Región de Murcia Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

¿Confinamos la pobreza y la desigualdad o la erradicamos?

Pintada en el barrio de San Diego, Vallecas (Madrid)

0

Atrapadxs por el miedo estamos equivocando las miradas, los mensajes, las palabras, los discursos y algunas de las decisiones, buscando culpables en donde no los hay, haciendo oposición política con la gestión de un virus que nos debería unir, no separar; intentando vincular el origen de los rebrotes por la COVID-19 con determinados sectores de población, como las personas migrantes, con los modelos culturales de esta población o con algunos territorios y barrios concretos, precisamente en los que más se concentran situaciones de pobreza y exclusión social; cuando el verdadero origen está en el crecimiento de las desigualdades al que hemos asistido en los últimos años, en el déficit de inversiones públicas en políticas sociales, sanitarias y educativas el  cual es más visible en determinados barrios de nuestras ciudades, en las precarias condiciones laborales de algunos trabajadores y trabajadoras, en las situaciones de infravivienda a la que se ve abocada una parte de la ciudadanía. Un origen que lo podemos relacionar, por tanto, con las condiciones de trabajo,  de vida y de vivienda de algunas personas que sufren las consecuencias de la pobreza y la exclusión social, pero nunca en las personas mismas.

No, no, este virus no tiene nacionalidad, ni género, ni origen étnico, nos afecta a todos y a todas. Nos implica. O nos unimos como una piña en su abordaje y dejamos de buscar culpables o nuestra sociedad corre un serio riesgo de fractura social.

Vincular la causa de los contagios con la inmigración y las personas inmigrantes, no solo es un grave error, es sencillamente miserable.

Cuando la pandemia acabe, que acabará, nos vamos a ver en la obligación de reconstruir todo lo que estamos aniquilando en estos días y que hemos construido con el esfuerzo colectivo de mucha gente. Hablo de los procesos de inclusión, de las políticas de integración, de la precaria generación de  vínculos, de relaciones y de convivencia entre población inmigrante y autóctona. Tendremos que atajar el racismo, la xenofobia y el miedo a las personas extranjeras que desde algunos ámbitos se está propiciando, cuando se señala a la población inmigrante y sus modos de vida como origen de los contagios.

Los déficits estructurales de coordinación entre la política sanitaria, educativa, de empleo y de servicios sociales la estamos pagando muy cara. La fragmentación y la descoordinación entre políticas y entre los diversos niveles de la administración pública se ha convertido en una de las gangrenas de nuestro tiempo. Asistimos con perplejidad a debates estériles entre administraciones sobre el marco competencial de cada una de ellas, mientras las personas y los retos sociales se consumen en espera de respuestas urgentes, coordinadas y eficientes que no terminan de llegar.

En lugar de poner en marcha acciones coordinadas, sumar esfuerzos, buscar consensos, reforzar las políticas públicas, acordar medidas sin precedentes… nos dedicamos a buscar culpables, unas veces las personas inmigrantes, otras el gobierno de la comunidad limítrofe o el de España, en un intento de huir de nuestras propias responsabilidades.

Ahora, gracias a esta pandemia, se visualiza con claridad la vinculación directa entre las situaciones de desigualdad, pobreza, exclusión social, condiciones laborales y habitacionales y la salud comunitaria, haciendo más visible la mayor exposición al contagio por la Covid-19 de las personas y barrios que sufren están situaciones.

Ya nadie podrá negar que hay una relación directa entre las políticas sociales y las sanitarias, de tal forma que un déficit de inversión social, trae consigo una mayor exposición comunitaria al contagio por la Covid-19. 

Ahora comprobamos que la pobreza y la exclusión social no son un problema de las personas pobres y vulnerables, ni una condena divina, sino un reto del conjunto de la sociedad, necesitando del esfuerzo compartido de todos y todas para su erradicación.

Una mayor inversión en la lucha contra la pobreza y la exclusión social y contra las desigualdades, se convierte en una de las mejores medidas de salud comunitaria y de prevención de los riesgos de extensión de los contagios por la COVID-19 en el actual contexto.

Debemos trabajar a presente y a futuro por una mayor coordinación entre políticas sanitarias, sociales y de empleo; a la vez que entre administraciones, garantizando la armonización a nivel estatal de las políticas sociales, educativas, sanitarias, de empleo…, de tal forma que el conjunto de la ciudanía pueda acceder en igualdad de condiciones a los recursos, servicios y prestaciones, con independencia del lugar en el que viva.

Si queremos atajar los rebrotes debemos escuchar más a profesionales de la sanidad, pero también a las personas expertas en políticas sociales inclusivas, debemos ponernos mano con mano a erradicar la pobreza, las desigualdades y la exclusión social, no nos va a valer con confinarla o culpabilizarla.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2020 - 06:02 h

Descubre nuestras apps

stats