en el estadio de Wembley, en Londres

La victoria de Italia en la final de la Eurocopa ha traído consigo una oleada de ataques e insultos racistas contra los jugadores del equipo inglés que fallaron los penaltis, Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka. Uno de ellos, Marcus Rashford, ya había denunciado públicamente en mayo numerosos ataques discriminatorios a través de las redes sociales, así como el uso constante de emojis de mono en respuesta a sus publicaciones.

Del grito "Ku Klux Klan" en el Bernabéu al caso Diakhaby: el fútbol español, ante el reto de romper con la normalización del racismo

Del grito "Ku Klux Klan" en el Bernabéu al caso Diakhaby: el fútbol español, ante el reto de romper con la normalización del racismo

En esta ocasión, los comentarios inundaron tanto las redes sociales como las calles y bares de Reino Unido, incluyendo el propio estadio de Wembley, generando momentos de gran tensión y violencia. La situación alcanzó tal nivel de agresividad que el propio primer ministro, Boris Johnson, tuvo que poner un tuit en el que afirmaba que "este equipo inglés merece ser laureado como héroes, no recibir abusos racistas en las redes sociales". El político continuó diciendo que "los responsables de estos espantosos abusos deberían avergonzarse".

Por su parte, la Policía Metropolitana ha abierto una investigación por el abuso, informa The Guardian. "Somos conscientes de una serie de comentarios ofensivos y racistas en las redes sociales dirigidos a los futbolistas tras la final de la Eurocopa 2020. Este abuso es totalmente inaceptable, no será tolerado y será investigado", ha dichoa través de Twitter.

Varios usuarios respondieron al mensaje de Johnson acusándole de hipocresía al denunciar las agresiones racistas después de no mostrar su apoyo a la decisión del equipo inglés de hincar la rodilla antes del partido, un gesto reivindicativo en contra de la violencia y las opresiones racistas iniciado en Estados Unidos y relacionado con el movimiento Black Lives Matter. También se le echaron en cara actitudes y declaraciones previas con tintes marcadamente racistas, como cuando afirmó que "el colonialismo en África nunca debería haber terminado".

La Asociación Inglesa de fútbol criticó también los comportamientos racistas del público británico con un mensaje en el que dicen estar "asqueados porque algunos de los nuestros, que lo han dado todo por la camiseta este verano, hayan sufrido abusos discriminatorios después del partido de esta noche", afirmando que están del lado de los jugadores y compartiendo un comunicado oficial en el que se posicionan contra "todas las formas de discriminación". Desde la asociación también defienden que harán "todo lo que puedan para apoyar a los jugadores afectados mientras piden los castigos más duros posibles para cualquier persona responsable".

Etiquetas
Publicado el
12 de julio de 2021 - 10:40 h

Descubre nuestras apps