La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

Mueren dos porteadoras tras una avalancha en el lado marroquí de la frontera de Ceuta

Una mujer carga un fardo en el polígono de El Tarajal

Dos ciudadanas marroquíes de 40 años han fallecido este lunes cerca de la frontera de Ceuta tras registrarse una avalancha de cientos de personas alrededor de las 5:30 horas, cuando suele haber tumultos para acceder a la ciudad autónoma. Lo han confirmado fuentes policiales de España y Marruecos a Europa Press.

"Las porteadoras son como ratas, solo entienden el palo"

Un policía: "Las porteadoras son como ratas, solo entienden el palo"

Este mismo medio asegura que el suceso ha tenido lugar "en la colina más cercana a las instalaciones fronterizas marroquíes de Bab Sebta, donde las autoridades de Marruecos separan a las trabajadoras dedicadas al porteo de mercancías desde la localidad española hacia el Reino alauita".

Según informa Efe, las autoridades locales de la región han asegurado en un comunicado difundido por la agencia MAP que se ha abierto una investigación para dilucidar los hechos.

Estas mujeres, conocidas como porteadoras, tienen que acceder a España por un paso peatonal (llamado 'Tarajal II'), mientras que las que entran en Ceuta para otros trabajos regularizados lo hacen por la frontera oficial.

La difícil situación de las porteadoras

Europa Press recuerda que el año pasado murieron otras cuatro mujeres aplastadas en avalanchas similares. Estas mujeres llevan pesadas mercancías que cargan durante horas sobre su espalda y aguantan colas, avalanchas y/o empujones.

Según recoge Efe, el pasado septiembre, y tras la muerte de otras dos porteadoras, pisoteadas por una multitud de compañeras suyas que se apiñaban en la frontera, el ministro portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa Jalfi, anunció que habría medidas "drásticas y tangibles" en la frontera para evitar que se repitieran esos hechos, pero nunca se dieron a conocer. También la Fiscalía General ordenó en marzo una investigación sobre otro suceso similar en el mismo punto fronterizo, pero sus resultados tampoco se hicieron públicos.

Por parte española, el pasado mayo se redujo a 4.000 el número de personas que podían pasar a diario para realizar labores de porteo, y se rebajó el tiempo de paso a dos horas en cada sentido, pero eso ha traído como consecuencia que las colas de porteadores se formen ahora durante toda la noche y no ha terminado con las avalanchas.

Este comercio alegal genera cerca de 1.000 millones de euros anuales en Ceuta y Melilla, según los datos del Consejo español de Economía en 2005, recogidos en el informe estas tres entidades. Atendiendo a los datos de la Cámara de Comercio Americana de Casablanca, 45.000 personas viven de esta economía atípica de forma directa. De ellas, el 75% son mujeres.

Son ellas, las porteadoras, quienes deben transportar sobre su cuerpo los fardos (que pueden alcanzar los 90 kilogramos) que posteriormente se venderán a un lado y a otro de la frontera. El trabajo pueden realizarlo a cuenta propia o por comisión. Tras cruzar el paso fronterizo, recogen los fardos en el polígono del Tarajal (en Ceuta) o en los terrenos y camiones aparcados en el Barrio Chino (en Melilla) y los transportan a territorio marroquí. En su viaje, deben soportar condiciones extremas, e incluso violencia verbal, empujones y golpes.

Etiquetas
Publicado el
15 de enero de 2018 - 09:14 h

Descubre nuestras apps

stats