La portada de mañana
Acceder
La Atención Primaria reclama refuerzos y planificación para llevar la vacunación
Obama: "Trump y yo contamos historias diferentes sobre lo que es EEUU"
Opinión - Miente, que algo queda, por Esther Palomera

La otra curva del coronavirus: ¿está España preparada para una nueva crisis económica?

Una tienda de alimentación anuncia su cierre por vacaciones en pleno brote de coronavirus, en Madrid (España) a 10 de marzo de 2020

Hace apenas diez días, cuando España aún no estaba en estado de alarma, analistas de todo el mundo repetían las curvas de la 'V' (caída y recuperación rápidas), la 'U' (caída rápida y recuperación lenta) y la 'L' (caída rápida y recuperación lentísima) para describir los potenciales escenarios económicos que nos dejaría la crisis.

Por aquel entonces, la 'U' parecía la opción más factible: la caída ha sido rápida y habrá recuperación, pero no será repentina. Nos costará. Sin embargo, durante su comparecencia este martes tras el Consejo de Ministros, con el país paralizado y las empresas tramitando un aluvión de ERTEs, Pedro Sánchez lanzó un mensaje optimista. "El primer hito en el frente económico será frenar la caída de la producción y el empleo; el segundo, doblegar esa curva de caída. La meta será iniciar la recuperación en cuanto la emergencia sanitaria quede atrás (...) para que la salida sea en forma de 'V' y no de 'L'".

Si en el ámbito sanitario el objetivo es aplanar la curva de contagios, en el económico el Gobierno se ha propuesto darle la vuelta y relanzarla. Que la crisis económica dure lo que la sanitaria y la producción y el consumo se recuperen rápidamente en cuanto todo vuelva a la normalidad. Aunque sus primeras medidas resultaron insuficientes —se aprobaron 200 millones en créditos para pymes afectadas, exactamente la misma cantidad que hubo para hoteles de Canarias y Baleares tras la crisis de Thomas Cook— las de este martes cayeron algo mejor. El Consejo de Ministros aprobó un paquete con el que moviliza 200.000 millones de euros, cerca del 20% del PIB, de los cuales 117.000 son públicos. Tras el anuncio, la Bolsa subió un 6,4%.

"La cifra es extraordinaria, muy superior a la esperada", valora Matilde Mas, catedrática de análisis económico de la Universidad de Valencia. "La Bolsa ha reaccionado bien, aunque es cierto que estaba esperando a agarrarse a un clavo ardiendo". En una línea similar se expresaba la doctora en Economía Antonia Díaz antes de conocerla. "[Las primeras medidas] no son suficientes. Un volumen de 100.000 millones de euros sería lo deseable".

Aunque aún faltan detalles, Sánchez avanzó que de esos 200.000 millones de euros, 100.000 serán en avales para empresas: es decir, el Estado asumirá el riesgo cuando una compañía pida un préstamo al banco. La pregunta es cómo se van a instrumentar los 100.000 millones de avales, quién puede acceder a ellos y si las pymes afectadas van a querer pedir préstamos, dado que eso no soluciona su bajón en ingresos y a medio plazo las endeuda más.

En el plano laboral, cualquier trabajador afectado por un ERTE recibirá la prestación por desempleo –70% de su sueldo– aunque no tuviera el mínimo cotizado, al tiempo que a su empresa se le perdonará el pago de cotizaciones a la Seguridad Social. También queda aprobada una moratoria en el pago de las hipotecas (de momento, no en los alquileres). Y los autónomos que cesen su actividad tendrán más fácil acceder al llamado 'paro de los autónomos'. El resto deberá seguir pagando su cuota.

Una nueva crisis

¿Llega España en forma a esta nueva crisis económica? ¿Tienen hogares y empresas colchón para hacer frente al parón... y para impulsar su consumo hasta conseguir una 'V' después?

"El problema está en la reacción del mercado de trabajo", considera Díaz. "Aunque las familias han saneado sus cuentas, su situación financiera no es boyante".

La economía de los hogares españoles ha cambiado mucho desde 2008. "Las familias están menos endeudadas", explica Mariam Camarero, profesora de Economía de la Universidad de Valencia. "Quizá son las únicas que, después de la crisis, han hecho lo que se llama 'desapalancar'". Tras los años de la burbuja, cuando los créditos a la vivienda alcanzaron picos de hasta 170.000 millones de euros concedidos (dato de 2006), el importe de estas operaciones se desplomó. En los últimos años ha repuntado de nuevo junto a los créditos al consumo, alentados por bancos y entidades financieras que ven en ellos una buena forma de sacar rentabilidad.

