eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Peligro invisible: la realidad oculta de niñas y mujeres refugiadas y migrantes

Cuando los conflictos armados y las crisis obligan a millones de niñas y adolescentes en el mundo a abandonar sus hogares, familias y escuelas, ellas afrontan mayores riesgos y niveles de inseguridad. Se enfrentan a las mafias de trata de personas, a la violencia sexual y de género, y a los embarazos precoces, entre otras desventajas que marcarán sus vidas. A ello se suman largos períodos durante los que están privadas del derecho a la educación. Todo ello representa una limitación decisiva en el desarrollo de su potencial. Si les brindamos recursos, protección y educación, las niñas y adolescentes refugiadas podrán transformar sus vidas y las de sus familias y comunidades.

Hened. © UNICEF/UNI198627/Aggio Caldon Hened, refugiada siria, frente a la tienda de campaña en la que vive en Líbano. Con solo 14 años, ya es viuda.

Hened. © UNICEF/UNI198627/Aggio Caldon Hened, refugiada siria, frente a la tienda de campaña en la que vive en Líbano. Con solo 14 años, ya es viuda.

Las desigualdades de género son una de las más persistentes vulneraciones de derechos humanos de nuestro tiempo. Es una cuestión que nos afecta y compromete a todos: mujeres, niñas, niños y hombres. Y es que la igualdad redunda en beneficio del conjunto de la sociedad y propicia mayores niveles de desarrollo, productividad y cohesión social.

Un dato revelador: las niñas y las mujeres representan más del 50 por ciento de los más de 4,4 millones de refugiados sirios. Así, en febrero de 2016, el porcentaje de mujeres, niños y niñas ascendió a casi el 60% de las personas refugiadas y migrantes que llegan a través del mar Mediterráneo a Europa.

Solo por ser niña o mujer el grado de vulnerabilidad se multiplica tanto en origen, como en tránsito y destino. Las niñas y las mujeres tienen mayor riesgo de caer en las fisuras de los sistemas de protección, y de enfrentarse a perjuicios y negligencias.Donde haya mujeres, niñas y adolescentes, se tienen que tomar medidas para protegerlas de las agresiones y la violencia.

Se ha producido un incremento de los casos de matrimonio infantil y embarazos precoces. Todo ello conlleva graves riesgos para la salud y la integridad física y emocional. Del total de matrimonios de refugiados sirios registrados en Jordania una cuarta parte tiene entre sus cónyuges a una menor de 18 años. Las niñas que se casan antes de la mayoría de edad están más expuestas a ser víctimas de violencia de género y a limitaciones en el acceso a servicios de salud.

Como Hened al Amad, de 14 años, refugiada siria en Líbano. Se casó hace casi dos años y ya es viuda. Cuando su marido murió estaba embarazada, pero perdió al bebé “por la pena y el miedo que sentí”, asegura. A esta grave situación se le suma otro riesgo severo. Las mujeres y las niñas en las rutas migratorias son objetivo de las redes de trata de personas con fines de explotación sexual o laboral, especialmente, las niñas y adolescentes no acompañadas o que viajan solas.

¿Cómo se puede proteger a las mujeres y niñas refugiadas?  De acuerdo con un informe reciente de ONU Mujeres sobre la situación de los refugiados y migrantes en Serbia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia, las necesidades y vulnerabilidades específicas de las mujeres y las niñas rara vez son un elemento principal de la planificación e implementación de los programas de apoyo e intervención.

El 8 de marzo se votó en el pleno del Parlamento Europeo una propuesta de Resolución sobre la situación de las mujeres refugiadas y solicitantes de asilo en la UE. Su objetivo es hacer frente a las debilidades en la protección de las niñas y mujeres refugiadas y migrantes en Europa. La propuesta de Resolución, en línea con los 5 Compromisos con las Mujeres Refugiadas de ACNUR, señala que es necesario aplicar estrategias integradas contra la violencia de género e inscribir y documentar de manera individual a las mujeres para garantizar su seguridad y autonomía. Además, los procedimientos de reagrupación familiar deben velar por los derechos de las mujeres y las niñas en el acceso a la sanidad, la educación y al empleo sin depender de su cónyuge para ello.

Waad, de 13 años, siria refugiada en Líbano, fue obligada por su padre a casarse con un hombre al que no conocía. En Siria estudiaba. Ahora trabaja en el campo para ayudar económicamente a su familia, y quiere el divorcio.

Los líderes europeos, incluido nuestro gobierno, y la UE deben diseñar e implementar acciones coordinadas en las que se tengan en cuenta las necesidades específicas de las niñas y las mujeres en la actual crisis, y que incorporen medidas concretas de protección y fomento de la resiliencia. No cabe duda de que son agentes esenciales para la recuperación de las comunidades afectadas por los conflictos y los desastres, pero también para construir economías más fuertes y sociedades más saludables. Tenemos la obligación legal, política y moral de brindar una oportunidad justa a las niñas y las mujeres refugiadas y migrantes en Europa. No podemos fallar.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha