The Guardian en español

Una estación de esquí en los Pirineos traslada nieve en helicóptero para evitar el cierre por las altas temperaturas

Edificios de la estación de esquí de Luchon-Superbagnères en abril de 2015.

Kim Willsher

París —

13

La estación de esquí francesa Luchon-Superbagnères, situada en los Pirineos, ha decidido transportar nieve en helicóptero desde la parte más alta de una montaña hasta el complejo, que comenzaba a teñirse de hierba debido a las altas temperaturas. La operación fue autorizada la noche del pasado viernes por los responsables de la estación, que la calificaron de emergencia y "excepcional", y ha provocado las críticas de quienes defienden el medio ambiente.

Efectos del cambio climático: la ciencia avisa de que Sierra Nevada pierde nieve y dejará menos agua para Granada y Almería

Efectos del cambio climático: la ciencia avisa de que Sierra Nevada pierde nieve

El viernes, el helicóptero tardó dos horas en transportar 50 toneladas de nieve para preparar con ellas las pistas más bajas, utilizadas por los principiantes y la escuela de esquí.

Hervé Pounau, director del Consejo Local, ha justificado la decisión explicando que el coste de la operación se amortizará varias veces al ponderar las pérdidas empresariales en las que habrían incurrido de no poder ofrecer los cursos de esquí habituales por falta de nieve. "[La operación] costará entre 5.000 y 6.000 euros a sabiendas de que a largo plazo tendremos un retorno de la inversión de al menos 10 veces esa cantidad", ha dicho.

Asimismo, el responsable ha asegurado que mantener la estación abierta ha permitido salvar entre 50 y 80 puestos de trabajo entre los que se incluyen desde los operarios de los remontes a los monitores, las personas que cuidan niños, quienes se encargan del alquiler de equipos o los hosteleros.

"No vamos a cubrir toda la estación de nieve, pero sin ella habríamos tenido que cerrar gran parte de las instalaciones y es en estas vacaciones cuando más actividad registran las pistas para los que se inician en el esquí y con ellos las escuelas de esquí", ha agregado Pounau.

No obstante, también ha reconocido que la acción no ha sido "muy ecológica" pero se defiende argumentando su "excepcionalidad". "No volveremos a hacerlo. No tuvimos otra opción", ha añadido.

Los ecologistas: "Es el mundo al revés"

La operación ha molestado profundamente a los ecologistas franceses. Bastien Ho, secretario del partido Europe Écologie Les Verts ha dicho que el trasvase de nieve no supone más que la manifestación de "un mundo al revés".

"En lugar de adaptarnos al calentamiento global, vamos a terminar con un problema doble: algo que cuesta mucha energía y que contribuye mucho al calentamiento global y que solo está al alcance de un grupo de personas pertenecientes a una élite y que se lo pueden pagar", ha dicho Ho.

Las vacaciones de invierno en el sistema educativo francés se distribuyen, en función de la zona del país, a lo largo de seis semanas entre febrero y marzo. En las zonas de montaña es el momento de mayor actividad del año. El 60% de los ingresos anuales de Luchon-Superbagnères dependen de estas seis semanas. Lo excepcionalmente templado del tiempo ha obligado a la estación de esquí a cerrar 22 de sus 28 pistas.

Es la primera vez que se han usado helicópteros para transportar nieve desde lo alto de la montaña a zonas a menor altura. Al menos en los Pirineos. En los Alpes ya se había hecho antes.

Las autoridades locales afirman que la nieve garantiza que los principiantes puedan disfrutar de las pistas más bajas y los monitores puedan seguir con sus clases al menos durante las próximas dos semanas.

Traducido por Alberto Arce

Etiquetas
Publicado el
17 de febrero de 2020 - 15:53 h

Descubre nuestras apps

stats