China cierra sus fronteras a extranjeros a partir del sábado para evitar casos importados de coronavirus

Ecuador, sin casos sospechosos de coronavirus, mantiene una vigilancia rutinaria

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha publicado un comunicado mediante el que establece la "suspensión temporal" de la entrada al país por parte de ciudadanos extranjeros a partir del próximo sábado, sin importar si tienen visados o permisos de residencia.

"La suspensión es una medida temporal que China está obligada a tomar a la luz de la situación del brote y las prácticas de otros países. China se mantendrá en estrecho contacto con todas las partes y manejará adecuadamente los intercambios de personal con el resto del mundo en circunstancias especiales", se puede leer en el texto del Gobierno chino.

Los residentes de Wuhan, ciudad donde se originó el brote del COVID-19, comenzaron a salir de sus casas a principios de esta semana después de vivir dos meses de cuarentena. El cierre de la ciudad y de la mayor parte de la provincia de Hubei por las autoridades chinas fue recibido con asombro en todo el mundo. La paradoja es que, ahora, es precisamente el resto de países los que adoptan esas mismas medidas de prevención para evitar la propagación del virus.

Mientras que países como España, Italia o EEUU siguen sumando cada día centenares de casos por COVID-19, China dio por superado el pico de transmisiones el pasado 12 de marzo con tan solo una quincena de nuevos casos registrado. Sin embargo, en estos momentos el país asiático tiene otro objetivo: relanzar la economía tras la crisis y evitar que se presenten nuevos contagios importados.


Así ha crecido el número de casos diarios en en los países más afectados por el coronavirus

Casos nuevos diarios confirmados de coronavirus en los países con mayor número de casos detectados con el COVID-19

El problema era que, aunque el número de contagios de transmisión local informados por el gobierno de China ha disminuido drásticamente, los casos importados seguían en aumento. Así lo informó el pasado lunes la Comisión Nacional de Salud de China: 39 nuevos casos, todos procedentes del exterior.

Ya se estaban tomando medidas como el desvío de vuelos internacionales con destino a Pekín para examinar a los pasajeros antes de su llegada a la capital, pero seguía sin ser suficiente. Esa es la razón para la publicación de este decreto temporal: esperar a que el mundo pase el mismo brote del que ya se recuperaron.



China no solo se ha convertido en el ejemplo para la superación del SARS-CoV-2, también en la región de la que procede gran parte del material sanitario que otros países no pueden vender porque lo necesitan para consumo propio.

Esa es la razón por la que el Gobierno español le ha comprado material sanitario por valor de 432 millones de euros, una cuantía que incluye respiradores, test de diagnostico, guantes y mascarillas que el Ejecutivo repartirá a las comunidades autónomas. No obstante, como hoy ha reconocido Sanidad, se han visto obligados a devolver la primera partida de 9.000 'tests rápidos' por encontrarse defectuosos.

Pero con seguir la estela de China no es suficiente: también hay que evitar caer en los mismos errores que Wuhan en la respuesta contra el coronavirus. Y, según alertaron unos expertos chinos en un artículo de Bloomberg, Europa no está siguiendo el mejor ejemplo. Entre todos los motivos señalan uno como principal: la "protección inadecuada" del personal sanitario.

Etiquetas
Publicado el
26 de marzo de 2020 - 17:21 h

Descubre nuestras apps

stats