The Order: 1886 - Avance PS4

the-order-1886-impresiones-avance-ps4.jpg

Sony dio la campanada durante su conferencia en el pasado E3 2013 con The Order: 1886, un título desarrollado en exclusiva para Playstation 4 por Ready at Dawn, un estudio veterano en cuanto al trabajo con portátiles pero completamente novato si hablamos de las consolas de sobremesa, algo que parece no estar impidiéndoles dar forma al que hoy por hoy quizás sea el título exclusivo más esperado de la consola next-gen.

Porque hablamos del que realmente puede ser el primer juego de acción en tercera persona para esta máquina, siendo capaz de aprovechar como es debido el potencial de su hardware con el fin de ofrecer todo un espectáculo visual. Sin embargo ahora también sabemos que The Order: 1886 será mucho más que un título genérico de alta costura, ya que también contará otro gran pilar más que sugerente de cara a captar la atención de los jugadores: una ambientación memorable capaz de transportarnos a una ciudad de Londres envuelta bajo la niebla de una realidad paralela donde criaturas demoniacas campan a sus anchas, siendo nosotros el único faro de luz para la humanidad.

Pasen y lean, porque están apuntito de descubrir uno de los primeros juegos que de verdad puede ser calificado como de nueva generación.

Un Rey Arturo a la caza de hombres lobo

Desde verano hasta el día de hoy sólo contábamos con pequeñas pinceladas sobre el argumento de The Order: 1886, por lo que las elucubraciones estaban completamente a la orden del día, con todos y cada uno de los medios especializados tratando de discernir qué es lo que realmente esconde el título de Ready at Dawn tras cada video y captura mostrada. Ahora, tras la reciente publicación del primer vídeo gameplay y de una buena cantidad de información por parte de sus responsables, ya podemos saber con certeza a qué atenernos.

La historia nos situará en un Londres victoriano alternativo en pleno siglo XIX, donde se mezclará la atmósfera oscura de la época con criaturas salidas del imaginario más tradicional así como con una tecnología que va mucho más allá de lo que realmente dio de sí la época industrial. Para dotar pues de cierta coherencia a este universo habrá que remontarse siglos atrás, ya que supuestamente es ahí donde el camino del juego se separa del de la realidad que todos conocemos.

Todo comienza en época del mítico Rey Arturo, cuando el ser humano comienza a sufrir varias mutaciones dando lugar a diferentes especies de apariencia monstruosa y peor carácter, por lo que a los hombres y mujeres que no mutan no les queda otra que vivir con miedo a que una de estas criaturas les de caza en el momento más inesperado. Entonces Arturo funda la orden de Los Caballeros de la Mesa Redonda, la cual velará por el bienestar de la ciudadanía intentado erradicar a tan molestas criaturas.

Los caballeros de dicha orden cuentan con una poderosa arma a su favor, el hecho de haber consumido una sustancia que los hace prácticamente invulnerables al paso del tiempo, por lo que son capaces de vivir durante siglos mientras perfeccionan sus habilidades. ¿Lo adivináis verdad? Esta es la orden de la cual formamos parte, sólo que casi sin darnos cuenta nos hemos plantado en el siglo XIX y la guerra contra estas criaturas aún está lejos de acabar.

Ahora estamos en plena revolución industrial, lo cual junto a esta historia paralela de monstruos y fantasía sirve de justificación para toda la maquinaria y artilugios que veremos en el juego, gozando de un marcado estilo steampunk además de unas características más propias de un juego de mata-marcianos que de un título de época. Pero ahí no acabará la cosa, ya que también veremos enormes dirigibles junto a otras naves volantes y muchos otros inventos que distan mucho de haber sido inventados incluso hoy en día.

Nuestro protagonista es Sir Galahad, o Grayson para los amigos, personaje que lleva en la orden desde su fundación, dando guerra en todo lo posible por el bien de la humanidad. Los siguientes en encabezar el reparto serán nuestros fieles compañeros, Lady Igraine, Sir Percival y el Marqués de Lafayette, los cuales bajo nuestras ordenanzas terminarán por dar forma a este pequeño grupo de súper soldados con la misión de asegurar la paz en un reino que no lo tiene nada fácil, puesto que a las ya mencionadas criaturas hay que sumarle la amenaza propia de esta época de cambios, con revueltas internas y movimientos de corte social en cada esquina.

