Un experto en fondos buitre, detrás de la compra del Mercado de Fuencarral

El 25 de julio le decíamos adiós al Mercado de Fuencarral. Un edificio lleno de comercios alternativos que supuso todo un hito en los noventa y que fue vendido un año antes en una operación un tanto opaca valorada en unos 22 millones de euros. Un artículo de El Confidencial ha venido a dar luz y a poner nombres a los inversores que han adquirido esta propiedad.

La empresa que estaría realmente detrás de la compra del inmueble es Activum, una gestora de fondos inmobiliarios que se dedica a adquirir inmuebles con algún tipo de problema para luego revalorizarlos y venderlos a un precio mayor, según informan El Confidencial y la propia página web de la empresa. La operación se cerró el verano de 2014 y el vehículo utilizado para esta maniobra fue Talus Capital, pero la mayor parte del dinero invertido provenía de ActivumSG Iberia Advisors S.L.

La operación inmobiliaria ha motivado que el fondo abriera antes del verano oficina en Madrid, con Brian Betel 

a la cabeza, un gestor con amplia experiencia en fondos buitre como Cerberus, que entró como socio en la compañía este mismo año. «Este es el momento perfecto para invertir en el sector inmobiliario en España. Vamos a continuar buscando activos devaluados cuya gestión los reposicione y estabilice, a medida que el mercado se recupere», declaraba el 9 de marzo en la nota de prensa corporativa, con motivo de la apertura de su oficina.

Completan su equipo Carlos Molero y Sánchez de la Blanca, exdirector del departamento de Real Estate Transactions de KPMG y responsable de Single Assets Transactions en PWC; y Alejandro Adan Manes, que previamente trabajó como Fund Manager en AXA Real Estate en Londres tras ejercer como responsable de adquisiciones inmobiliarias para España y Portugal en AXA Real Estate Ibérica.

Un activo singular para grandes franquicias de moda

En principio, ActivumSG planea reacondicionar el espacio y arrendarlo antes de vendérselo a un comprador definitivo, buscando el mayor rendimiento de activos dada la gran ubicación del edificio. Con una superficie de 2.400 metros cuadrados, parte de su estructura dispone de protección arquitectónica, lo que limita en parte los proyectos de rehabilitación.

Mientras, el precio del metro cuadrado en Fuencarral sigue subiendo (es el quinto más caro de Madrid, solo por detrás de Preciados, Serrano, Gran Vía y Ortega y Gasset) y las franquicias se han ido expandiendo hasta colonizar casi completamente la calle, poco se sabe de quién se instalará al final en este codiciado inmueble.

Se trata de un lugar por el que ya se han interesado grandes franquicias internacionales de ropa, que contarían con un enclave privilegiado y de gran tamaño entre Chueca y Malasaña, en una calle con un trasiego de personas descomunal y un flujo comercial importante.

Aunque el verano pasado se habló de que firmas como Inditex o la japonesa Uniqlo estarían interesadas en instalarse en el número 45 de la calle Fuencarral, parece que ese paso no tendrá lugar  inmediatamente, pues desde su cierre no se advierte movimiento en su interior.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2015 - 12:15 h

Descubre nuestras apps

stats