Escrivá confirma que los ERTE rondan los 400.000 expedientes y afectan a unos tres millones de trabajadores

El minsitro José Luis Escrivá, junto a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la pasada rueda de prensa del paro.

El número de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) debido a la crisis del coronavirus y a cuántos trabajadores alcanza esta medida todavía no se ha comunicado desde el Gobierno central, a falta del recuento final de todas las Comunidades Autónomas, según ha explicado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Este miércoles el ministro de la Seguridad Social ha confirmado que las cifras rondan los 400.000 expedientes presentados y los tres millones de trabajadores, en su respuesta a las preguntas realizadas en un acto del Consejo General de Economistas por videoconferencia.

“Tenemos cifras de esa magnitud”, ha reconocido el ministro sobre los ERTE, a la pregunta del entrevistador sobre si los ERTE se situaban en números cercanos a esos 400.000 expedientes y tres millones de empleados incluidos en los ERTE, que han publicado varios medios con cálculos de las cifras que van facilitando las diferentes comunidades autónomas. El ministro no ha aportado cifras concretas, pero ha confirmado que rondan esa magnitud.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, informó en la rueda de prensa del paro del mes de marzo, celebrada la semana pasada, de que el número de prestaciones de desempleo reconocidas hasta el momento alcanzaba a unas 620.000 personas.

El ministro de la Seguridad Social ha destacado el “esfuerzo” del Gobierno y la Seguridad Social de proveer de protección social a las personas que se vean afectadas por esta crisis, ya sea por la pérdida temporal de sus empleos o por una pérdida de ingresos que les deje en una situación de indefensión.

Según las estimaciones del ministro Escrivá, con las medidas que ha tomado el Gobierno se está logrando “una protección de rentas” que afecta a un porcentaje de la población activa “cercana a un 25% o 30%. Algo verdaderamente de una dimensión extraordinaria”.

“Acelerar” el ingreso mínimo vital

Más allá de los trabajadores alcanzados por ERTE en esta crisis y los autónomos que han pedido la prestación extraordinaria por cese de actividad (que el ministro ha cifrado en más de 800.000 en estos momentos), el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha explicado que su equipo trabaja para “acelerar” la implantación del Ingreso Mínimo Vital en todo el estado para garantizar un mínimo de renta a las personas con un nivel de renta muy bajo.

Aunque el Escrivá había pensado en desplegar este Ingreso Mínimo Vital en 2021, con la aprobación de los Presupuestos de este ejercicio, ahora los planes han cambiado debido a la crisis derivada de la epidemia de la COVID-19.

El responsable de la Seguridad Social ha explicado que, aunque puede que estas personas en situación de gran vulnerabilidad económica no se vean directamente afectadas por esta crisis, con pérdida de empleos por ejemplo, sí lo hacen en gran medida de manera indirecta. “Estos colectivos suelen resentirse cuando el entorno general económico se torna más adverso”, ha apuntado el ministro, por lo que “tiene todo el sentido lo adelantemos”.

Escrivá ha insistido en que este ingreso mínimo no será una “renta universal”, sino que estará dirigida a estos colectivos con mayores dificultades económicas, teniendo en cuenta su situación de dependencia de hijos a cargo o si son familias monoparentales, entre otras circunstancias.

El diseño de la medida en el que trabaja el Ministerio apunta a un ingreso para “los hogares”, no las personas, y en el que se pueda compatibilizar recibir esta prestación de la Seguridad Social con incentivos para integrar a estas personas socialmente, ya sea en el mercado laboral, como a nivel sanitario, trabajando la integración de personas con drogodependencia y enfermedades mentales, ha explicado el ministro.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats