Ser una persona sorda en la mesa electoral y con mascarilla: "Sin intérpretes no podemos vivir"

Iñaki y su intérprete en la mesa electoral este 12 de julio

Es la tercera vez que a Iñaki Fernández le toca formar parte de una mesa electoral. La primera, hace 20 años, lo rechazó por la falta de accesibilidad. Por aquel entonces, para acudir a la mesa electoral no se le proporcionaba un intérprete de lenguaje de signos, y al ser Iñaki una persona sorda, pudo evitar el mal trago de estar todo el día en una mesa sin entender ni ser entendido entregando el certificado de discapacidad. Hace ocho años, le volvió a tocar y aunque esa vez sí que le proporcionaron un intérprete, al ser suplente pudo volver a librarse. Este 12 de julio, sin embargo, Iñaki ha tenido que ser el primer vocal de una de las mesas electorales en Barakaldo (Bizkaia), con intérprete, pero con una dificultad añadida que le impide en muchas ocasiones y acciones cotidianas entender a las personas: la mascarilla.

"No hay barreras de comunicación gracias a la intérprete, pero el peor problema es el uso de las mascarillas a raíz del coronavirus. Es lo que más daño nos hace a las personas sorda. Con las mascarillas no entiendes. Es visual todo lo que hacemos e influye mucho. Las personas sordas leemos la boca, es lectura labial. Si yo no puedo leerlo, si no veo la vocalización, no puedo entender. La mascarilla es la gran barrera ahora", indica Iñaki, que puede realizar esta entrevista con eldiario.es gracias a una intérprete que le ha proporcionado la federación de personas sordas en Euskadi, Euskal Gorrak.

Desde Euskal Gorrak están trabajando en una mascarilla que contenta partes transparentes para facilitar la comprensión de las personas sordas que entienden mejor al leer los labios. "Crearon una pero no estaba homologada, no se puede usar. Si volvemos al confinamiento, si volvemos a empeorar con el coronavirus, esto a las personas sordas nos supone una barrera increíble. Entiendo los protocolos, tenemos que llevar mascarilla, es una necesidad, ¿pero nosotros cómo superamos esta barrera? A mi es algo que me agobia, me estresa. Es una incomodidad tremenda", señala.

La larga lista de personas que acuden a votar en esta zona de Bizkaia van pasando de una en una al Colegio Público Mukusuluba siguiendo los protocolos de seguridad que se basan en llevar mascarilla, echarse gel desinfectante en la entrada, acudir tan solo a la sala acondicionada para realizar tu voto y salir del recinto por un lugar diferente al que se entra, tres pisos más abajo. Una vez dentro, Iñaki y otros dos compañeros les preguntan su nombre, recogen el DNI y apuntan el número. Iñaki, a la izquierda de la mesa, es el encargado de tachar de la lista a las personas una vez hayan introducido su voto en la urna. La intérprete, da voz al número que Iñaki expresa con sus manos para que el resto de sus compañeros de mesa lo comprendan sin dificultad.

"Gracias a la intérprete todo es mucho más fácil. Si vas a cualquier hospital o a cualquier sitio de la administración pública o privada debería haber servicio de intérprete las 24 horas. Si yo voy y no hay servicio de intérprete, es una barrera muy dura porque sin intérprete no podemos vivir, lo necesitamos. Sordos somos bastantes, pero las intérpretes son pocas. Las administraciones públicas deberían aumentar el servicio de intérprete. Es un problema serio. Me gustaría pedir a todos los políticos que cumplan con esto, que nos afecta. Falta aumentar el número de intérpretes. Que dejen de prometer y que cumplan, que para nosotros esto es una barrera diaria", lamenta Iñaki.

Etiquetas
Publicado el
12 de julio de 2020 - 16:57 h

Descubre nuestras apps

stats