La portada de mañana
Acceder
Sánchez y Aragonès preservan el diálogo pese a la escalada verbal
El aumento de las explosiones del volcán incrementa el temor
Opinión - La justicia italiana no tiene nada que decir, por Javier Pérez Royo

Proponen a un escritor defensor del franquismo para nombrar una sala de lectura municipal en Chamberí

Imagen de Vizcaíno Casas sobre las obras de la sala de lectura de Chamberí para la que se propone su nombre

El pleno de la Junta de Chamberí del próximo miércoles será el espacio en el que se debatirá si se debe honrar o no la memoria de un escritor controvertido, Vizcaíno Casas, poniendo su nombre a una sala de estudio de próxima creación en el distrito. Los partidos deberán votar una propuesta del concejal presidente, Javier Ramírez (PP), por la que plantea que este espacio situado en la calle Blasco de Garay 38 pase a denominarse Sala Fernando Vizcaíno Casas, según reza en el orden del día al que ha tenido acceso el periódico Somos Chamberí.

Nueva sala de estudio para Chamberí en el antiguo centro de mayores de Blasco de Garay

Nueva sala de estudio para Chamberí en el antiguo centro de mayores de Blasco de Garay

Vizcaíno Casas (Valencia, 1926) fue un abogado laboralista, periodista y, sobre todo, prolífico escritor español que se alineó con el franquismo durante y después de la dictadura y que convirtió la nostalgia por aquella época y la crítica a los políticos de la transición en el principal hilo argumental de su trabajo literario. "Guardo un recuerdo absolutamente respetuoso del franquismo", decía en 1978 a El País en una entrevista titulada "Seré fascista, pero nunca carca".

El autor valenciano pero afincado en Madrid -escribía sobre todo en Navacerrada- fue un autor de gran éxito popular. Su editorial, Planeta, aseguraba que había vendido más de cuatro millones de ejemplares con su firma. Uno de los trabajos que más se despachó fue ...Y al tercer año, resucitó (1978), un relato de política ficción lleno de sátira y mordacidad en el que Franco vuelve a la vida en una España en plena transición democrática. "Vizcaíno sólo cuenta lo bueno del reinado de Franco, es un cronista parcial, y por eso no se ocupan de él los críticos, y no por el estilo o la prosa", apuntaba sobre él Francisco Umbral.

Entre las distinciones que acumuló en su carrera figuran el Premio del Ministerio de Información y Turismo (1966) y el Premio Periodístico Fundación Nacional Francisco Franco (1978), entre otros. En el año 2002, poco antes de su fallecimiento, fue también designado miembro del Consell Valencià de Cultura, un cargo del que Izquierda Unida pidió su renuncia por haber calificado de "carnaval mariquita" el Día del Orgullo Gay.

"El Ayuntamiento vuelve a exaltar el franquismo"

Respecto a la conveniencia de dedicar un espacio de Chamberí a la memoria de Vizcaíno Casas, desde Más Madrid creen que una propuesta así no debería llegar al pleno y piden al alcalde que frene la iniciativa: "Nuevamente nos encontramos que el legado de Almeida es llenar los edificios públicos y las calles de referentes antidemocráticos", lamenta la concejala Pilar Sánchez, portavoz adjunta del partido. "Hace unos días fue con el caso de Justa Freire, cuando Almeida se escondió tras los jueces para justificar que cambia el nombre de una maestra de la calle, de alguien que innovó en la educación, y lo sustituye por el de Millán Astray, que exaltaba el golpe de estado y la posterior dictadura".

La edil de la oposición cree que con el caso de Chamberí el equipo de gobierno vuelve a intentar hacer lo mismo, "exaltar el franquismo". "Creemos que a través de los nombres de los edificios públicos y de las calles las instituciones tienen que mostrar su compromiso con la construcción e una cultura democrática y al respeto por los derechos humanos", añade Sánchez.

Etiquetas

Descubre nuestras apps