Dejando a un lado el argumento, The Order: 1886 apostará por algo que a día de hoy parece imposible: redefinir un género tan manido como el de la acción en tercera persona. Para ello es evidente que apostará por ofrecer una historia y una ambientación impactante capaz de lograr una inmersión sin igual, sin embargo tampoco descuidará unas mecánicas que resultan vitales para que el conjunto sea algo más que una cara bonita (véase el caso de Ryse: Son of Rome). Contaremos por supuesto con las medidas coberturas desde las que acabar con nuestros enemigos, pero también con ciertos toques de exploración e incluso plataformas, con saltos, persecuciones, florituras y un sistema de combate cuerpo a cuerpo que incluso nos permitirá escoger entre diferentes objetos del entorno con el fin de asestar el golpe definitivo a nuestro rival.

Merece la pena volver la vista de nuevo sobre el arsenal, ya que tanto las armas a las que tendremos acceso como los diferentes gadgets y objetos serán las encargadas de dotar de variedad y estilo propio a la acción. Contaremos así con armas tradicionales como pistolas, cuchillos y escopetas, además de otras bastante más molonas como rifles capaces de electrocutar a un hombre lobo o lanzallamas. A estas alturas de la vida está claro que es bastante difícil innovar en este aspecto, por lo que tampoco es que vayamos a encontrar nada que vaya mucho más allá de lo que vimos en clásicos como Doom hace ya más de veinte años, pero al menos todas estas armas contarán con diseños, especificaciones y funciones especiales capaces de darle un toque exótico.

En cuanto al apartado técnico, hay que decir que desde Ready at Dawn no sólo se están preocupando de ofrecer una espectacularidad gráfica sin igual, si no que encontraremos una infinidad de factores capaces de influir en la jugabilidad, como un buen número de objetos con los que interactuar, juegos de luces y sombras capaces de jugar tanto en nuestro favor como en nuestra contra, físicas completamente independientes para cada elemento y una IA a la altura, pensada para ponernos las cosas pero que muy difíciles en vez de actuar como patos descerebrados.

Pero si tenemos que centrarnos meramente en lo visual nos encontraremos con un pequeño problema: que un servidor no tiene suficientes adjetivos como para calificar esta auténtica bestia gráfica. Absolutamente todo está cuidado al más mínimo detalle, desde la rugosidad de los ladrillos gastados por los años hasta el brillo de las ventanas o el reflejo de los charcos, pasando por encima de las vestimentas, las armas o incluso la mismísima atmósfera nauseabunda del Londres de la época, la cual casi podremos sentir llenando nuestros pulmones.

Se acabaron las medias tintas, The Order: 1886 es un auténtico juego next-gen, uno de esos destinado a poner la distancia suficiente entre lo que estamos ya hartos de ver y aquello que esperamos encontrarnos en un futuro. No sólo las meras texturas están fuera del alcance de la pasada generación, si no también los efectos climatológicos, las partículas del humo, los destellos del fuego y por encima de todo las animaciones y los rostros de unos personajes capaces de hacernos dudar sobre si lo que se muestra en pantalla es un videojuego o una superproducción de Hollywood.

Larga vida a La Orden

Con un lanzamiento previsto para el otoño de 2014, es indudable que cuanto menos tiempo queda para su lanzamiento más dudas se van despejando a su alrededor. Con lo poco que sabíamos muchos apuntaban a un nuevo third person shooter espectacular pero sin mucho más que ofrecer más allá de la fórmula tantas y tantas veces explotadas durante la generación de PS3 y Xbox 360. Sin embargo el hecho de que dentro de Sony se le conozca como “el primer Naughty Dog de PS4” dice mucho, porque eso significa que nos encontramos no sólo ante una proeza de la técnica, si no ante un título capaz de cautivar con su historia y su ambientación, algo que prácticamente acabamos de confirmar con toda la información vertida desde Ready at Dawn.

También es de admirar que Sony continúe apostando por nuevas IP en vez de resucitar viejos clásicos o explotar hasta la saciedad sus franquicias de mayor éxito, porque la nueva generación se merece juegos que sepan aportar algo que vaya mucho más allá de lo que se consigue con un buen lifting, y parece que en ese sentido este The Order: 1886 va por el buen camino.

Etiquetas
Publicado el
24 de mayo de 2014 - 01:37 h

Descubre nuestras apps

stats