La UE pide a los bancos que no repartan dividendos ni paguen bonus a sus directivos para disponer de más dinero para prestar

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y el comisario de Finanzas europeo, Paolo Gentiloni.

Bruselas quiere que la banca de ejemplo en medio de la crisis del coronavirus. Un sector cuyas principales entidades ganaron 13.500 millones en 2019, que puede verse afectado por impagos en la crisis y al que la Comisión Europea reclama "una señal contundente" de su "compromiso en la gestión de la emergencia" por el coronavirus. Bruselas, así, alienta a los bancos y las autoridades de supervisión a utilizar la flexibilidad en los marcos contables y prudenciales de la UE.

La UE pide a los bancos que no repartan dividendos para disponer de más dinero para dar créditos a familias y empresas

El Ecofin pide a los bancos que no repartan dividendos para disponer de más dinero para dar créditos a familias y empresas

"En la situación excepcional actual", afirma la Comunicación del Ejecutivo comunitario, "no repartir dividendos supone un ajuste prudente en los bancos".  Bruselas recuerda que "los supervisores han pedido a los bancos que se abstengan de distribuir dividendos y hacer recompras de acciones durante la crisis de COVID-19".

La Comisión Europea reconoce que el cumplimiento de estas recomendaciones haría que "el sector bancario enviara una fuerte señal de que está comprometido colectivamente a desempeñar su papel en la gestión de la emergencia".

"En las circunstancias actuales", prosigue Bruselas, "los bancos también están invitados a adoptar un enfoque conservador para el pago de la remuneración variable. La EBA [Autoridad Bancaria Europea] y el presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo han alentado a los bancos a ejercer moderación con respecto a los bonus, y varios supervisores nacionales ya han tomado algunas medidas al respecto".

"Es de suma importancia que todos los recursos disponibles de los bancos, incluidos los asignados para bonos, se movilicen, en la medida de lo posible, para reforzar la solidez de los bancos, su capacidad de préstamo y, en última instancia, apoyar a sus clientes", sentencia la Comisión Europea.

"Para los bancos, moderar la cantidad de bonos pagados a sus directivos y a los que ganan más en estos tiempos difíciles también es una forma de expresar solidaridad con los afectados por el brote de COVID-19".

La Comisión Europea ha adoptado este martes un paquete bancario "para ayudar a facilitar préstamos a hogares y empresas en toda la Unión Europea", explica Bruselas: "El objetivo es garantizar que los bancos puedan seguir prestando dinero para apoyar la economía y ayudar mitigar el impacto económico significativo del coronavirus".

Bruselas sostiene que "las reglas establecidas después de la crisis financiera han asegurado que los bancos de la UE sean ahora más resistentes y estén mejor preparados para hacer frente a las crisis".  La Comunicación de la Comisión Europea de este martes "recuerda que las normas de la UE permiten a los bancos y sus supervisores actuar de manera flexible pero responsable durante las crisis económicas para apoyar a los ciudadanos y las empresas, especialmente las pequeñas y medianas".

Y el reglamento de de este martes "incorpora algunos cambios específicos para maximizar la capacidad de las instituciones de crédito para prestar y para  absorber las pérdidas relacionadas con la pandemia de coronavirus, al tiempo que garantiza su resiliencia".

La Comisión "colaborará con el sector financiero europeo para explorar cómo puede desarrollar las mejores prácticas que puedan apoyar aún más a los ciudadanos y las empresas. La respuesta de la UE a esta crisis debe coordinarse para evitar la fragmentación nacional y garantizar la igualdad de condiciones".

El Ejecutivo comunitario ha propuesto algunas enmiendas a las reglas prudenciales bancarias de la UE (el Reglamento de Requisitos de Capital) para maximizar la capacidad de los bancos de prestar y absorber pérdidas relacionadas con el coronavirus. 

Bruselas, así, propone "medidas temporales excepcionales" para aliviar el impacto inmediato del coronavirus, "adaptando el calendario de la aplicación de las normas internacionales de contabilidad en el capital de los bancos, tratando de forma más favorable los públicos concedidos durante esta crisis, posponiendo la fecha de aplicación de la ratio de apalancamiento y modificando la forma de excluir ciertas exposiciones del cálculo de la relación de apalancamiento".

La Comisión también propone "adelantar la fecha de aplicación de varias medidas acordadas que incentivan a los bancos a financiar empleados, PYME y proyectos de infraestructura".

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de una economía que funciona para las personas, ha afirmado: "El sector bancario puede hacer mucho. Estamos utilizando toda la flexibilidad de las normas bancarias de la UE y proponemos cambios legislativos específicos para permitir que los bancos mantengan la liquidez para que los hogares y las empresas puedan obtener la financiación que necesitan".

Etiquetas
Publicado el
28 de abril de 2020 - 13:15 h

Descubre nuestras apps

stats