Fallece un residente en el centro habilitado por la Diputación de Álava para agrupar a 170 ancianos con coronavirus

Entrada de la residencia Zadorra, en Vitoria

La residencia de ancianos Zadorra de Abetxuko, a las afueras de Vitoria, ha registrado en las últimas horas el fallecimiento de uno de los internos, el primero en este centro y el vigésimo cuarto en toda la red tanto pública como privada de Álava, según fuentes familiares. Se da la circunstancia de que la Diputación, competente en la materia, había designado este jueves Zadorra como "centro de referencia" para agrupar allí hasta 170 infectados con Covid-19 -hay al menos 119 casos activos descontando los decesos-, un plan que ha soliviantado a los trabajadores y que tampoco había sido comunicado a las familias del medio centenar de internos no positivos en coronavirus que ahora han de ser trasladados en ambulancias a otros centros como Caser Armentia o Miñano.

Según las fuentes consultadas, aunque la Diputación ofreció como último dato actualizado a 24 de marzo que había 5 positivos por coronavirus entre los mayores, la cifra actual alcanza ya los 16 casos. Además, hay una veintena de trabajadoras de baja, varias de ellas ya diagnosticadas con el neovirus. Álava no ha informado del volumen de gerocultores infectados, pero hay casos ya conocidos en más instalaciones. 

Desde dentro de Zadorra no comparten el plan de la Diputación, que debería estar listo el próximo miércoles. "Esto hay que pararlo como sea", claman mientras, desde primera hora de este viernes, una empresa de mudanzas ya está instalando las camas adicionales para ampliar las plazas de 100 a 170, para lo que se están convirtiendo en dobles habitaciones que antes eran individuales.

Aunque hay planes para reforzar la plantilla del nuevo centro de referencia y medicalizar aún más sus servicios, las gerocultoras advierten de que "no hay materiales de protección" suficiente para afrontar esta "guerra" y añaden que el personal hasta la fecha estaba escaseando. "No vamos a tener capacidad. Rechazan las ofertas de trabajo y, si las aceptan, a los dos días cogen la baja. La gente tiene miedo", alertan desde dentro.

Además, denuncian que no se haya contado con los familiares de los residentes para decidir su traslado. Advierten de que el personal contagiado ha atendido también a algunos de ellos y que, aunque hasta el momento no han dado positivo en Covid-19, podría resultar un riesgo enviarlos a otros centros externos. Quejas familiares se han escuchado en las últimas horas también tras la decisión del Servicio Vasco de Salud de enviar a Rioja Alavesa a internos del centro mixto residencial y de paliativos San Onofre (de IMQ), ubicado en el otro extremo de Vitoria. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps