Extremadura estudia la ampliación del horario del comercio y un calendario de apertura para la hostelería

La hostelería de Extremadura, pendiente de las medidas que anunciará Sanidad tras el consejo de gobierno

El Consejo de Gobierno, que se reúne esta mañana, continuará flexibilizando las restricciones impuestas en Extremadura, algunas desde principios de enero, debido a la evolución favorable de la situación epidemiológica. Tras la apertura parcial del comercio minorista, las miradas se dirigen ahora a la hostelería.

Por un lado, la Junta estudia ampliar el horario de apertura del comercio minorista también por la tarde y la mañana del sábado e incluir a las grandes superficies. Desde el pasado viernes solo pueden abrir las tiendas con una superficie igual o menor a 400 metros cuadrados de lunes a viernes entre las 10 y las 14 horas.

Además, sobre la mesa del presidente y de los consejeros también está la relajación de las medidas que afectan a bares y restaurantes, cerrados por completo en las localidades con más de 3.000 habitantes. Algunas fuentes señalan que lo que se analizará será un calendario de apertura para satisfacer al sector, que no ve rentable una apertura de sus negocios a medio gas, es decir, solo las terrazas y unas pocas horas al día, como sucede ahora en el comercio.

Hay que recordar que el cierre de la actividad no esencial (tiendas, bares y restaurantes) en las localidades con más de 3.000 habitantes –al principio solo se aplicó a las de más de 5.000- y el cierre perimetral de todos los municipios se pusieron en marcha con el objetivo de evitar lo máximo posible la movilidad de las personas ante el incremento desbocado de los contagios en Extremadura.

Desde el 21 de enero también están cerrados los gimnasios, escuelas de baile, museos y cines. En principio la clausura era de 14 días, que se cumplen esta semana.

Por otro lado, la Junta de Extremadura prevé prorrogar durante una semana más, al menos, el cierre perimetral de todos los municipios, con lo que, salvo causa justificada, los extremeños seguirán sin poder abandonar su término municipal.

También se extenderá el toque de queda desde las 22 horas hasta las seis de la mañana.

Incidencia a la baja

Las restricciones impuestas en Extremadura son las más duras desde la primera ola, pero, a tenor de los indicadores sanitarios, parece que están dando resultado. No obstante, el consejero de Sanidad, José María Vergeles, explicó la semana pasada que no se trata de una desescalada, algo que llegará cuando la incidencia acumulada de la comunidad a los 14 días baje de los 500 casos por cada 100.000 habitantes.

A pesar de que los datos siguen estando por encima de la media nacional, que está en los 846 casos por 100.000 habitantes, lo que sí es cierto es que la incidencia acumulada en la región continúa en descenso. En la actualidad se sitúa en 916,92 casos por 100.000 habitantes a los 14 días, siendo la novena región con la incidencia más alta del país; y en 339,04 casos a los siete días (también la novena).

En cuanto a la situación en la mayores ciudades, destaca la evolución de Cáceres, con una incidencia de 459 casos a los 14 días; Mérida con 733, Villanueva de la Serena con 744, Plasencia 804 y Almendralejo con 916, según datos del Servicio Extremeño de Salud con fecha del lunes 1 de febrero.

Badajoz (1.020) y Don Benito (1.068) son las ciudades de mayor tamaño que aún tienen una incidencia por encima de la media regional.

Entre las localidades mayores de 5.000 habitantes con mejor comportamiento epidemiológico se encuentran Montehermoso (174), Jaraíz de la Vera (308), Jerez de los Caballeros (333), Moraleja (400) y Oliva de la Frontera (408).

División entre los empresarios

Debido a estas cifras, el ejecutivo regional podría plantearse suavizar las medidas para el sector hostelero, uno de los más afectados por la crisis de la COVID-19. Pero entre los empresarios de bares y restaurantes hay posturas encontradas porque una apertura solo de terrazas y veladores con un horario restringido de unas pocas horas al día –como sucede con el comercio minorista- no parece rentable para todos.

La patronal extremeña mantiene contactos periódicos con la Junta para evaluar las restricciones y las posibles flexibilizaciones en el sector servicios y en una nota de prensa enviada este martes indica un camino que posiblemente tome la Administración regional.

La CREEX propone una ampliación del horario de las tiendas para que abran también de 16 a 18 horas de la tarde y que se incluya, además, a las grandes superficies.

En el caso de la hostelería, la entidad no cree que se anuncie una reapertura a tenor del grado de incidencia de contagios actual, y más “cuando ahora se evalúa" qué movilidad ha generado la flexibilización en el comercio.

Por este motivo, la patronal ha trasladado al Gobierno regional que tras el consejo de gobierno ofrezca un anuncio donde incluya “un posible calendario”, donde se fije una fecha probable, sujeta a la evolución de la pandemia, donde los empresarios del sector conozcan que pueden abrir en los mismos términos en cuanto a horarios y aforos que antes del 5 de enero.

Etiquetas
Publicado el
3 de febrero de 2021 - 08:01 h

Descubre nuestras apps

stats