La portada de mañana
Acceder
Patrimonio pagó gastos de la casa de Corinna y a 100 empleados de Zarzuela
Entrevista – Javier Ramos, rector de la URJC
Opinión - Lo más grave del caso Máster quedará impune, por Ignacio Escolar

Un cubo de la decoración navideña de Pez cayó sobre una vecina de Malasaña

El adorno navideño de la calle Pez que cayó encima de una vecina del barrio

Verónica, vecina de Malasaña, se considera una afortunada pese a encontrarse dolorida y con hematomas por el cuerpo y una herida en la rodilla. El pasado sábado, como suele decirse, volvió a nacer cuando se le cayó encima uno de los enormes cubos que a modo de adorno navideño estaba instalado en la calle del Pez y hoy puede contarlo.

Eran aproximadamente las 13 horas y Verónica se dirigía junto a su marido y sus dos hijas a su negocio, situado en la calle San Roque, cuando una enorme rama de un árbol, que vencida por la acumulación de nieve descansaba sobre el cableado de la decoración navideña, acabó de partirse arrastrando con su peso el cubo de luz.

"Oí un estruendo enorme a mi espalda y sólo tuve tiempo de empujar a una de mis hijas para librarla del golpe de cubo que recibí de lleno, partiendo uno de su laterales con mi cuerpo y quedando dentro del mismo", cuenta esta vecina. "Mis hijas entraron en pánico pensando que me había muerto", relata. "El golpe fue muy duro. Suerte que iba muy abrigada y supongo que la ropa amortiguó el impacto y, sobre todo, suerte que el cubo no debía de tener tensión en el momento del impacto porque podía haberme electrocutado".

Una vecina, testigo de los hechos estuvo tratando de conectar con el Samur Social sin suerte. En cualquier caso, Verónica pudo regresar a su casa por sus propios medios y no tiene nada roto. El dolor lo soporta a bases de analgésicos.

Desde entonces, el cubo había continuado en mitad de la calzada de la calle Pez, hasta que esta mañana alguien lo puso sobre la acera. Varios vecinos han pedido su retirada.

Al igual que otros adornos navideños que cayeron al suelo por la nevada en distintos puntos del barrio, lo que más preocupa es la tensión que pudieran tener los cables que tocan el suelo. Junto a lo helado de las calles y los bloques de hielo que pueden caer desde alguna cornisa, lo más peligroso en estos momentos post borrasca.

Etiquetas
Publicado el
11 de enero de 2021 - 12:20 h

Descubre nuestras apps

stats