"No es que la gente haya querido endeudarse, es que ha habido muchas ofertas de créditos porque el negocio bancario estaba mal, tenía liquidez y no sabía qué hacer con ella. A largo plazo hay menos endeudamiento: la gente ha devuelto hipotecas por miedo a quedarse entrampada".



Durante la crisis de 2008, las familias españolas ahorraban más que durante la recuperación, porque sabían que la situación económica era mala y querían tener colchón. La tasa de ahorro —que mide la diferencia entre ahorro bruto y renta bruta disponible— repuntó a finales del año pasado, cuando se oyeron ecos de una posible desaceleración. Con el recuerdo de la de 2008 presente, los españoles volvieron a ahorrar.



El consumo creció en 2019 pero a menor ritmo que en años anteriores. También el mercado inmobiliario daba síntomas de enfriamiento tras cinco años de subidas, tanto en compraventa como en alquiler. Aunque las voces del sector lo achacaban a la entrada en vigor de la ley hipotecaria, los altos precios y la dificultad de los jóvenes de comprar una vivienda (dedican un alto porcentaje de su sueldo al alquiler y no pueden ahorrar para una entrada) también han tenido mucho que ver.

El cambio más evidente en la economía real desde 2008 está en el mercado laboral, más precario que entonces. Los españoles han perdido capacidad adquisitiva porque sus salarios se han devaluado: de media, un 1,9%; por sectores, con caídas de hasta el 9%.



"Han bajado todos los salarios", continúa Camarero. "Habíamos perdido competitividad. La inflación de los años previos fue muy alta y la compensamos con salarios públicos y privados, que cayeron. También aumentó mucho el desempleo". Y aunque ha descendido el número de trabajadores con contratos temporales respecto al total de ocupados, los trabajadores se enfrentan ahora a una temporalidad más precaria, con un gran aumento de los contratos temporales más cortos.

España endeudada

La crisis del coronavirus ha pasado en pocas semanas de ser un 'shock' de oferta (con China paralizada, los suministros no llegaban al resto del mundo y muchos sectores se quedaban sin piezas o material para trabajar) a un auténtico 'shock' doble, tanto de oferta como de demanda, porque salvo alimentación y productos de higiene y sanitarios no se puede consumir.

Las familias lo afrontan poco endeudadas y con menor capacidad adquisitiva, pero el Estado llega peor. "La economía está en muy mala situación para enfrentarse a una crisis", considera Camarero. "El país está endeudado, tanto interna como externamente. Hay varios indicadores que lo corroboran". La deuda pública supone el 97,9% del PIB. Ningún Gobierno ha cumplido sus objetivos de déficit. La deuda externa ha ido mejorando, pero todavía supera los límites establecidos por Europa (35%): supone el 77% del PIB.



"Habría sido deseable una reforma fiscal para aumentar la eficacia recaudatoria del Estado. Recordemos que nuestra capacidad de recaudación es menor que la de otros países de la OCDE con PIB similar", añade Díaz. "Nos tendremos que apañar".

"No hemos hecho los deberes como país en solventar el problema del déficit y la deuda. Tendría que haber sido más radical", continúa Mas. "Ahora llega este momento y tienes que hacer un gasto perfectamente justificado, que no supone endeudarte de por vida. No me sirve que Europa amplíe los márgenes [la Comisión ha abierto la mano y no computará los gastos derivados del coronavirus en el déficit]. Se necesita una respuesta coordinada de toda la Unión, no decir que tú te pagas los gastos y ya te arreglarás".



Para las economistas consultadas, las medidas de liquidez y moratorias para las familias y empresas afectadas van en buena dirección. Para que la curva tenga forma de 'V', o al menos de 'U' pronunciada, deberían ir acompañadas de políticas fiscales expansivas; esto es, de bajadas de impuestos para estimular la demanda. El problema es que España no tiene mucho margen de maniobra aquí.

En un artículo publicado en el blog de economía Nada es Gratis, Antonia Díaz y el economista Luis Puch sugieren subir impuestos a las grandes empresas y beneficiadas de la crisis. "Hay grandes empresas beneficiadas: tecnológicas y distribución. Estos sectores podrían pagar más, ya sea que adelantes impuestos, ya sea quitándoles deducciones...", dice Díaz a este periódico. "Es tiempo de ser imaginativo porque, tarde o temprano, habrá que subir impuestos. Mejor ahora a quien se beneficia de la crisis, para ayudar a los más perjudicados".

La peor consecuencia, la que el Gobierno y los propios españoles quieren evitar a toda costa, es la destrucción de empleo. "Sería el peor de los escenarios", concluye Mas. "Hay que defender a las empresas solventes, porque son las que contratan trabajadores. Luego, la discusión de la V, la U o la L... dependerá del tiempo que se tarde de salir en este agujero".

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2020 - 22:08 h

Descubre nuestras apps

stats