El primer gimnasio de España abrió sus puertas en Chueca en 1859

En 1859 el gimnasta francés Alfonso Vignolles abrió en el número 14 de la calle Reina el primer gimnasio privado de la ciudad (y de todo el territorio nacional). Influenciado por la filosofía de Amorós –uno de los fundadores de la Educación Física moderna–, su objetivo no era «formar forzudos», sino poner en forma a hombres «bien desarrollados, sanos y fuertes de cuerpo y de espíritu».

Un buen ejemplo de sus ideales lo encontramos en el texto que se empleaba en los numerosos anuncios que publicaron en la prensa para darle publicidad al emprendedor negocio, en el que existían servicios específicos para mujeres y enfermos y hasta lecciones gratuitas (en horario de 12:00 a 13:00 horas) para personas sin recursos:



REGENERACIÓN DEL HOMBRE

Gimnasia Médica, Higiénica y Ortopédica, dirigida por el muy acreditado profesor

M. VIGNOLLES.



Calle de la Reina, núm. 14.



El nuevo método de M. Vignolles, adoptado por la Academia de medicina de París, procura a todas las personas, sea cualquiera su edad y su organización, los resultados más felices, como lo tiene ya probado con todos los discípulos que han tenido a bien acudir a su establecimiento.



Hay gabinete especial para señoras y para enfermos, y clase gratuita de doce a una para los enfermos pobres.

Frecuentado por personajes como Manuel Becerra y José Canalejas, el prestigio del Gimnasio Vignolles era tal, que incluso los llamados "apóstoles" de la educación física española recibieron formación en él, como José Sánchez y González de Somoano, quien llegó a regentar un gimnasio en la c/ Almirante.

Incluso se usaba por algunos periodistas como referente a la hora de ilustrar sus noticias, alabando la buena formación que recibían quienes pasaban por sus instalaciones, capaces casi de igualar a los forzudos profesionales:



«El tan ponderado Enrique Joignerey, sin dejar de ser un hombre fuerte, no puede aspirar a la categoría de Hércules en que bonitamente pretende haberse colocado. Cualquier clown, cualquier discípulo aprovechado del gimnasio de Mr. Vignolles, le iguala en fuerza de puños, aunque no en fuerza de boca».



La España, 30 de junio de 1863



Hasta algunos periódicos como Gil Blas aconsejaban a los padres de familia que sus hijas recibieran formación gimnástica bajo la dirección de Mr. Vignolles  porque «varias señoritas que asisten al gimnasio de la calle de la Reina han mejorado la salud al adquirir robustez. ¡Cielos! ¿Será posible?», decían el 13 de enero de 1867.

Pero las particularidades de este centro deportivo iban mucho más allá del entrenamiento para conseguir más músculo o agilidad. Se trataba realmente de un gimnasio médico, con duchas escocesas, como muchos de los SPAS urbanos que encontramos por el centro en nuestros tiempos, pero completamente innovadores para la época.

Sebastian Busqué Torró (uno de los pioneros de la Rehabilitación y la Fisioterapia) explicaba en su obra Gimnástica médica, higiénica y ortopédica (1865) todos los detalles sobre la metodología de Vignolles y sus tablas de ejercicios. Según detalla, en el gimnasio Vignolles se usaban mucho las picas, «una especie de astas de lanza» que dos alumnos cogían por los cabos con cada mano para dar soltura a los hombros y ensanchar el tórax, afirmando al mismo tiempo las piernas y los riñones (Fig. 7 de la ilustración inferior).

También habla de su famoso invento gimnástico, la máquina Vignolles, compuesta de poleas, de resortes y de escaleras ortopédicas y con un diseño que perdurará hasta finales de siglo XIX en otros artilugios como los armarios del francés Burlot, que también permiten la realización de ejercicios diversos.

«Nada ha omitido respecto a la solidez, elegancia y precisión: todo el material es excelente, el acero y el terciopelo, extendiéndose una magnífica alfombra sobre la espaciosa tarima de donde se elevan los cuerpos de la máquina, y entre ellos una escalera convexa»

Gimnástica médica, higiénica y ortopédica

Sebastián Busqué Torró



Un artilugio que, según explica Busqué, podían usar hasta mujeres, niños y personas convalecientes «si en los aparatos gimnásticos cuando menos han de vencer la resistencia del peso del cuerpo, aquí pueden trabajar con solos cinco kilos, diez, quince, etc. y al propio tiempo los robustos gimnastas encontrarán sus fuerzas equilibradas con pesos de treinta, cincuenta, cien kilos».

Sin embargo, Juan Gaux, director de otro gimnasio en el número ocho de la calle Barquillo, arremetió duramente contra Vignolles, en La España Médica (1865. nº10), donde publicó un comunicado alegando que de existir algún inventor de la máquina ese era él:



«[...] la tal máquina, con lujo de cáñamo, alfombras y terciopelos, sometida a un examen médico-gimnástico, no sirve para el objeto [...] no la ha inventado Mr. Vignolles (el regenerador de la especie humana en las esquinas), como gratuitamente supone, sino los Sres. Burlot y Vian en París. [...] Después de lo dicho, solo me queda advertirle e invitarle a que examine la máquina higiénica-gimnástica intentada por mí y colocada en mi establecimiento sito en la calle del Barquillo, número 8 triplicado [...]. Esta invitación la hago extensiva a todos los profesores y al público en general; ellos y este serán mis jueces, y no temo su dictámen».

Busqué replicó a Gaux en el El Pabellón Médico de una manera algo más comedida: «Dice el gimnasta Gaux que la máquina del señor Vignolles "sometida a un examen médico no sirve para el objeto"... Los Sres. Burlot y Vian, constructores, expusieron un cuerpo de máquina que fue adquirido por el Dr. Blaud, quien ha hecho la feliz aplicación de acompañar los ejercicios gimnásticos con ciertos procedimientos hidroterapéuticos. El Sr. de Vignolles dicurrió el medio de adicionar a la idea, ya realizada, de usar las poleas como instrumentos mecánicas para los ejercicios gimnástícos... aumentando otro cuerpo a la máquina y completándola con la escalera convexa. Si el principio mecánico en que está fundada es el mismo que la del Sr. Gaux, preciso es confesar que éste ha iniciado la ejecución de una idea que en aquélla está completamente realizada. Dedúcese que no siendo el Sr. Gaux inventor de la máquina de Vignolles... y que no demostrando como lo hará, la inutilidad de este precioso medio, da a conocer el móvil apasionado de su escrito; estamos dispuestos a sostener con él una discusión honrosa, pero nunca una polémica que repugna tanto al buen sentido del público como a la dignidad de hombres que se estiman y se aprecian».

Etiquetas
Publicado el
31 de enero de 2016 - 11:39 h

Descubre nuestras apps

stats