La portada de mañana
Acceder
El incremento de la transmisión asoma a España a una segunda ola
Las 'amistades peligrosas' de Juan Carlos I
Análisis - ¿Un buque de carga abandonado en Beirut? Más frecuente de lo que parece

La deuda se lleva ya más de la mitad del gasto en Políticas Sociales

Euskadi está "rozando el fondo de la recesión económica", pero el consejero de Hacienda, Ricardo Gatzagaetxebarria, ha dejado claro en la presentación del proyecto de Cuentas para 2014 que eso "no supone salir de la crisis". Y hay un elemento que sigue pesando como una losa -y cada vez pesará más- en el gasto del Ejecutivo Urkullu: la deuda. Solo en amortización de intereses, el Gobierno ha consignado 537,7 millones en el anteproyecto de Ley de Presupuestos que se presentara en la Cámara el próximo jueves. De hecho, esa partida es más de la mitad del dinero previsto en las Cuentas para el Departamento de Empleo y Políticas Sociales.

El gasto social baja, las Ayudas de Emergencia Social crecen

Sin embargo, el consejero de Empleo y Políticas Sociales, Juan Mari Aburto, puede estar de enhorabuena. Su Departamento es el que más crece, un 19,7% (de 796 millones de euros a 952 millones). Y eso se traducirá en un incremento de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y de la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV), en total 384,5 millones se llevan ambas partidas, destinadas a los más desfavorecidos de la sociedad. Las Ayudas de Emergencia de Social (AES) -que se habían quedado colapsadas por falta de fondos- crecen en un 18,5%, algo más de tres millones de euros.

Este año, se habrá gastado en este capítulo 199,9 millones de euros. Y Urkullu, que en la oposición fue inmisericorde con el crecimiento exponencial de la deuda del gobierno Patxi López, aunque de manera mucho más moderada, sigue el mismo camino ahora que está en Ajuria Enea. De hecho, para 2004 su presupuesto tiene previsto "un endeudamiento bruto de 1.315.3 millones de euros", según precisó el consejero de Hacienda al desgranar las Cuentas para el próximo año.

La mayor capacidad de endeudamiento (gracias al incremento del techo de déficit hasta el 1,2%, frente al 0,7% de este año) y el crecimiento de las inversiones son las dos razones que explican este crecimiento. Sin llegar a ser un presupuesto expansivo -ya lo ha advertido el lehendakari en las últimas semanas-, el proyecto se aleja de los niveles del fallido proyecto, que tenía un techo de gasto de 9.316 millones de euros y un recorte de 1.249 millones de euros. El volumen de inversiones totales pasa de 1.081 millones de euros a los 1.193 millones. Pero si aportamos el volumen de inversiones reales, exactamente 531,3 millones de euros, hay una subida más limitada (7,8%). Una partida en la que ya van incluidas los 350 millones de euros destinados anualmente a la construcción del Tren de Alta Velocidad (TAV).

El consejero de Economía, Ricardo Gatzagaetxebarria, presentó la semana pasada a una delegación del PSE-EE las líneas maestras de las Cuentas para 2014, con esos 10.215 millones de gasto. La negociación inicial será con los socialistas, con los que el PNV mantiene una "relacion prioritaria" tras el acuerdo fiscal y de reactivación económica, aunque también habrá contactos con el resto de partidos. Gatzagaetxebarria ha asegurado que tras el encuentro mantenido la pasada semana considera que el PSE no ha planteado "oposición a las líneas generales del presupuesto". La portavoz de los socialistas vascos, Idoia Mendia, aseguró ayer que el nuevo presupuesto "demuestra que los socialistas teníamos razón cuando nos opusimos a las Cuentas propuestas por el lehendakari Urkullu para este año". Mendia subrayó que "había una alternativa a los recortes, y esta pasaba por adoptar las medidas necesarias para evitarlos".

El PP, por boca de su portavoz Económico, Antón Damborena, adelantó que le exigirá al Ejecutivo que contenga el gasto corriente y priorice el gasto social e impulse política para conseguir "el mantenimiento de empresas y puestos de trabajo". El PP no ha mantenido aun ninguna reunión con el Gobierno. Damborena, sin embargo, avanzó que "es evidente que no hay que seguir disminuyendo la RGI o que habría que dotar a las AES con más fondos, dado que se ha demostrado que no llegan y que prácticamente en junio se han acabado".

Más de 4.000 puestos de trabajo menos en 2014

Con todo, los Presupuestos del fin de la recesión -el próximo año se crecerá un 0,9%, pero aun se destruirán más de 4.000 puestos de trabajo- no llega al gasto de las últimas Cuentas aprobadas, las de 2012. Esas cuentas se acercaron a los 10.500 millones de euros e incluían ya un recorte superior a los 100 millones de euros frente al anterior elaborado por el gabinete de Patxi López.

Después de conocer las líneas maestras de las Cuentas -el consejo de Gobierno dió ayer luz verde al anteproyecto-, tras la reunión del último Consejo Vasco de Finanzas, Urkullu ya sabe al menos que la previsión de recaudación para esos presupuestos se incrementa en un 4,2% y que eso supondrá disponer de, al menos, 349 millones de euros más. Junto a las emisiones de deuda previstas para el ejercicio que viene, el Ejecutivo dispondrá de 464 millones de las aportaciones de las diputaciones. Pero también sabe que debe seguir pagando la abultada herencia de amortización de deuda del anterior gobierno. Y eso es un lastre claro que seguira creciendo los próximos años.

Etiquetas
Publicado el
29 de octubre de 2013 - 19:35 h

Descubre nuestras apps

stats