Somos Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
El nuevo perfil del paciente en las UCI: joven, sano y con cuadros más graves
La oposición de gobierno e hinchas hace descarrilar la Superliga
Opinión - Guantadas te da la vida, por Elisa Beni

Sobre este blog

La primera frutera de Los Mostenses: Romualda Brizuela

Romualda Brizuela junto a su marido

0

Romualda Brizuela llevaba a diario un carro con género desde el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi hasta la esquina de la plaza de los Mostenses con la calle del Álamo, donde se instalaba a vender junto a una mujer llamada Antoñita, que ofrecía pescado también de forma ambulante.

Cuando en 1946 se inauguró el actual mercado de Los Mostenses, Romualda y Antoñita fueron unas de sus primeras inquilinas. 

Romualda se instaló en un cajón de la primera planta del nuevo edificio, casi en el mismo lugar donde en la actualidad continúa su nieto Juan Luis, tercera generación de la familia al frente de un negocio que maneja en solitario desde hace ya 20 años.

Juan Luis Rodríguez lleva 37 años trabajando en el mercado y recuerda a su abuela en Mostenses sentada en una caja de madera cortando verduras para el preparado de sopa que vendía con gran éxito.

“En los inicios del mercado los puestos eran muy pequeños y no tenían cierres metálicos, sino que se usaban lonas. El suelo era de adoquines”, recuerda un Juan Luis que pasó de niño muchas horas en Mostenses junto a su hermano Jesús, cuando del colegio iban directamente al mercado y echaban también una mano en el negocio, que de su abuela pasó a su padre, Luis Rodríguez Brizuela.

“Antes había muchos más trabajadores en el mercado y formábamos una gran familia, saliendo juntos a comer y todo. Además, lo que necesitaras, ahí lo tenías, siempre había alguien dispuesto a echarte una mano. Incluso los clientes te trataban como si fueras de la familia”, apunta Juan Luis sobre el ambiente que se daba en Mostenses.

Ese ambiente trata de conservarlo en La Romualda, donde cuenta con cuatro empleados que llevan mucho tiempo trabajando en la frutería; alguno, tantos años como él mismo.

Como la mayoría de los puestos del mercado, la frutería más antigua de Los Mostenses ha atravesado un 2020 complicado a causa de la pandemia, en el que las ventas descendieron entre un 20% y un 25%. El parón hostelero salpicó gravemente al negocio, pero agarrado a una clientela fija y bajo la advocación de Romualda ha podido salir adelante.

Claro está que ayudó también mucho el hecho de que en esta frutería se lleva toda la vida sirviendo pedidos a domicilio, por lo que tenían bien engrasado el sistema de envíos cuando llegó el confinamiento -el 80% de sus ventas, a restaurantes y a particulares, son a domicilio. Ya en la época de Romualda se recogían encargos por teléfono.

Sobre este blog

Etiquetas
Publicado el
7 de marzo de 2021 - 00:00 h

Descubre nuestras apps

stats