La portada de mañana
Acceder
El contrato secreto para vender armas a Arabia Saudí que autorizó Rajoy
Belarra: "Necesitamos el Podemos más fuerte para que Yolanda sea presidenta"
Opinión - La libertad de contaminar y otras batallas 'liberales', por Ignacio Escolar

La vacunación cae a la mitad en Euskadi en la última semana, de 62.000 a 31.000 dosis al no contar con AstraZeneca

Almacén de Hernani en el que se guardan las vacunas contra la COVID-19

La administración de vacunas contra la COVID-19 ha caído de 62.254 a 31.511 en Euskadi durante la pasada semana como consecuencia de la paralización de AstraZeneca, que se retomará este miércoles. En las últimas 72 horas, de media, se han inyectado 2.239 vacunas diarias. Es un dato peor también que empeora el de hace dos semanas, cuando se pusieron 50.021 dosis. Según los datos más recientes del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), son 74.201 las personas ya protegidas, el 3,40% de la población y 1.205 más que este viernes.

El total de dosis utilizadas es de 273.126. Si se analiza el informe comparativo del Ministerio de Sanidad, Euskadi continúa a la cola con un 73,1% de uso respecto del total disponible, por debajo del 82,3% de media. Se confía en que el proceso con AstraZeneca sobre el tapete vuelva a adquirir velocidad el ritmo. Y, además, de mantenerse las proporciones actuales de suministros en España, a partir de abril y hasta junio podría manejar unas 180.000 dosis de la nueva vacuna ya autorizada, la de Jonhson & Johnson, que además tiene la ventaja de ser monodosis. La ministra Carolina Darias ha dicho que supondrá el aldabonazo definitivo para que el proceso de inmunización vaya siendo generalizado.

Euskadi retomará como el resto de comunidades la vacunación con AstraZeneca este miércoles. Quedaron colgadas por la repentina paralización para analizar posibles efectos secundarios graves que ya se han descartado alrededor de 1.500 citas y hay 37.090 unidades esperando a ser distribuidas. La novedad radica en que el protocolo ha cambiado de una semana para la otra. Ahora el límite de edad para administrar el producto de Oxford pasa de 55 a 65 años. Toca, por lo tanto, convocar a los profesionales de servicios esenciales como la Ertzaintza o Educación más mayores que habían quedado fuera inicialmente.

Al mismo tiempo, se anuncia ya que se ampliará la cobertura a la población en general de 65 años hacia abajo. Fuentes del Departamento de Salud que dirige Gotzone Sagardui muestran su inquietud por lo caótico que puede resultar el proceso ya que quedaban pendientes de iniciar otros grupos "esenciales" tales como cajeros, transportistas y personal del transporte público, abogados del turno de oficio o funerarias. ¿Seguirán estando priorizados o tendrán que ponerse a la cola con el resto de la población? Por otro lado, la inmunización general de menores de 65 años se plantea cuando el proceso ni siquiera está iniciado desde los 65 a los 80 años y sin completar de ahí en adelante. Hasta el miércoles pasado, entre los nonagenarios había un 89% de la población diana con una primera dosis, 30.565 personas; entre los octogenarios el porcentaje con un pinchazo bajaba al 24% pero son más personas, 31.493.

El objetivo declarado es que "para junio" estén vacunados todos los mayores de 70 años, que son 367.258 en Euskadi, por lo que se precisarían 734.651 dosis de Pfizer, que es la vacuna que se emplea con ellos. Este lunes eran un total de 239.850 y buena parte de ellas (alrededor de 80.000) han ido a la doble vuelta con los profesionales sanitarios. En Osakidetza un 14% espera la segunda dosis, mientras en la privada un 21,5% aún no tiene la primera.

En nuestros especiales interactivos, se pueden consultar todos los datos sobre la evolución de la pandemia en Euskadi, sobre los positivos y fallecidos en todas y cada una de las residencias de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y el avance día a día de la campaña de vacunación. También tenemos mapas con los brotes más destacados.

Etiquetas
Publicado el
22 de marzo de 2021 - 21:29 h

Descubre nuestras apps

stats