Toyota Yaris Electric Hybrid: mejor coche y mucho mejor híbrido

Toyota Yaris Electric Hybrid.

El Yaris es uno de los modelos que más réditos económicos y de imagen ha generado y genera para Toyota, especialmente desde que en 2012 se presentó su versión híbrida. Ahora que llega a los concesionarios la cuarta generación del modelo -justamente ayer comenzaron a entregarse las primeras unidades-, mercados como el español solo lo pondrán a la venta de momento en esa variante híbrida, eso sí, convenientemente mejorada y maqueada en lo que a diseño se refiere.

Con 3,94 metros, el nuevo Yaris no aumenta su longitud, crece 2 centímetros a lo ancho y pierde un poco de altura, con lo que su estampa, sobre todo cuando se lo observa desde atrás, muestra un aplomo del que carecía hasta ahora. Sin duda es ahora un modelo que invita más a sentarse a probarlo, y precisamente por eso se ha diseñado pensando no ya en el conductor, sino en el conductor europeo, más alto en general que el japonés. De ahí que los 5 centímetros que gana la batalla del coche se hayan destinado en exclusiva a retrasar el asiento de quien se pone al volante, que además va en una posición más baja y tiene el timón 6º más vertical.

La clave para que la marca consiguiera lo que se proponía con el Yaris Electric Hybrid ha sido la primera aplicación de la Nueva Arquitectura Global de Toyota (TNGA por sus siglas en inglés) a un vehículo compacto, introduciendo en este caso la plataforma modular GA-B. Esta es esencial para un mayor rendimiento dinámico que se basa en un centro de gravedad bajo y una carrocería un 37% más rígida, y ha permitido a los diseñadores crear un coche de imagen más singular y potente.

Conjuntamente con la nueva plataforma, la otra pieza capital es aquí la incorporación de la última -cuarta- generación de la tecnología híbrida inaugurada por el Toyota Prius en 1997, en la que todos los componentes se han renovado y se ha buscado tanto la eficiencia como el agrado y hasta el disfrute de conducción, cuadratura del círculo que no es fácil de lograr.

El sistema híbrido del Yaris obtiene 116 CV de la suma del empuje de un motor tricilíndrico de gasolina 1.5 Dynamic Force y dos motores/generadores eléctricos, encargado uno de propulsar el vehículo y el otro de arrancar el propulsor térmico y generar energía para cargar la batería. Esta pasa a ser de iones de litio, en lugar de hidruro de níquel como hasta ahora, y aumenta su voltaje de 144 a 177,6 V al tiempo que pesa 12 kilos menos. Colocada junto con la batería convencional de 12 V bajo el asiento trasero, no resta espacio al maletero, que conserva sus 286 litros.

Los datos homologados indican que el nuevo Yaris híbrido gasta de media 3,8 litros/100 km, casi un litro menos que el modelo al que sustituye, y emite 85 gramos de CO2 por kilómetro, por los 108 g/km de la tercera generación, y todo ello a pesar de que la potencia sube de 100 a 116 caballos.

El veredicto de las cifras lo podemos complementar ahora con las primeras impresiones que nos ha dejado el coche durante una jornada de pruebas por la Comunidad de Madrid. No cabe duda de que la posición al volante invita a conducir mucho más que antes, ni de que la respuesta de los motores es más contundente y rápida. Al mismo tiempo, el conductor y los pasajeros son ajenos por completo a la interacción entre la parte térmica y la eléctrica del sistema híbrido, y el motor de combustión solo es claramente audible cuando se pisa el acelerador con decisión para adelantar o subir un repecho.

Especialmente satisfactorio nos ha parecido el modo como los ingenieros han resuelto el desequilibrio inherente a las mecánicas de tres cilindros haciendo que la asistencia eléctrica rellene los huecos de potencia y los traqueteos que pudieran presentarse.

Lo mejor es que todo esto conlleva un consumo que en nuestro caso ha sido de 4,2 litros/100 km durante una prueba que ha transcurrido eminentemente en carretera y autovía, de modo que con toda seguridad la cifra debe de ser inferior a 4 litros/100 km en la utilización urbana que se le supone a un modelo como este. Dicho esto, creemos que el nuevo Yaris, ahora más potente y aplomado en carretera, resulta igual de apto para realizar viajes, siempre que la capacidad del maletero cubra nuestras necesidades.

Queda claro que Toyota se ha puesto muy alto a sí misma el listón con la cuarta hornada del ya veinteañero Yaris, lanzado en 1999. La seguridad no ha quedado fuera de sus altas expectativas, y así declara que ha pretendido construir el utilitario más seguro del mundo. Para ello lo ha equipado de serie con ayudas a la conducción como un sistema precolisión avanzado con asistencia a la dirección y función específica para intersecciones, control de crucero adaptativo que funciona en combinación con el reconocimiento de señales y dispositivo de mantenimiento de trayectoria.

Son opcionales el asistente de tráfico cruzado posterior, el detector de vehículos en el ángulo muerto y un sensor de parking con frenado automático que evita colisionar con columnas u otros objetos fijos dentro de un aparcamiento.

La gama del Yaris Electric Hybrid, como decíamos disponible solo en versión híbrida aunque fuentes de Toyota no descartan comercializar en algún momento la de gasolina 1.5, se compone en España de cuatro acabados: Business Plus, dirigida sobre todo a flotas; Active Tech, que concentrará el 50% de las ventas según las previsiones de las marca; Style y Premiere Edition, que incluye en su dotación el vistoso color rojo coral de las imágenes.

La versión Business Plus sale por 260 euros más IVA en modalidad de renting tanto para empresas como para particulares. Con la financiación de Toyota, el Active Tech cuesta 17.450 euros; el Style, 18.200 euros y 19.550 si se le añade el Pack Plus, que incluye navegación en el head-up display de 10,5”, equipo de sonido JBL con ocho altavoces y los elementos opcionales del Toyota Safety Sense. El Yaris Premiere Edition tiene un precio de 20.150 euros.

Quienes prefieran los paquetes de servicio que ofrece la marca pueden elegir entre dos opciones: Easy Plus, que por 500 euros al mes proporciona cuatro años de mantenimiento y garantía, y Easy Complet, que por 950 euros suma un año de seguro con franquicia de 150 euros.

Etiquetas
Publicado el
11 de septiembre de 2020 - 10:07 h

Descubre nuestras apps

stats