Feijóo usará su mayoría para aprobar una ley que le permita restringir derechos fundamentales sin necesidad de estado de alarma

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

La Xunta de Galicia acaba de anunciar una reforma de su legislación sanitaria que permitirá restringir libertades y derechos fundamentales de la ciudadanía. El jefe del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, aseguró esta mañana que pretende tener cuanto antes una legislación para "regular con mayor seguridad jurídica y claridad" la pandemia. La norma, sin embargo, seguirá dejando en manos del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia el respaldo de las medidas que quiera tomar la Xunta y que afecten a derechos fundamentales, como ocurre actualmente.

La tesis de Alberto Núñez Feijóo y de su partido es que una pandemia debe regularse a través de la legislación y no de un estado de alarma que, a su parecer, tiene un "enorme impacto reputacional" para España. El presidente de la Xunta comenzó a inicios de mayo a reclamar una modificación legislativa de la normativa sanitaria estatal para limitar derechos básicos de la ciudadanía, que expertos en derecho constitucional consideran no viable, y unos meses después, en agosto, anunció que presentaría "una nueva ley orgánica de salud". No fue hasta la primera semana de octubre cuando Feijóo remitió a Pedro Sánchez su propuesta, obviando el texto para la modificación de la ley orgánica de salud que su formación, el Partido Popular, ya había registrado en el Congreso. Ahora, la Xunta continúa su oposición al estado de alarma -que Feijóo insiste en llamar "de excepción"- con cambios en su ley autonómica de salud.

"Entendemos que si el Gobierno de España regulaba non era imprescindible una ley gallega específica. Entendido que el Gobierno no va a regular una ley orgánica, nosotros sí que vamos a hacerlo para tener mayor seguridad jurídica y claridad", afirmó Feijóo esta mañana tras la reunión semanal de su Ejecutivo. Mediante esta reforma, que presentará el PP y que se tramitará con la mayor agilidad posible dada su mayoría absoluta en el Parlamento gallego, el Gobierno gallego pretende concretar qué medidas puede tomar en caso de pandemia, incluidas las que limitan derechos fundamentales.

Con esa nueva legislación en vigo, el Gobierno autonómico podrá prohibir el botellón, obligar al uso de mascarilla y hacer cumplir los aislamientos de enfermos y las cuarentenas, como hace hasta el momento a través del poder judicial. Esta reforma busca también poder obligar a que los pacientes se somentan a tratamientos o reciban las vacunas que se consideran obligatorias, así como limitar la movilidad de la ciudadanía y confinar zonas de la comunidad. Sin embargo, para ello, seguirá necesitando el respaldo judicial del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG). La capacidad de covertir la vacunación en un acto obligatorio es una idea que ya incluia el PP en su propuesta de reforma de la ley orgánica de salud.

"Consideramos que la ley es constitucional", afirmó Feijóo. El presidente gallego se respalda en los autos del TSXG dando amparo a sus medidas durante los últimos meses y en la existencia de un comité clínico "que acredita que no se toman medidas desproporcionadas" para afirmar que su norma cumple con los límites de la Constitución pero debe incluir la solicitud del respaldo judicial igualmente. "Es la primera ley de pandemia que existe en una comunidad. Es constitucional y respetuosa con la salvaguarda jurisdiccional de los derechos fundamentales y coherente con los autos del TSXG", defendió.

Etiquetas
Publicado el
29 de octubre de 2020 - 14:16 h

Descubre nuestras apps

stats